¿Qué es un crédito al consumo?

author Teresa S. Vicente Fecha de publicación: 31.08.2021
¿Qué es un crédito al consumo?

Los créditos al consumo sirven para gastos corrientes más bajos, como la compra de un automóvil o un electrodoméstico, entre otros. Desde el Portal del Cliente Bancario del Banco de España definen este tipo de crédito como una categoría del préstamo personal que cuenta con una regulación que otorga a los consumidores una protección especial.

Finalidad

Los préstamos al consumo sirven para financiar la compra de bienes duraderos y de servicios como viajes o cursos educativos. Cabe recordar que antes debes revisar cuándo es apropiado pedir un préstamo y cuándo no lo es. Estos no suelen contar con requisitos muy exigentes para su obtención, pero los intereses suelen ser más elevados. Sin embargo, los créditos al consumo son de menor importe y también cuentan con un plazo de amortización más breve que los hipotecarios.

>> Más: Los elementos principales de un préstamo

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 1 400 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Ventajas y riesgos

La mayor ventaja de los créditos al consumo reside en su facilidad tanto para solicitarlos como para obtenerlos. La agilidad de los trámites, a veces basta con rellenar un formulario online, nos permitirá contar con la transferencia del dinero en apenas unos días en nuestra cuenta bancaria. Además de la rapidez en la obtención, estos préstamos cuentan con varias ventajas como que también se ofrecen a clientes incluidos en listas de morosos tipo Asnef, en que la mayoría de entidades ofrecen prórrogas en los plazos si hay dificultades para su cumplimiento y en una variado abanico de créditos sin intereses.

TENLO EN CUENTA
El usuario no debe de perder de vista el plazo de amortización ya que el periodo de devolución suele ser breve. Si el prestatario no cumple con los tiempos pactados en el contrato, al capital se le sumarán intereses y comisiones adicionales. Lee más sobre qué pasa si no puedes devolver un préstamo personal.

Pese a la facilidad de los papeleos y de que los requisitos no son difíciles de superar, los créditos al consumo también conllevan riesgos y no son baratos de obtener. Desde Asufin calculan que el mercado de préstamos al consumo se ha encarecido en los últimos seis meses. De este modo, los tipos de interés de los productos a corto plazo han pasado del 8,79% al 9,46% y los intereses de los préstamos a largo plazo han subido del 9,01% al 9,53%

>> Más: Cómo es solicitar un crédito rápido online sin riesgos

Tipos de créditos al consumo

  • Préstamo rápido: Este tipo de crédito permite obtener financiación casi al instante y con escasos requisitos. Estos préstamos, que proliferan en internet, permiten conseguir una suma determinada de dinero tras rellenar un formulario online y presentar documentos como el DNI, la cuenta bancaria y, en algunos casos, la nómina o la pensión. Con frecuencia se trata de pequeñas cuantías, aunque los préstamos rápidos están ganando en madurez y cada vez es más frecuente hallar estos créditos por importes más altos.
  • Préstamo personal: En estos casos, la financiación se destina a adquirir bienes de consumo como puede ser un coche o un electrodoméstico. En esta categoría también podrían incluirse los préstamos rápidos, pero también los préstamos con  ASNEF, los préstamos sin nómina e incluso los microcréditos.
  • Créditos revolving: Los créditos revolving se desembolsan a través de una tarjeta que permite retrasar el pago a plazos. Así las devoluciones se hacen mediante plazos en cuotas fijas a las que se van sumando los intereses, que en algunos casos son disparatados y llegan a superar el 20%. Los créditos o tarjetas revolving constituyen “un crédito que se renueva de manera automática a su vencimiento mensual, de tal forma que en realidad es un crédito rotativo equiparable a una línea de crédito permanente”, según los define el Banco de España.

>> Más: Los tipos de préstamos bancarios que existen en España

Protección especial

Los créditos al consumo gozan de una protección especial a través de la Ley 16/2011 de 24 de junio de contratos de crédito al consumo. Esta normativa se aplica a los contratos en los que la entidad concede un crédito a un consumidor para sus necesidades especiales y por un importe mayor a 200 euros e inferior a 75.000 euros.

Para evitar riesgos en su contratación, los expertos recomiendan prestar atención a la publicidad del producto y comparar las condiciones de las distintas ofertas. También se aconseja pedir una oferta vinculante por escrito en la que se incluyan y detalles todas las condiciones antes de firmar.

Además, el consumidor cuenta con el derecho de desistimiento y puede devolver un préstamo incluso si éste ya ha sido aceptado y otorgado, tal y como se contempla en la Ley de Créditos al Consumo.Se debe tener en cuenta que la condición más importante a cumplir para poder ejercer ese derecho es que se desista del préstamo dentro de un periodo de 14 días naturales a contar desde que se rubricó el contrato o desde el primer día de validez.

Fuentes: Asufin, Banco de España, ABC

author

Autor del artículo:

Teresa S. Vicente

Lleva más de 15 años trabajando en medios de comunicación y está especializada en economía.
Biografía completa