Las tarjetas de crédito como alternativa a los créditos rápidos online

author Teresa S. Vicente Fecha de publicación: 08.12.2020
Las tarjetas de crédito como alternativa a los créditos rápidos online

Si necesitamos dinero de forma urgente, estamos a final de mes, no hemos cobrado la nómina y tampoco podemos esperar a un préstamo bancario tradicional, siempre nos quedará la opción de recurrir a un crédito rápido o a un préstamo a través de una tarjeta de crédito. A continuación repasamos las ventajas y desventajas de cada método de financiación.

Préstamos rápidos

Algunos consumidores prefieren los préstamos rápidos online gracias a la celeridad con la que se conceden, a la flexibilidad de los requisitos exigidos a los clientes y a que se pueden encontrar ofertas sin intereses en los diferentes comparadores web. Algunos créditos rápidos también se conceden sin nómina e incluso existen los préstamos con Asnef para usuarios incluidos en listas de morosos.Con estos préstamos personales, el usuario pide una cantidad determinada de dinero a devolver en un periodo pactado con la entidad. De este modo, se calculan unas cuotas mensuales a partir del capital del préstamo, los intereses aplicados y las comisiones establecidas.

Menos papeleo

Otra de las ventajas de los créditos rápidos es que se pueden obtener a través de internet, sin salir de casa y con menos papeleo y documentos que con las tarjetas de crédito con dinero que otorgan los bancos. Para acceder a ellos basta con cumplimentar un formulario con nuestros datos y aportar el documento de identidad. Una vez aprobada la operación, el dinero del crédito online estará disponible en horas en nuestra cuenta bancaria.

A pesar de las facilidades, no debemos olvidar hacer cuentas y calcular si nos compensa pedir un préstamo online. Para comprobar el coste añadido hay que mirar bien la TAE y comparar las condiciones de otros préstamos de cuantía similar. Tenlo en cuenta que existen entidades que no cobran comisiones ni intereses en el primer préstamo gratis.

Asimismo, el propio Banco de España advierte a los consumidores de la necesidad de mirar con lupa las ofertas de financiación “sin intereses” porque eso no significa que el coste sea igual a cero. Es decir, un crédito rápido sin intereses o con una TIN igual al 0% no implica que no haya costes ya que la entidad prestamista puede cobrar comisiones y otros gastos.

¿Qué es tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito pueden suponer una opción a la que agarrarse si nos quedamos sin dinero para afrontar pagos urgentes o financiar compras. A la hora de encontrar la definición de tarjeta de crédito encontramos que se trata de una herramienta proporcionada por nuestro banco y que nos da acceso a una línea de dinero prestado. Es decir, con las tarjetas de crédito se pueden aplazar los pagos de nuestras adquisiciones a final de mes. Conviene no olvidar que si agotamos el crédito, a final de mes deberemos devolver la cantidad sobre la que nos hayamos excedido.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

¿Cómo funcionan las tarjetas?

Las tarjetas de crédito no son, sin embargo, infinitas ya que conllevan un tope máximo que se puede gastar y que se cargarán a la cuenta una vez que termine el periodo pactado con el banco, que suele ser de un mes. Por lo tanto, el usuario deberá tener ese dinero en la cuenta cuando llegue el momento de cargar los cobros. De no ser así, el banco procederá a cobrar intereses, que suelen ser de media del 18,34%, según los últimos datos del Banco de España.

Como norma general, los clientes tienen la opción de elegir si la compra efectuada con la tarjeta de crédito se reembolsará en cuotas mensuales con intereses o si se abona de golpe a final de mes para evitar estos sobrecargos. Por ello, del lado de las desventajas encontramos que podemos acabar pagando intereses y que en estos casos nuestras compras serán más caras que si hubieran sido abonados con una tarjeta de débito o con dinero en efectivo.

Asimismo, los clientes suelen tener pactado con la entidad un gasto mínimo a desembolsar para evitar que se cobren comisiones u otro tipo de recargos. Existen también otros tipos de tarjetas de crédito en las que se cobra por este adelanto de dinero y por el simple hecho de tener contratado este servicio.

Por otro lado, entre otros riesgos, encontramos que las tarjetas pueden ser “hackeadas” al realizar compras online dado que algunos comercios no ofrecen seguridad total a los usuarios.

Seguras en caso de robo

Del lado de las ventajas y a la hora de decidirnos por un préstamo o una tarjeta de crédito debemos tener en cuenta que las tarjetas de crédito son más seguras en caso de robo ya que con solo una llamada al banco, éstas quedan bloqueadas y el dinero protegido. Asimismo, los bancos suelen otorgar premios y bonificaciones al contratar otros productos, como por ejemplo hipotecas, en función del uso dado a la tarjeta de crédito con dinero.

Respuesta inmediata

Algunas entidades dan hoy en día la posibilidad de contratar tarjetas de crédito online a través de un proceso sencillo y con respuesta inmediata y siempre y cuando justifiquemos que disponemos de ingresos periódicos. Este tipo de tarjetas de crédito se contratan sin papeleos complicados y mediante la simple cumplimentación de un formulario de solicitud.

Tras evaluar nuestra petición, en unas horas o en unos pocos días, el banco nos permitirá usar la tarjeta de forma inmediata a través del móvil, aunque tendremos que esperar unos días para recibirla a través del correo postal.

Ojo con las “revolving”

Dentro de los tipos de tarjetas de crédito encontramos también las denominadas como “revolving”, que son aquellas que permiten retrasar el pago a plazos, pero con intereses que pueden llegar a superar el 20%. Los reembolsos del crédito concedido se abonan mediante el pago de un porcentaje del saldo pendiente o mediante el pago de una cantidad fija.

Aunque con las tarjetas de crédito “revolving” podemos acceder a dinero rápido, también hay riesgo de caer en una espiral de deuda permanente. En caso de que se produzca algún impago, la entidad sumará al importe adeudado el correspondiente al mes siguiente más los intereses de demora correspondientes.

Préstamo o tarjeta de crédito ¿Cuál es mejor?

A la hora de elegir un préstamo rápido o una tarjeta de crédito para solventar un problema de liquidez puntual debemos tener en cuenta varios factores. Si atendemos a los tipos de interés, encontramos que las tarjetas de crédito pueden llegar a soportar un interés del 18,25%, según los últimos datos del Banco de España. Por su parte, el interés de los créditos al consumo fueron de hasta el 6,97% el pasado octubre.

El destino que se dé al dinero prestado también será un factor a la hora de decantarnos por uno u otro método de financiación. Si se trata de un gasto inesperado o repentino y tenemos previsto cobrar una nómina a final de mes, podemos optar por tirar de la tarjeta de crédito. En cambio, si necesitamos ese capital para financiar una adquisición de más valor, siempre será mejor recurrir a un préstamo personal que podamos ir devolviendo poco a poco.

Fuentes: Portal del cliente bancario, ABC

author

Autor del artículo:

Teresa S. Vicente

Lleva más de 15 años trabajando en medios de comunicación y está especializada en economía.
Biografía completa

Comentarios