¿Puedo desistir de un préstamo tras haberlo obtenido?

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 07.04.2021
¿Puedo desistir de un préstamo tras haberlo obtenido?

Igual que cualquier otro producto que compramos en un comercio, el préstamo personal puede devolverse ejerciendo nuestro derecho de desistimiento. Descubre cómo y cuándo hacerlo de forma correcta.

¿En qué consiste el desistimiento de un préstamo?

La Ley de Créditos al Consumo concede al beneficiario de un préstamo la potestad de renunciar a él, incluso ya habiendo sido aceptado y otorgado. Esta potestad es el derecho de desistimiento de un préstamo.

TENLO EN CUENTA

En virtud del derecho de desistimiento, se puede anular un préstamo firmado. No obstante, existen condiciones que el usuario debe cumplir para hacerlo efectivo, como, por ejemplo, un plazo de tiempo.

Si sabemos qué significa desistimiento, es muy sencillo entender este derecho: desistir significa renunciar para dejar sin efecto un préstamo que el prestamista ha concedido al prestatario, y representa la posibilidad que tiene todo consumidor de devolver el producto que ha comprado. Por tanto, un préstamo rápido puede devolverse, igual que una prenda de ropa, si se hace cumpliendo las condiciones.

Algo igualmente importante es que el crédito puede ser rechazado sin dar explicaciones a la entidad financiera. Ésta asumirá que si no lo queremos es porque no lo necesitamos, y el motivo es indiferente.

Parte de la protección con la que cuenta el usuario en este sentido consiste en la imposibilidad de ser sancionado por la entidad, siempre que desista del préstamo a tiempo. Además, la entidad financiera deberá explicar al usuario que tiene ese derecho y cómo ponerlo en práctica.

¿Durante cuánto tiempo tengo derecho a desistir?

La condición más importante que debe acatar el usuario para poder desistir del préstamo legalmente es el cumplimiento del plazo, que es de 14 días naturales. Por tanto, si queremos dejar sin efecto el contrato de crédito, tendremos que hacerlo antes de los 14 días naturales desde el día de la firma del contrato o de su primer día de validez.

Una vez transcurrido este plazo, perdemos el derecho de desistimiento, por lo que, como consecuencia, podríamos resultar penalizados en el caso de realizar la operación fuera de tiempo.

No obstante, si la entidad financiera ha incumplido su compromiso de informar al usuario de su derecho a desistir, éste adquirirá automáticamente una extensión del plazo de hasta 12 meses. Estos 12 meses empezarán a computarse desde el día en que termina el primer plazo de 14 días naturales, y volverán a convertirse en 14 días si, entre tanto, la entidad le anuncia explícitamente al usuario de que su plazo para desistir es de 14 días.

¿Cómo puedo ejercer mi derecho de desistimiento?

En el caso de querer desistir del préstamo, y haciéndolo siempre dentro de plazo, el primer paso para conseguirlo es informar de ello a la entidad de crédito. Esto puede hacerse a través de un burofax que redacte un abogado especialista, aunque el propio usuario también puede enviar una carta dando a conocer su intención.

TENLO EN CUENTA

Algunas entidades, además, permiten hacerlo de forma digital desde su página web. Recuerda que en el escrito no es necesario incluir el motivo por el cual ejercemos el derecho de desistimiento.

Finalmente, el usuario deberá devolver a la entidad el dinero obtenido con el crédito, además de los intereses devengados durante el tiempo transcurrido hasta entonces, para lo cual dispondrá de 30 días naturales.

Finalmente, el usuario deberá devolver a la entidad el dinero obtenido con el crédito, además de los intereses devengados durante el tiempo transcurrido hasta entonces, para lo cual dispondrá de 30 días naturales.

Lo que dice la legislación española sobre el desistimiento

El derecho de desistimiento está respaldado y regulado por la legislación española en la Ley 16/2011 de Contratos de Créditos al Consumo, del 24 de junio, concretamente, en su artículo nº 28.

El primer punto del artículo 28 lo define así:

Artículo 28.1 (primer párrafo): El derecho de desistimiento de un contrato de crédito es la facultad del consumidor de dejar sin efecto el contrato celebrado, comunicándoselo así a la otra parte contratante en un plazo de catorce días naturales sin necesidad de indicar los motivos y sin penalización alguna.

En cuanto al plazo de ejercicio del derecho de desistimiento, la ley afirma que los 14 días del periodo incluyen festivos y fines de semana. Lo llamativo del segundo párrafo del mismo artículo es que es posible negociar la fecha de inicio del cómputo, que pueden ser las dos que se citan a continuación:

Artículo 28.1 (segundo párrafo): El plazo para ejercer el derecho de desistimiento se iniciará en la fecha de suscripción del contrato de crédito o bien, si fuera posterior, en la fecha en que el consumidor reciba las condiciones contractuales y la información recogida en el artículo 16.

Esto explica el hecho de que, en caso de no ser informado claramente por parte de la entidad sobre el plazo de desistimiento, el usuario dispone de 12 meses para ello hasta que la entidad cumpla con su obligación de informarle.

FUENTES: El País / Expansión / Rankia

author

Autor del artículo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa