Qué es la TAE y cómo calcularla

authorÓscar AhullóFecha de publicación: 28.01.2021
Qué es la TAE y cómo calcularla

Tras una primera toma de contacto con la TAE, ahora es el momento de conocerla con profundidad. Si vas a solicitar un préstamo, es fundamental saber qué es la TAE, cómo se calcula y cómo aprovecharla, entre otras cosas.

¿Qué es la TAE de un préstamo bancario y para qué sirve?

La TAE es un término que estarás acostumbrado a ver en el mundo de la banca y las finanzas, y que habrás conocido sobre todo a la hora de buscar un préstamo en el comparador. El significado de TAE es Tasa Anual Equivalente o Tasa Anual Efectiva.

La cuantía de la TAE es una cifra porcentual obtenida de una operación matemática consistente en una fórmula que contiene tres valores: interés nominal del préstamo, comisiones y plazo de la operación.

Tenlo en cuenta
La TAE no solo aparecerá en los préstamos y créditos al consumo. También se aplica en otras operaciones como los productos bancarios de ahorro y préstamos de hipoteca.

Pero ¿por qué te interesa saber qué es la Tasa Anual Equivalente?

La TAE es una referencia que nos orienta sobre el coste real anual de los productos u operaciones financieras que realizamos. Por eso, gracias a ella, podrás calcular el precio real de tu préstamo a vista de un año.

Es decir, antes de contratar el préstamo, sabrás cuánto dinero vas a tener que pagar para devolverlo, incluyendo intereses, comisiones y cualquier otro gasto extra.

Antes de que la TAE se aplicara por primera vez, lo que sucedió en el año 1990, el coste de los préstamos solamente estaba sujeto al TIN. Pero esta no era una fuente de información fiable para los clientes, ya que no se tenían en cuenta factores tan determinantes como las comisiones y el plazo de devolución.

Por eso, el Banco de España creó e incorporó la Tasa Anual Equivalente al sistema bancario.

Cómo calcular la TAE de un préstamo

Calcular la Tasa Anual Equivalente de un préstamo o de un depósito parece algo bastante más complejo de lo que en realidad es viendo la fórmula con la que se realiza el cálculo. No obstante, como clientes, no debemos preocuparnos por calcular nada, ya que es tarea del prestamista proporcionar al prestatario el resultado o porcentaje de la TAE ya resuelto junto con la fórmula utilizada.

La fórmula TAE es una operación matemática que sirve para calcular el coste real del préstamo

/data/prestamosperfectos.es/multimedia/documents/formula-tae.jpg

Pero, para entenderla mejor, es importante desglosar sus valores y lo que significa cada uno.

  • r es el tipo de interés nominal –también conocido como TIN, un elemento que suele acompañar a la TAE y puede ser mensual, trimestral o referido a cualquier periodo temporal– expresado en x por uno. Por ejemplo, 0,30 sería 30%.
  • f es la cantidad de pagos que se hacen al año en concepto de devolución, por lo que equivale a la frecuencia en que abonamos una cuota. Si f es 12, significa que pagamos 12 veces al año y que, por tanto, la frecuencia de pago sería mensual. Si f es 6, la frecuencia sería bimestral; y si es 3, cuatrimestral.

Un ejemplo práctico de cálculo de la TAE aplicada a un préstamo ficticio

Obtenemos 700 euros a devolver en un plazo de un año con cuotas mensuales y un TIN del 5%. Teniendo en cuenta lo anterior, estos son los valores que aplicaremos a la fórmula TAE: r = 0,05 y f = 12.

/data/prestamosperfectos.es/multimedia/documents/formula-tae-ejemplo.jpg

Como resultado, TAE = 0,05116194. Pero ésta debe expresarse en porcentaje, por lo tanto, la TAE de nuestro préstamo de 700 sería del 5,12%. Lo que equivaldría a 35,84 euros sobre 700.

Lo que la TAE incluye y deja de incluir

Como ya sabemos, la Tasa Anual Equivalente es un referente orientativo e informativo excelente si estamos estudiando qué préstamo solicitar. Pero ¿qué información en concreto incluye la TAE para convertirla en una herramienta tan útil?

Independientemente del tipo de préstamo de que se trate –personales, de consumo o hipotecarios–, el cálculo y el valor de la Tasa Anual Equivalente contempla dos conceptos distintos:

  • Comisión de apertura: aquí podemos encontrar los gastos por gestión y trámites de apertura del contrato de préstamo. Se trata de un pago puntual que se realiza precisamente en el momento de firmar, aunque es posible negociar su pago y repartirlo entre mensualidades.
  • Comisión por cancelación o amortización anticipada: es el gasto devengado por el hecho de devolver todo el préstamo de una vez y pagándolo antes del vencimiento de la última cuota. Al pagarlo por adelantado, el banco deja de ingresar dinero correspondiente a lo que habrían generado los intereses de las cuotas que hemos anticipado, de ahí la comisión. De todas formas, no todos los bancos aplican las mismas comisiones a sus clientes.

Sin embargo, la Tasa Anual Equivalente no abarca la totalidad de los elementos principales de un préstamo ni la información a la que tenemos derecho como clientes. Hay tres conceptos que excluye la TAE: gastos debidos a terceros, costes vinculados a la contratación de productos adicionales como los seguros, gastos de notaría, garantías...

Consejos para sacarle rendimiento a la TAE

Conociendo la TAE y su forma de calcularla, además de distinguirla de otros conceptos como el TIN, podremos sacarle el máximo partido cuando negociemos con la entidad financiera. Aquí tienes una serie de consejos que te ayudarán a utilizarla en tu favor:

  • Recuerda que la TAE es un indicador de interés anual. Tenlo en cuenta a la hora de aplicar el resultado a un coste real.
  • Haz uso de la TAE solamente para comparar préstamos cuyo periodo de devolución sea idéntico.
  • Es imposible predecir el valor de los tipos de interés variable, por tanto, resulta inútil comparar la TAE de un préstamo a tipo fijo con el de uno a tipo variable.
  • Si vas a por una hipoteca, no olvides que la TAE excluye otros conceptos importantes como la tasación inmobiliaria.

La TAE legal y la TAE real

Llegados a este punto, para terminar de conocer a fondo la Tasa Anual Equivalente de un préstamo, solo es necesario saber diferenciar entre la TAE legal y la TAE real.

La TAE legal incluye todo lo que el Banco de España y la legislación española obligan a los bancos a proporcionar a sus clientes. Y son, precisamente, los datos que aparecen en este artículo; es decir, prácticamente todos los gastos contemplados en un préstamo.

En cambio, la TAE real está formada por aquellos pocos conceptos que excluye la TAE y que se mencionan en uno de los apartados anteriores de este artículo. Estos, pese a quedar fuera de la información que recoge la Tasa Anual Equivalente, se consideran necesarios y pertenecientes al gasto total y real de un préstamo, de ahí que la TAE real contenga más información que la TAE regulada o legal.

FUENTES: BBVA / El Economista / Rankia / La Vanguardia

author

Autor del artículo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios