Diferencias entre el TIN y la TAE de un préstamo

authorÓscar AhullóFecha de publicación: 15.01.2021
Diferencias entre el TIN y la TAE de un préstamo

El TIN y la TAE son dos elementos fundamentales que determinan las condiciones de un préstamo. Es esencial conocerlos, saber diferenciarlos y ser capaz de identificar sus aspectos más importantes.

Diferencias entre el TIN y la TAE de un préstamo

La TAE y el TIN pueden resultar elementos similares, pero no lo son. Para una mayor comprensión de las características que los distinguen, introducimos una lista de diferencias entre TIN y TAE:

En cuanto a su valor:

  • El valor del TIN se basa en un tipo fijo, por lo que la cantidad a pagar al banco por el préstamo será la misma cada mes.
  • El valor de la TAE no es fijo, sino que se fija mediante una fórmula que incluye, entre otras cosas, el TIN, así como el modo en que se efectúan los pagos de las cuotas, las comisiones aplicables y los otros gastos del préstamo.

Con referencia a su estabilidad:

  • El TIN es un porcentaje fijo negociado entre el prestamista y el prestatario, y que regirá durante la vigencia del contrato de préstamo, aunque también depende del Euribor para calcularse.
  • La TAE es variable, dado que depende del resultado de una fórmula económica con valores que pueden oscilar y dependen del momento, de la frecuencia de pago, los gastos y el TIN del préstamo.

Por lo que respecta a su utilidad:

  • Las características del TIN lo sitúan como un índice meramente informativo, inútil para predecir valores o precios futuros.
  • La TAE, en cambio, es todo lo contrario. Es una referencia para comparar condiciones y ofertas entre unos y otros préstamos, sean de las mismas entidades financieras, o de distintas.

¿Qué es el TIN?

El TIN es un tipo de interés que aplican los bancos a muchos de sus productos, como pueden ser los préstamos, créditos, depósitos o hipotecas, entre otros. Este tipo se expresa en un porcentaje que representa el dinero que tenemos que pagar en concepto de intereses por obtener dinero prestado. En otras palabras, indica el precio del préstamo.

Y este precio se estipula mediante una valoración de las oscilaciones del valor del dinero en el momento en que la operación –el préstamo sujeto al TIN, por ejemplo– se formaliza.

Despeja todas tus dudas con este artículo sobre el TIN y cómo calcularlo.

¿Qué es la TAE?

La TAE se expresa también en porcentaje y muestra la rentabilidad efectiva del préstamo o de cualquier otro producto al que se le aplique. En otras palabras, proyecta la cantidad a pagar en concepto de comisiones por un préstamo. En el caso de un depósito, la TAE indica los beneficios que este generaría.

Además del coste efectivo del préstamo, representa también el plazo de la operación y cualquier otro gasto asociado al préstamo.

Lee este artículo para descubrir la TAE al detalle.

Lo que también podemos deducir de un préstamo con una TAE superior al 0%, es que no es gratuito. Si buscas préstamos gratis, puedes encontrarlos aquí.

¿Cuál es más importante o debería preocuparme más?

Tanto el TIN como la TAE son aspectos lo suficientemente importantes como para tenerlos en cuenta a la hora de solicitar un préstamo.

El TIN, por ejemplo, aunque aporta un valor informativo y conviene tenerlo en cuenta, no es un factor de ayuda determinante para el consumidor.

En cambio, la TAE es el factor más importante de los dos y en el que más debemos fijarnos antes de decidir. Se trata de un índice tremendamente útil y completo que nos ayudará a conocer el coste real y en detalle del préstamo, lo que nos permite comparar fácilmente sus condiciones con las que ofrecen otras entidades.

Tal es así, que el Banco de España obliga a los bancos, desde 1990, a informar a sus clientes sobre los detalles de la TAE durante las negociaciones de un contrato de préstamo. Una de las razones fundamentales es la seguridad del consumidor, que se ve reforzada al poder conocer todos los gastos ocultos de un producto a través de la TAE.

Ejemplos reales para entender TIN y TAE en un préstamo real

Para comprender cómo se aplican el TIN y la TAE a un préstamo en una situación real, hemos elaborado un ejemplo con referencias cuantitativas. Con estos números podríamos encontrarnos en cualquier solicitud de préstamo.

Así funcionan el TIN y la TAE:

Imaginemos la solicitud de un préstamo de 10.000 euros con un TIN del 8%. Si la entidad cobra una comisión de apertura del 1%, la TAE que se aplicaría como resultado sería del 9%.

Si en el préstamo de 10.000 euros la entidad cobra una comisión de estudio del 0,50%, además de la comisión de apertura del 1%, y fija un TIN del 4% con un año de plazo, la TAE sería del 5,58%. La fórmula para calcularla es la siguiente: (10.000 – 100 – 50) = [10.400/(1 + TAE)].

FUENTES: El Mundo Financiero / Europa Press / Público

author

Autor del artículo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios