Cómo leer un contrato de préstamo

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 19.11.2020
Cómo leer un contrato de préstamo

El contrato de préstamo de dinero es el documento que define las condiciones de nuestro préstamo. Por eso, es fundamental conocer sus elementos y saber identificar las partes más determinantes

¿Qué es un contrato de préstamo?

Cuando una solicitud de préstamo personal es aceptada, el siguiente paso es materializar la operación a través de la firma del contrato de préstamo. Este contrato es un documento de préstamo de dinero que estipula todas las condiciones legales y económicas que regirán el acuerdo entre el usuario y la entidad de crédito.

El contrato de préstamo contiene todo lo a que nos comprometemos, tanto el usuario como el banco, al obtener la financiación que hemos solicitado. Es, además, a lo que ambas partes pueden recurrir para demostrar un hecho en caso de conflicto.

Este documento es elaborado, en todo caso, por la entidad financiera, y entregado al cliente tras aceptar su solicitud de financiación. En su virtud, la entidad entrega una cantidad de dinero al usuario, que queda comprometido tras su firma a devolverlo bajo el plazo y el precio acordados.

Más concretamente, y entrando en el ámbito legal, los contratos de préstamo de dinero son documentos mercantiles regulados por el artículo 311 del Código de Comercio de 1885.

Elementos fundamentales de un contrato de préstamo

Para que el documento legal en cuestión pueda ser considerado un contrato de préstamo válido y lícito, debe contener, al menos estos seis elementos que regularán las condiciones del crédito:

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo
  • Importe. Lógicamente, en el contrato se establecerá qué cantidad de dinero es la que presta la entidad y que obtiene el usuario.
  • Vencimiento. El plazo de devolución acordado, que marca la fecha límite para su pago, se reflejará en el contrato para evitar confusiones.
  • Intereses. También constará precio del préstamo rápido, condicionado por los intereses aplicables, así como el tipo, la periodicidad de su liquidación, el periodo de carencia y cómo se han calculado.
  • Amortización. Cómo se devolverá el crédito por parte del usuario; es decir, cantidad de cuotas, método y fecha de pago, etc.
  • Comisiones. Qué comisiones se aplican (apertura, estudio, etc.) y su precio.
  • Causas de vencimiento anticipado. Se concreta si el usuario puede devolver el crédito antes de tiempo, cómo lo haría y qué ocurre si lo hace.

Estos elementos del contrato son a los que más atención debemos prestar antes de firmarlo, ya que son los que definen sus condiciones y, además de ayudarnos a evitar las estafas, nos dirán, básicamente, si lo que nos estamos comprometiendo a cumplir coincide con la oferta por la que hemos realizado la solicitud de préstamo.

Todo sobre la letra pequeña

La letra pequeña de un contrato de préstamo de dinero no la encontraremos antes si buscamos palabras escritas en tamaño reducido. Esta es una expresión utilizada para denominar aquellas cláusulas contractuales que, pese a pasar desapercibidas ante una lectura rápida, contienen condiciones que pueden ser peligrosas para nuestra economía, ya que pueden ocasionar un encarecimiento importante del préstamo.

Para identificar la letra pequeña, debemos leer y releer el contrato con máxima atención. Si no lo hacemos, podemos estar firmando algo que no queremos contratar.

¿Qué podemos encontrar en la letra pequeña de un documento de préstamo de dinero?

  • El tipo de interés. Este dato tan importante no puede pasarnos desapercibido. Es lo que determina el precio del crédito, por lo que debemos estar atentos y comprobar si el interés que finalmente se aplica es el que la entidad nos prometía y que hemos aceptado desde un inicio.
  • Comisiones y gastos. A excepción de las ofertas especiales en los préstamos gratis, todos los préstamos incluyen unas comisiones similares, estas pueden variar. Busca la cláusula del contrato de préstamo donde se enumeran, calcula el gasto que comportan y comprueba que puedes permitírtelo.
  • Amortización anticipada. Una de esas comisiones es la que puede aplicar la entidad por devolver el préstamo antes de tiempo. Si tienes pensado hacerlo, consulta primero si te compensa o, por lo contrario, te va a costar un disgusto.
  • Vinculaciones. Mucha atención a los posibles productos vinculados que imponga la entidad. En ocasiones, la materialización de la operación está sujeta a la contratación de otros productos bancarios, como los seguros, de cuyo precio no nos libraremos, y que encarecerán el crédito sin que apenas nos demos cuenta. Asegúrate de que ninguna cláusula los contiene.
  • Financiación de comisiones. Puede que la entidad se ofrezca a financiar el gasto que comportan ciertas comisiones. Aunque esto parezca positivo porque nos evita pagarlas de golpe, no es así, ya que la financiación comporta intereses añadidos que encarecerán más todavía el precio final del préstamo.

Recuerda leer atentamente todo el contrato en busca de cláusulas perjudiciales. No siempre las detectaremos a la primera, así que no dudes en releerlo hasta estar seguro de lo que vas a firmar y de cuánto te va a costar.

FUENTES: El País

author

Autor del artículo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios