Pon en orden tu economía antes de solicitar un préstamo

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 10.12.2019
Pon en orden tu economía antes de solicitar un préstamo

Según los expertos, tener las finanzas personales bajo control evita tener que solicitar un préstamo. Y, en el caso de pedirlo, reduce el riesgo de impagos.

Los ahorros bajan y las deudas crecen. Objetivamente, no son buenas noticias, pero si resulta que esto es lo que les está sucediendo a las economías domésticas españolas, la cosa pinta peor. Esta situación favorece la solicitud de créditos al consumo – se incrementaron un 15% en 2017, según el Banco de España –, lo cual solo puede desembocar en más morosidad, como afirman los expertos.

El sobreendeudamiento en el hogar solo puede prevenirse con un exhaustivo cuidado de las finanzas personales y familiares. Los expertos insisten en no solicitar créditos al consumo antes de haber reflexionado y estudiado alternativas menos arriesgadas. Terminar inscrito en un fichero de morosos puede llevar a una familia a la ruina.

¿Cómo mantenemos a raya el presupuesto del hogar, pues?

Recortando gastos

“Para evitar problemas de solvencia, será necesario asumir solo deudas acordes a nuestro nivel de ingresos”. Aunque parece lógico, expertos como el asesor financiero Pablo Souto están acostumbrados a verlo. “Por ello, por norma general, la cuota mensual de nuestros préstamos no debería superar la tercera parte de lo que ingresamos en el mismo período”. Es la regla del 33%. Esto nos obliga a echar un ojo a todos y cada uno de nuestros gastos, detectar los prescindibles y reducirlos. Gastar menos es sinónimo de ahorro, que puede venirnos muy bien para obtener solvencia.

“Lo ideal sería destinar un mayor importe al ahorro familiar, para posibles imprevistos”, dice Gorka Berrenetxea, director financiero de iMorosity. Pero esto es más fácil decirlo que hacerlo, porque “con los sueldos tan bajos que se dan ahora, es muy difícil para una inmensa cantidad de familias simplemente ahorrar algo”, admite. Por eso vuelve a lo que decía Souto: la clave es controlar el presupuesto priorizando los gastos.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Invirtiendo en lo fundamental

Según el INE, los restaurantes y los hoteles conforman casi el 10% de lo que gastan las familias españolas de media. El 6% se van en ocio y cultura, y el 2% en alcohol y tabaco. Lo único bueno que tiene este 10% es que “de estos gastos será más fácil prescindir cuando es necesario ajustarse el cinturón”, señala la portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Ileana Izverniceanu. “Por ejemplo, se puede limitar el número de veces en que salimos a comer o cenar fuera de casa”, añade.

El transporte es otro de los agujeros por donde se escapa el presupuesto familiar: un 11,6%, en parte, porque en España tenemos dos vehículos por casa. “Si se prescinde del segundo vehículo y se utiliza más el transporte público, se encontrará una manera muy eficaz de recortar otra fuente importante de gasto”, aconseja Izverniceanu.

Sacando la calculadora

Pero la planificación económica, por urgente que sea, no admite precipitarse. Lo primero, según sugiere Izverniceanu, es anotar todos los gastos durante un mes entero para identificarlos y clasificarlos. No nos olvidemos de los gastos ocultos, como las cuotas bimensuales, trimestrales que suelen tener algunos impuestos como el IBI. Para poder incluirlos en la cuenta, lo mejor es dividir el importe anual entre doce para calcular lo que nos quita cada mes.

Una vez localizados todos, los clasificamos en prescindibles e imprescindibles. “En el primero irán los relacionados con la vivienda, como el alquiler o el préstamo hipotecario, los impuestos sobre la misma, otros préstamos pendientes, los suministros de luz, agua, gas y teléfono, los de alimentación, vestido y calzado, y el transporte, entre otros”, dice Izverniceanu. “En el segundo, los destinados al ocio: por ejemplo, las salidas nocturnas, el tabaco, o la televisión de pago”, agrega.

Llega el momento de decidir cuáles recortar “teniendo en cuenta que es también posible recortar entre los gastos imprescindibles”.

Todo esto podemos hacerlo sin perjuicio de tener una economía ya saneada, porque nos garantizará que siga así por mucho tiempo.

Fuente: El País

author

Autor del artículo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios