¿Cómo funciona un préstamo?

authorTeresa S. VicenteFecha de publicación: 26.04.2021
¿Cómo funciona un préstamo?

Cuando se pide un préstamo, la entidad o banco concede una cuantía fija de dinero al prestatario, quien tendrá que devolver el capital prestado más los intereses y comisiones en el plazo acordado entre ambas partes. Por su parte, el significado de crédito hace referencia a aquella financiación cuyo vencimiento puede renovarse todas las veces que acuerden las partes. Es decir, con el crédito se puede ir haciendo uso del dinero poco a poco y no de una sola vez como ocurre con los préstamos.

Elementos de un préstamo

Un préstamo cuenta con varios elementos, siendo el capital o importe solicitado el principal de ellos. Otras partes del préstamos son el tipo de interés, las comisiones y el plazo de amortización. No hay que olvidar tampoco el TIN o el TAE y los productos vinculados a la contratación, como por ejemplo los seguros en el caso de las hipotecas. También hay que tener en cuenta la existencia de dos partes: el prestamista y el prestatario. Otros elementos inherentes a este producto financiero son los avales y garantías, en caso de que existan.

Cómo funciona la solicitud de un préstamo

Si un usuario quiere obtener financiación económica, deberá encajar con las peticiones del banco. Así, deberá cumplir con los requisitos exigidos y seguir un proceso de cumplimentación de un formulario -online si es un préstamo personal o en el banco en caso de que sea en ventanilla- y adjuntar los documentos solicitados.

TENLO EN CUENTA

Para obtener el préstamo con éxito, se debe solicitar solo la cantidad justa que necesitamos, verificar nuestro ‘scoring’ bancario, leer la letra pequeña y calcular el precio final o TAE para saber cuánto nos va a costar en realidad.

La edad también puede ser uno de los motivos por los que no te dan crédito en ningún lado. Una gran mayoría de entidades exigen como requisitos contar con una edad mínima de 21 años y otra máxima de 75. También hay excepciones y hay prestamistas que solo ponen como condición el ser mayor de edad. También hay otras entidades que elevan la edad mínima hasta los 25 años. También se deberá tener una cuenta bancaria y residir en España- y los bancos suelen exigir una nómina fija o un aval.

>> Más: Lista de razones por las que no me dan un préstamo personal

Así funciona la devolución de un préstamo

La devolución de un préstamo se produce en el tiempo fijado en el contrato y la cuantía final a reembolsar se basará en el capital prestado más las comisiones y los intereses. Es decir, si el tipo de interés es del 3% anual, el banco recibirá unos intereses de tres euros por cada 100 prestados durante un año.

Pero, no debemos fijarnos solo en el tipo de interés. Hay que mirar el precio total, pero también los plazos de amortización, ya que a mayor periodo de devolución, más intereses a pagar a la larga. Pero, si se reduce excesivamente el plazo, las cuotas mensuales podrían ser inasumibles para el prestatario. Los expertos llaman a encontrar un punto medio para pagar el máximo posible en cada cuota sin superar el 40% de nuestros ingresos netos.

Una vez devuelto todo el préstamo más los intereses, el contrato quedará cancelado. Este reembolso puede haberse realizado antes de la fecha pactada mediante una amortización y cancelación anticipadas o cuando se cumple el día del vencimiento. Conviene ser muy escrupuloso con la fecha de reembolso, ya que si incurrimos en impagos se aplican intereses de demora y si la situación persiste, se procederá tanto al embargo de nuestros bienes como a la inclusión de nuestro nombre y apellidos dentro de un fichero de morosos tipo Asnef.

Objetivos

La función última de un préstamo personal para el cliente es acceder a dinero para poder sufragar gastos como la compra de un coche, un tratamiento dental o una reforma del hogar. Por su parte, el fin último de la entidad es hacer negocio con las comisiones e intereses a cambio del riesgo que asume por prestar una cantidad de dinero.

Desde el portal del cliente bancario del Banco de España recomiendan comparar la TAE de varios préstamos, tener en cuenta todos los gastos asociados y además, calcular qué cuota podemos pagar a final de mes sin apuros para evitar impagos.

Fuentes: Banco de España, El Mundo

author

Autor del artículo:

Teresa S. Vicente

Lleva más de 15 años trabajando en medios de comunicación y está especializada en economía.
Biografía completa