¿Cuándo se aplican intereses de demora en un préstamo?

author Teresa S. Vicente Fecha de publicación: 12.07.2021
¿Cuándo se aplican intereses de demora en un préstamo?

El tipo de interés de demora se aplica cuando llega la fecha de vencimiento del préstamo y existen retrasos o impagos. El coste de esta penalizaciones suele ser muy superior al de los intereses ordinarios. En estos casos, la cantidad adeudada se va acumulando y a ella se le suman los intereses de demora. De este modo, la deuda del cliente con la entidad no dejará de aumentar mientras el impago se alargue en el tiempo.

Qué son los intereses de demora

Los intereses de demora se empiezan a aplicar cuando finaliza el plazo de amortización de un préstamo personal y si este no ha sido reembolsado al prestamista en su totalidad. Aunque cuentan con un tipo más caro que los intereses normales, su precio está limitado y regulado por la ley para evitar abusos. Además, los intereses de demora deben estar incluidos en el contrato del crédito. En concreto, en el apartado en el que se especifican las penalizaciones que debe asumir el cliente si no devuelve el dinero en el tiempo pactado.

>> Más: Los elementos principales de un préstamo

Límite legal

La normativa actual fija un tope a los intereses de demora, que a pesar de ser más altos, no pueden ser superiores a dos veces y medio el interés legal del dinero, un porcentaje marcado de forma anual en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Para realizar el cálculo de este límite del interés de demora en los préstamos personales hay que acudir a los Presupuestos Generales de cada año. Por ejemplo, para 2021 el interés legal del dinero quedó establecido en el 3%; con lo que el tope del interés de demora queda fijado en el 9%.

TENLO EN CUENTA
Estos límites en los intereses de demora solo serán de aplicación en los créditos hipotecarios rubricados a partir de su entrada en vigor en junio de 2029.

Para las hipotecas, desde la entrada en vigor de la nueva ley en junio de 2019, el interés de demora se fija sobre el interés remuneratorio en vez de sobre el interés legal del dinero. La normativa también regula que solo se pueden añadir un máximo de tres puntos porcentuales al interés remuneratorio.

Cuándo se cobran

La entidad puede optar por aplicar intereses de demora ante el primer impago del cliente, así como un recargo por reclamación de posiciones duraderas si esta comisión estaba contemplada en el contrato del préstamo. Además, si el importe adeudado es superior a 1.000 euros y a partir del tercer impago, la entidad puede recurrir a acciones legales. De hecho, el juez tiene potestad para ordenar el embargo de los bienes del deudor para recuperar el dinero no reembolsado.

Otra de las consecuencias de no pagar el préstamo es la inclusión del deudor en un fichero de morosos. Si se entra en un listado de morosos tipo Asnef se pueden sufrir problemas para que nos concedan un préstamo, pero también para contratar suministros básicos como luz, telefonía o agua. Las comercializadoras eléctricas y los bancos no dudan en consultar los registros de morosos para protegerse frente a deudores y futuros impagos.

Contra los intereses abusivos

En 2018, antes de la aprobación de la Ley Hipotecaria, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se posicionó de parte de la jurisprudencia del Tribunal Supremo español al tildar como abusivas las cláusulas no negociadas de un préstamo que supongan incrementar la tasa de interés en más de dos puntos. La sentencia del TJUE se refería a un préstamo en el que los tipos de interés aplicables en el primer contrato eran de un 8,5% para los intereses ordinarios y de un 18%5% para los de demora. En el segundo contrato se fijaban unos intereses ordinarios del 11,2% y los de demora se situaban en un 23,7%.

Así, el TJUE declaró compatible con la legislación europea las sentencias dictaminadas por el Supremo español que afirman que cuando el interés de demora es declarado abusivo, éste queda totalmente suspendido sin que dejen de pagarse los intereses pactados.

Fuentes: ABC, El Correo

author

Autor del artículo:

Teresa S. Vicente

Lleva más de 15 años trabajando en medios de comunicación y está especializada en economía.
Biografía completa