Cómo deshacer una transferencia bancaria

Fecha de publicación: 11.01.2018
Cómo deshacer una transferencia bancaria

Con los tiempos que corren, más corre el dinero. Sobre todo, el dinero electrónico. Las transferencias electrónicas de dinero entre las plataformas digitales de los bancos son constituyen, desde hace tiempo, un método de pago tan popular como el de toda la vida y en efectivo. Cada día se realizan millones de transferencias de dinero alrededor de todo el planeta, y en todos los ámbitos sociales, ya sea mercantiles, comerciales o entre personas físicas con pequeñas cantidades.

Esto, claro está, permanece sujeto entonces a una posibilidad de error en el proceso de realización de la transferencia. Todos sabemos cómo hacerla porque todos hemos hecho una; pero, ¿qué ocurre si nos equivocamos?

Porque claro, puede pasarle a cualquiera: marcar un número de cuenta erróneo, darle a una tecla de más en la cantidad a transferir, después a "enviar" y… ¡Desastre! El dinero está en las manos equivocadas.

Por suerte, todavía hay algo que hacer.

Cómo proceder en caso de desastre

Rectificar una transferencia es posible y sencillo: la clave es detectar el error a tiempo. El problema es que 24 horas después de la operación, recuperar el dinero dependerá de la buena voluntad del receptor… O de un juez.

Da igual que se trate de un error de cantidad o de cuenta receptora. El secreto reside en la hora de corte del banco emisor, y en descubrir la errata antes de esa hora.

Y ahora toca contarte que la hora de corte es el momento en que el banco –receptor de tu transferencia y encargado de emitirla al destinatario- hace cuenta de las transferencias recolectadas esa jornada –normalmente computan las recibidas esa misma mañana y, a veces, hasta primeras horas de la tarde-, a partir del cual la transferencia se considera recibida. Así, si la hora de corte no ha llegado y la transferencia no se ha contabilizado como efectiva aún, es posible contactar con el banco y pedirle que elimine la operación del registro.

En general, los bancos no ponen impedimentos, pero prepárate para soltar hasta unos 30 euros en comisiones, según la entidad. Hay algunas, no obstante, como ING Direct, que lo hacen por amor al arte.

Si nos damos cuenta tarde y una vez la transferencia se ha hecho efectiva, tratar de echar atrás la operación supondrá llamar al banco, que el banco llame al destinatario y que nosotros crucemos los dedos mientras le pregunta si está de acuerdo con devolver la cantidad en cuestión. Si el receptor dice sí, podemos volver a respirar. Si no la acepta, el caso puede llegar a los tribunales.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Cómo proceder en el caso contrario

Depende del tipo de individuo que seas, del humor que tengas ese día o de lo necesitado que andes. Nosotros sólo te informamos de que el artículo 254 del Código Penal establece el deber de cualquier persona a no usar o devolver el dinero que encuentre y que no le pertenezca, bajo pena de multa.

Y otra cosa, tampoco viene mal, si nos encontramos con una transferencia sorpresa a nuestro favor que no deberíamos haber recibido, pensar qué nos gustaría que hubiese hecho el intermediario si, de lo contrario, hubiéramos sido nosotros a quien se nos habría ido el dedo. Sólo pensémoslo.

Tres consejos de seguridad: ¡que no nos pase!

Primero: repasa meticulosamente los dígitos de la cuenta receptora y la cantidad a transferir. Uno de los errores más frecuentes con las prisas es poner ceros de más. O ir de sobrados con el teclado. Atención a ello.

Segundo: tómate tu tiempo para revisar el resumen de la operación que el banco nos detalla en pantalla justo antes de pedirnos la confirmación.

Tercero: escribe el nombre del receptor en la casilla destinada a tal efecto. De esta forma, en caso de error, será más fácil probar a quién pretendíamos enviar el dinero.

 

Fuente: La Vanguardia

Comentarios