Vacaciones financiadas, descanso asegurado

Fecha de publicación: 05.09.2018
Vacaciones financiadas, descanso asegurado

Muchos españoles recurren a su dinero cuando les llegan las vacaciones, concretamente el 60,7% las financian con sus ahorros, y la principal causa es evitar deudas imprevistas y trámites incómodos.. Pero existe una tendencia que se incrementa poco a poco: cada vez los hay más que deciden recurrir a una financiación externa. Esto significa, en otras palabras, créditos, tarjetas y pagos a plazos.

Según Kruk, una compañía de cobros de deuda, el 40,7% de los españoles sí están dispuestos a asumir el riesgo de los endeudamientos al solicitar un crédito para financiar sus vacaciones veraniegas. De hecho, un 15% de estos anteriores reconocen haber contraído deudas a raíz de los créditos.

Y ésta es la razón por la que, antes de decidir cómo pagamos nuestras vacaciones, no debemos olvidar las comisiones y gastos de la TAE, además de los intereses intrínsecos. Estas cifras, por otra parte, nos servirán de referencia para comparar créditos entre sí y escoger el que más nos convenga y evitar desagradables sorpresas.

A continuación, comentamos cuatro métodos de financiación para nuestro tiempo libre en verano.

Crédito rápido

Es un método de obtención monetaria casi instantáneo, puesto que su tramitación suele ser online y por eso se caracteriza por no necesitar de trámites burocráticos. Es ideal en el caso de una necesidad urgente de capital. Aun así, no hay que solicitarlos a ciegas: los intereses suelen ser altos –alrededor del 20% TAE– y también las comisiones, y esto puede terminar saliéndonos más caro de lo que podría parecer.

Se insiste en tener el cuenta todas las opciones de financiación, la rentabilidad del préstamo y si de verdad nos compensa.

Tarjeta de crédito y ahorros

Tarjeta y ahorros, tanto lo uno como lo otro constituye el método más recurrente entre los españoles. Un 33% de los españoles paga así las vacaciones.

A través de la tarjeta de crédito, el pago se aplaza y se divide en cuotas mensuales. Es más cómodo pero dispone de menos garantías que los anteriores. Una dificultad surgida no provocará que dejemos de pagarlo, hay límites de cantidad prestada y los plazos de devolución son muy poco flexibles.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Crédito a plazos

Pasando a otro tipo de entidades, hablamos de un proveedor de financiación, que no nos programa el viaje pero sí se centra en su financiación. Un crédito a plazos es una opción segura y con más garantías que el préstamo personal. La principal razón es que podremos interrumpir el pago en el momento que se considere e, incluso, podremos solicitar obtener el reembolso de lo ya pagado hasta ese día.

Otro aspecto a favor es que el cliente quedaría a merced de la Ley de contratos de crédito al consumo, lo cual supone una garantía legal de oposición al prestador del servicio como al de la propia financiación en el caso de haber incumplimiento contractual por parte de cualquiera de ellos. Según la propia regulación, podemos cancelar el viaje por motivo de fuerza mayor y así conseguir de vuelta todo lo invertido, o rescindir el contrato pagando una penalización que variará dependiendo de la antelación.

Agencias de viajes

Aunque no todos sean conscientes de ello, nuestra agencia de viajes puede financiarnos las vacaciones si las contratamos con ellos. No es el método más recurrente, pero es un método. Al no haber intermediarios entre agencia y cliente, hace más directa la reacción de éste ante cualquier negligencia de la compañía. Además, es una opción muy barata, si no la que más, al no existir intereses por no tratarse de una entidad bancaria, por lo que resulta cómodo, fiable y económico. Lo único que sí pueden cobrar es comisión por gastos de apertura.

En el caso de unas vacaciones baratas, puede que el cliente haya podido devolver el crédito antes de comenzarlas y, en el caso de surgir dificultades, la solución es simple: solicitar el reembolso. No cabrá esperar cambios de última hora que trastoquen nuestros planes, puesto que todo está acordado de antemano con la agencia.

 

Fuente: Levante - EMV

Comentarios