Un buen seguro para unas buenas vacaciones

Fecha de publicación: 15.05.2018
Un buen seguro para unas buenas vacaciones

En primavera tenemos más tiempo para nosotros, es la antesala del verano, y ambas épocas conforman la temporada alta en España. Ya son fechas de preparar los viajes. Pero si no queremos que el viaje acabe convirtiéndose en una pesadilla de varios días - o incluso semanas - tenemos ciertas responsabilidades que atender.

Según InterMundial Seguros, de entre todos los contratantes de una póliza para Semana Santa del pasado 2017 que sufrieron algún contratiempo en sus vacaciones, el 41% se vio obligado a cancelar el viaje, el 23% tuvo problemas con el equipaje y el 21% perdió algún medio de transporte por diversas razones.

Por eso te traemos una sencilla guía de recomendaciones si de verdad quieres que las vacaciones cumplan sus funciones esenciales: relajarte.

Reserva con tiempo

“Las cancelaciones previas a los viajes se deben a que los españoles cada vez somos más previsores a la hora de reservar, tal vez por las ventajas económicas que tiene comprar con antelación”, explica InterMundial Seguros. “Cuanto mayor es esta anticipación, sin embargo, menos capacidad tenemos para prever una situación que nos impida iniciar el viaje”.

Pero claro, historias tenemos de todos los colores y formas. Algunos tuvieron que anular su viaje por enfermedad o accidente, por una operación, por asuntos de trabajo o incluso por temas diplomáticos, como la denegación de un visado.

“En muchos seguros de viaje, la cancelación no forma parte de la cobertura, sino que se vende como opción y es necesario contratarla antes de la compra de los billetes o simultáneamente”, apunta ahora Carlos Lluch, director técnico de la correduría de seguros Lluch & Juelich Brokers. Si no la contratamos, el viaje se anula sin reembolso alguno de los gastos. “Es muy probable que, de esta forma, las aseguradoras eviten un porcentaje muy elevado de sus potenciales riesgos asegurados”, explica Lluch.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Salva tu equipaje con las coberturas por transporte

Los siniestros más clásicos y a la vez más temidos por un viajero es el retraso, el extravío o el daño en el equipaje. A pesar de que el más grave es el de la pérdida definitiva, Lluch recomienda prevalerse de todos y “prestar especial atención a las garantías de las coberturas por transporte”. Así lo argumenta: “hay algunas aseguradoras que cubren la pérdida del equipaje solo si se lleva en avión pero no si el transporte es por carretera o ferrocarril”. Por eso “debemos asegurarnos de que la póliza es adecuada al tipo de transporte que vamos a utilizar” antes de facturarla.

No arriesgues con un seguro médico irresponsable

Un caso algo más serio es el de los problemas de salud. Debemos tener en cuenta que, al cambiar de ambiente, nuestro cuerpo puede volverse ligeramente más vulnerable, y a nadie le gusta enfermar en plenas vacaciones al otro lado del planeta. Los tratamientos médicos en el extranjero, sobre todo fuera de la UE, conlleva gastos importantes.

“Las coberturas que proveen las tarjetas de crédito, las de fidelización de líneas aéreas o la cobertura de asistencia en viajes complementaria habitual en los seguros médicos y en los paquetes ofrecidos por las agencias de viajes no sirven para asuntos graves”, advierte Lluch, El experto aconseja que obtengamos un seguro profesional con recursos suficientes para afrontar este tipo de situaciones. También tengamos en cuenta las actividades que vayamos a realizar dentro del viaje, pues “hay aseguradoras preparadas para hacer frente a accidentes de esquí, buceo, montaña y otros deportes, pero no lo harán los seguros genéricos”.

Con las espaldas cubiertas al fin del mundo

Por último, Lluch nos revela la regla de oro de los seguros, y es que “no existen dos pólizas iguales, por lo que no hay que mirar solo el precio”. Asegura con sus conocimientos que “el riesgo es lo que manda en el momento de la verdad”. Lo que significa que no podremos elegir correctamente nuestra póliza de seguro sin antes haber identificado claramente los riesgos y haberlos valorado efectivamente. “Contratar el seguro adecuado tan solo es una consecuencia de esa valoración de riesgos”, sentencia Lluch.

Así, podemos estar tranquilos de afrontar la aventura con las espaldas cubiertas.

 

Fuente: El País

Comentarios