Trucos de última hora para ahorrar en el IRPF 2018

Fecha de publicación: 25.12.2018
Trucos de última hora para ahorrar en el IRPF 2018

El año ya toca su fin y, con él, van agotándose las oportunidades para ahorrar en la declaración de la Renta de 2018. Pero todavía estamos a tiempo, todavía está en nuestra mano el ejercicio de ciertas buenas acciones que nos librarían de un pellizco en la declaración. Aportaciones a planes de pensiones, donativos a organizaciones sin fines de lucro o solidarias, o incluso, para los más atrevidos, la compra de una vivienda habitual, son métodos o atajos que los expertos señalan para reducir la factura fiscal en el tiempo de descuento. Precisamente desde este año contamos con dos opciones más: la inversión en nuevas empresas y las deducciones para autónomos.

Aportaciones a planes de pensiones

Es la primera de nuestra lista y no es casualidad. Aportar capital a los planes de pensiones es una vía de ahorro protagonista e incluso favorita entre los expertos en fiscalidad. Eso sí, el límite está fijado en 8.000 euros, y también el sistema de previsión social del cónyuge, cuyos aportes no pueden sobrepasar los 2.500 euros. Para ejemplificar el efecto de esta aportación, un contribuyente cuya renta es de 25.000 euros y que realiza una aportación de 3.000 a su plan de pensiones, obtiene un descuento de 900 euros en el importe total a pagar por el IRPF, todo ello según los cálculos de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Compraventa de vivienda habitual

La adquisición de una vivienda principal es otro recurso bastante utilizado ya en ejercicios pasados, y así sigue siendo. Beneficia, sobre todo, a aquellos quienes compraron el inmueble en fecha anterior al año 2013, puesto que su deducción llega hasta el 15% de lo invertido en la hipoteca, siempre con un techo: los 9.040 euros. Y atención porque también hay buenas noticias para aquellos que, en lugar de comprar la casa, la vendieron, ya que en 2018 podrán desgravar las ganancias obtenidas de la venta si las invierten, por completo o en parte, en otra vivienda habitual. Quien se libra también de tributar por los beneficios de dicha venta, vendiendo otro bien, cualquiera que sea, son los mayores de 65 años, siempre que no supere la cifra de 240.000 euros y esos fondos se destinen a una renta vitalicia.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Donaciones

Las buenas acciones –económicamente hablando– por excelencia son las donaciones a fundaciones solidarias o a organizaciones no gubernamentales ni con fines de lucro. Hasta los 150 euros, se podrán deducir del IRPF un 75%. Si superamos dicha cifra, el cálculo se hará respecto al 30% de nuestra generosidad. Entre los beneficiarios se encuentran también los sindicatos y los partidos políticos.

Inversión en empresa nueva o reciente

Esta es la primera de las dos novedades que ofrece este ejercicio como trucos de ahorro en el IRPF. La deducción es del 30% de la cantidad invertida con un máximo anual de 60.000 euros.

Deducciones para autónomos

La segunda innovación llega para mejorar las condiciones de los trabajadores autónomos y permitirles deducir gastos de suministros como agua, gas, electricidad, internet y teléfono. A la parte proporcional de la vivienda atribuible a su actividad económica se le aplicará el 30%, y el porcentaje resultante representarán los gastos deducibles. No quedan exentos de esta ventaja los gastos de manutención ocurridos en ejercicio de su actividad profesional en locales de restauración y hostelería y pagados con medio electrónico –para que sea demostrable–, sin sobrepasar los 26,67 euros diarios en territorio nacional y los 48,08 euros en el extranjero. Estos gastos se multiplican por dos si se incluye la pernoctación.

Este año también entra a relucir el tema hereditario, ya que se recomienda transmitir los bienes o derechos adquiridos por un pacto sucesor formalizado en vida antes de que los cambios fiscales entren en vigor y anulen las ventajas fiscales que conllevan los actuales. Por último, es necesario recordar que existen ciertas operaciones que no tributan, como las prestaciones de maternidad y paternidad, las indemnizaciones por despidos, los trabajos efectuados fuera de España –con un máximo de 60.000 euros y habiendo tributado en el país extranjero–, las becas hasta 6.000 euros y las retribuciones en especie.

 

Fuente: El Mundo

Comentarios