Tarjetas de crédito o de débito, ¿a cuáles nos llevamos de viaje?

Fecha de publicación: 12.09.2018
Tarjetas de crédito o de débito, ¿a cuáles nos llevamos de viaje?

¿Quién no ha aprovechado las vacaciones de verano para hacer ese viajecito pendiente? Casi todos hemos cogido las maletas y hemos pasado por algún aeropuerto durante julio o agosto; y es que, el verano es la época preferida de los españoles para las escapadas y los viajes, sin importar la duración ni el destino. Y los que no se han podido librar del trabajo en agosto, siempre tienen la opción de viajar en septiembre, opción que va ganando terreno a pasos agigantados.

Sin embargo, quien viaja con frecuencia conoce los quehaceres y “deberes” de obligado cumplimiento que se deben completar antes de salir. Uno de los aspectos más importantes es la divisa del país que vamos a visitar. Y esto engloba tres aspectos más: cuál es el cambio de la divisa extranjera al euro –siempre que no sea el propio euro, claro–; cuánto cuesta cambiar divisa –tanto en España como allí– y qué nos costará sacar dinero de los cajeros de nuestro destino.

Qué divisa impera en el lugar adonde vamos

Para hacernos una idea rápida, son un total de 19 países los que pertenecen a la “zona euro” –incluyendo España–; es decir, que si viajamos por Europa, es frecuente librarse del cambio de divisa, porque tenemos 18 destinos posibles cuya moneda oficial es el euro. En todos ellos, podremos pagar con la tarjeta de débito en comercios, establecimientos y restaurantes sin pagar comisiones. Otro cantar será el de sacar dinero del cajero, donde sí es probable encontrarse con algún porcentaje de comisión.

El consejo que damos desde aquí a todos los viajeros es el siguiente: asegurarse de qué divisa es la oficial en el país de destino y, si no es el euro, comprobar la tarifa de cambio equivalente al euro en alguna página web oficial de comparador de divisas.

Jugar con las tarjetas de crédito y débito

Pongamos que, estemos donde estemos, bien en Europa o en Sudamérica, necesitamos retirar dinero de un cajero. Pues bien, el turista debe saber que existen diferencias entre hacerlo con la tarjeta de crédito y la de débito.

A finales del mes de mayo, las comisiones establecidas por bancos y cajas rondaba el 4,61% de media para la extracción de dinero con tarjeta de crédito desde un cajero de un país extranjero. Esto significa que, cuando retiramos 100 euros con nuestra tarjeta de crédito, nos estamos gastando, en realidad 104,61 euros.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

En cambio, las comisiones establecidas para extraer efectivo con una tarjeta de débito es prácticamente 0,6 puntos menor: en junio, la media establecida por las entidades bancarias españolas era de un 3,98%; de modo que 100 euros extraídos representan un coste de 3,98 euros.

Con ambas acabaremos obteniendo el efectivo que deseamos, pero con una tarjeta de crédito nos saldrá más caro.

Moraleja: una de cada

Ahora ya sabemos qué nos puede costar sacar dinero cuando estamos de vacaciones. Por eso, otro consejo que damos es viajar siempre con dos tarjetas, como mínimo, en la cartera: una de crédito para realizar pagos de compras, comidas y otros gastos en comercios; y otra de débito para retirar efectivo de los cajeros.

Puesto que los porcentajes que aparecen en este artículo constituyen la media de todas las entidades bancarias españolas, conviene que cada uno se acerque a su sucursal antes de salir de viaje con el fin de averiguar con exactitud qué tarifas y comisiones aplica su banco por el uso de las tarjetas.

El caso más recurrente es que se aplique la tarifa máxima, pero nunca está de más asegurarse. También es posible verlas publicadas en folletos comerciales, en la página web o incluso en el sitio web del Banco de España, además de en la propia sucursal.

No obstante, se insiste y recomienda optar por la opción de hablar con un comercial de confianza de nuestro banco, pues siempre cabe la posibilidad de negociar una tarifa algo más beneficiosa.

 

Fuente: Levante - EMV

Comentarios