¿Son los préstamos rápidos online garantía de seguridad?

Fecha de publicación: 19.09.2019
¿Son los préstamos rápidos online garantía de seguridad?

Aunque no parezca claro, hay una razón de ser para los complicados procedimientos de solicitud de préstamo en las entidades bancarias tradicionales. Todo se remonta a la crisis financiera de hace poco más de una década, cuando los bancos, traumatizados, se fortalecieron estableciendo condiciones y requisitos más estrictos para la obtención de créditos. De ahí que los procesos resulten largos y tediosos.

Esto lo aprovecharon varias empresas de financiación, la mayoría venidas del norte de Europa, que llegaron a España ofreciendo créditos rápidos que, por primera vez, podían gestionarse online. Con unas condiciones muy poco exigentes y un proceso de solicitud sencillo, rápido y cómodo, se ganaron el beneplácito de la mayoría de ciudadanos.

Es bonito, pero ¿es seguro?

Los créditos que ofrecen suelen ir desde los 50 hasta los 2.000 euros, pero los hay de cantidades todavía más altas. Algunas de estas entidades crediticias, a día de hoy multiplicadas en número y totalmente arraigadas en el mercado financiero español, prestan notables facilidades a los clientes que no pueden prestar aval ni nómina, por razón de la naturaleza de su empleo, o bien porque no lo tienen. 

En casos todavía más extraños, es posible encontrar entidades que le den la oportunidad de obtener un crédito a todos aquellos morosos que, por mantener deudas con terceros, aparecen inscritos en el fichero ASNEF.

Pese a todo ello, el hecho de que los procedimientos de solicitud de crédito se formalicen íntegramente a través de Internet con estas nuevas entidades crediticias, todavía hace levantar sospechas a algunos desconfiados. ¿Hasta qué punto son seguros estos créditos rápidos online, en realidad?

Los temores de los clientes

No es extraño detectar desconfianza en una gestión online en la que se maneja información tan importante, como la bancaria y la personal de un cliente. Cada día, se llevan a cabo multitud de estafas a través de la red, y muchos usuarios se sienten inseguros a la hora de gestionar su dinero a través de la pantalla.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Además, la gran cantidad de negocios fraudulentos que circula por internet, casi inconscientemente, nos hace ser precavidos, y nuestro propio sistema de alarma salta cuando nos encontramos con una oferta llamativamente buena, tan buena, que resulta sospechosa.

Nos podemos fiar de las entidades de crédito

Pues bien, estas nuevas entidades crediticias conocen los temores de sus clientes y desde el principio han estado trabajando en pos de su tranquilidad. Si quieren ser competentes, no tienen más remedio que invertir y trabajar en un complejo sistema de seguridad que mantenga a salvo todas sus operaciones en la red. Y así lo hacen.

Además, las ofertas de estas entidades no son ningún espejismo. Estas entidades son fiables y seguras, y sus productos son tan ventajosos que ni siquiera nos los creemos. Sin embargo, podemos empezar a hacerlo. 

Eso sí, antes de clicar, es importante asegurarnos de que no es un fraude por anuncio falso. Existen ciertas características que definen a estas entidades y que, si conocemos bien, nos dirán si lo que vemos es seguro o no.

Detalles que las diferencian de los fraudes

Puesto que estamos navegando online, la primera comprobación será sobre el sitio web. Si es seguro o no, eso nos lo dirá su URL. Fíjate si empieza con “https”. Si es así, estamos en una página web segura.

El segundo paso, una vez hemos accedido a la página web de la entidad crediticia, es echar un vistazo a sus avisos legales. Revelador será también que dichos avisos se encuentren en una ubicación fácilmente localizable en la página web.

El tercer método es acudir a una página que comprueba la fiabilidad de otras webs. Si el enlace presenta problemas o la información resultante es ambigua, será mejor salir.

Una última idea es basarse en la valoración de otros usuarios que, supuestamente, deben de haber obtenido los servicios de la entidad. Fíjate, por la manera en que están redactadas las opiniones, las notas medias y los nombres y fotos de los usuarios que firman, si se trata de valoraciones falsas. Las valoraciones reales te ayudarán mucho a descartar la opción o seguir con ella hasta el final.
 

Fuente: Estrella Digital

Comentarios