Soluciones para financiar las Navidades

Fecha de publicación: 20.12.2018
Soluciones para financiar las Navidades

La Navidad ha llegado y, como cada año, hace furor tanto en las calles como en los locales de los comercios. Ya hace semanas que en los escaparates brillan luces de colores y ofertas que abren el apetito de cualquier cartera: campañas, promociones, rebajas, productos exclusivos… Es una fiebre que se repite año tras año, y en la que siempre caemos presos. Es la época de mayor consumo y nosotros siempre estamos ahí para gastar.

Las consultoras Sondea y Deloitte han elaborado estudios que dan forma a estas afirmaciones: los españoles gastaremos entre 650 y 800 euros de media, cada uno, en compras navideñas. Casi la mitad de estos gastos estarán destinados a los regalos –un 40%, concretamente–, un 31% se invertirá en las comidas y cenas familiares tan irresistiblemente aparatosas, y con un 17% de inversión en cada uno, los viajes y el ocio representan la tercera fuente de gastos.

Pero todo esto no es poco ni se lo gasta cualquiera sin despeinarse. Muchas veces, estas inversiones están lejos de nuestro alcance, sobre todo si no hemos podido –o querido, o sabido– ahorrar o si las pagas extras han brillado por su ausencia. La cara amable del asunto es que podemos financiar la Navidad para poder disfrutarla como siempre.

Los créditos rápidos online

Uno de los recursos estrella para combatir las malas rachas económicas o la necesidad repentina de dinero son los créditos online. Los vimos por primera vez hace poco más de diez años, en plena crisis económica y cuando las emergencias financieras eran casi una costumbre. Desde entonces, se han arraigado a la cultura financiera de España y su uso está claramente orientado a situaciones de necesidad imprevistas, como pueden ser averías en casa o en el coche, facturas impagadas o incluso compras de urgente necesidad.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Su éxito se debe a distintos motivos. En primer lugar, porque se trata de un método cómodo por poderse hacer desde cualquier dispositivo con conexión a Internet, y sencillo por su mecánica. En segundo lugar, porque en algunos casos no es necesario presentar avales o nóminas, aunque esto ocurre en ocasiones muy puntuales y no es habitual. En tercer lugar, son un producto de los más buscados por el hecho de constar de un sencillo formulario que rellenar en el sitio web de la entidad crediticia donde vayamos a solicitar el crédito rápido, elegir la cantidad deseada y establecer el plazo para su devolución, que no suele exceder de un mes.

Las cifras disponibles de dinero suelen ser bajas, ya que se trata de emergencias concretas y sin un alto valor dinerario. Son muchos los perfiles de consumidor que pueden optar a un crédito urgente, como autónomos, estudiantes, trabajadores, entre otros, siempre que cumplan los requisitos mínimos exigidos por la entidad crediticia.

Tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito ya son el medio de pago más usado en España, superando al dinero en efectivo, ya que permiten comprar sin ver cómo el dinero desaparece de nuestra cuenta. Todos los cargos aparecerán el primer día de cada mes, y eso permite disponer de todo el dinero durante todo el mes. Sin embargo, conlleva el consumo responsable de compras, ya que aumenta las posibilidades de quedarnos en números rojos si no vigilamos los gastos. Estas Navidades, los bancos ofrecen tarjetas que fraccionan los pagos con una comisión de por medio, y lo mismo ocurre con las grandes superficies, con tarjetas de compra propias que permiten algún descuento y beneficios.

Compras a plazos

Por último, otra solución de ahorro para las Navidades es la compra a plazos. Esta opción la ofrece la mayoría de las tiendas cuando compramos bienes de un precio considerable; el mejor ejemplo son los electrodomésticos, que en la mayoría de los casos podemos fraccionar el pago en cuotas mensuales sin tener que abonar la totalidad de golpe. El plazo suele ser de un año y lo más interesante es que no devenga en intereses.

 

Fuente: El Mundo Financiero

Comentarios