Seis métodos para esquivar el fichero de morosos

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 12.12.2019
Seis métodos para esquivar el fichero de morosos

Ampliación de plazo, ampliación de capital, reunificación de cuotas, refinanciación… Hay formas de evitar caer en un fichero de morosos. Aquí descubrimos seis que puedes aplicar

Los españoles vamos reduciendo deuda poco a poco. En los últimos 9 años, ha bajado un 28% hasta los 704.390 millones de euros, aunque todavía representa el 60% del PIB.

Pero siempre hay deuda por algún lado, y así se ratifica en los datos del Banco de España, que afirma que las deudas originadas en créditos al consumo son ahora 7.300 millones de euros más altas.

¿Qué soluciones hay para esquivar el fichero de morosos?

Reunificación de la deuda

Gorka Berrenetxea, director financiero de iMorosity, una empresa de gestión de morosidad, afirma que “la reunificación de deudas, si se utiliza de forma adecuada, puede ser una vía de financiación muy recomendable”. No obstante, Pablo Souto, expero de iAhorro, prefiere matizar esta afirmación. Solo es una buena idea si queremos salir de una emergencia financiera importante. Si el problema no comporta una cifra muy alta, es mejor recurrir a los ahorros. “Hay que tener en cuenta que las entidades están poco interesadas en llevar a cabo esta medida, por lo que las comisiones son bastante elevadas”, advierte. 

Y de la misma opinión es la portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Ileana Izverniceanu: es “la solución más cara de todas”.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Ampliación de plazo

Según el director de iMorosity, Mario Mazaira, alargar el plazo es la opción más utilizada con el auge de las entidades de crédito online y en los préstamos hipotecarios, basándose en datos de la OCU. Izverniceanu asegura que cuanto más distanciadas estén las fechas de pago de las cuotas, “más fácil será enfrentarse a ellas”. En su opinión, lo que más factible convierte a esta medida es lo barata que resulta: unos 75 euros por gastos notariales y registrales, más una comisión bancaria que no rebasará el 0,1% del capital pendiente en ningún caso. “Hay que tener en cuenta que la ampliación es recomendable cuando el plazo pendiente no es muy largo, ya que cuanto mayor sea, menos se notará en la cuota el alargamiento”, añade la portavoz de la OCU. Pese a ello, Souto destaca que, “al tardar más tiempo en saldar nuestra deuda, los intereses totales del préstamo serán mayores”.  

Ampliación de capital

Esta se presenta como alternativa a la ampliación de plazo y solo en los créditos hipotecarios. El objetivo es obtener más dinero y poder saldar con él los restantes los créditos online no devueltos, penalizados con intereses altos. Al mismo tiempo, ganaremos tiempo para ir reduciendo la deuda actual con nuevos ingresos y, además, con los intereses bajos de las hipotecas. Izverniceanu señala, no obstante, que “ampliar el capital del préstamo tiene unos gastos relativamente elevados”. La razón es que tendremos que volver a abonar el impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, los gastos notariales, registrales y de gestoría, puesto que el banco exigirá una tasación nueva del inmueble bajo hipoteca.

Carencia de capital

La carencia parcial de capital se puede solicitar como deudores para que, durante un periodo acordado, solo pagaríamos las cantidades devengadas por los intereses del préstamo. La carencia total es otra opción, por la que no pagaríamos ni un euro por las cuotas de devolución del crédito. Pero cuidado, porque Souto explica que, tanto en una como en la otra, “las cantidades que el usuario deja de abonar temporalmente serán cobradas por el banco después, y la cuota del préstamo será recalculada”.

Dación en pago

La dación en pago es la acción de dar o entregar un bien de nuestra propiedad en sustitución del pago dinerario de la cuota. Normalmente este bien es la propia vivienda, que pasa a ser propiedad del banco a cambio de la extinción de la deuda. Esta es “una figura de la que se ha hablado mucho a raíz de los impagos que se produjeron durante la crisis financiera”, afirma Souto. Mazaira dice que “el cliente y la entidad deberán ponerse de acuerdo a través de una negociación” para determinar qué porcentaje de la deuda se cancela.

Refinanciación de la deuda

Es el último recurso que Mazaira ve como solución a la posibilidad de caer en un fichero de morosos. Refinanciar la deuda significa unificar todos los préstamos en una sola deuda, siempre y cuando uno de los préstamos sea hipotecario. “No creo que sea oportuno generalizar, por lo que diría que su utilidad se tendrá que estudiar caso por caso”, afirma el experto de iMorosity.

Pero Souto, “refinanciar una deuda solo para reducir una cuota que no tenemos problema en pagar supone incrementar voluntariamente lo que le pagamos al banco por intereses”.

Fuente: El País

author

Autor del articulo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios