Qué hace distintos a los créditos rápidos online

Fecha de publicación: 21.03.2019
Qué hace distintos a los créditos rápidos online

Solo aquellas personas ajenas al mundo financiero y a su día a día pueden desconocer el concepto de créditos rápidos online. Y decimos “concepto” porque estos elementos crediticios son ya algo más que un producto. Hace falta estar totalmente desligado de los entresijos del sector bancario para no haber oído hablar de ellos.

En una breve explicación para todos ellos, los créditos rápidos online son cantidades de dinero otorgadas por entidades crediticias a través de Internet. El principal objetivo es cubrir una necesidad económica urgente del que lo solicita. Al existir solamente en el entorno digital, estos productos comportaron novedades muy importantes en su día en cuanto a la forma de formalizar las relaciones entre entidad y particular. Las entidades solo existen en su página web, en lo que concierne al cliente, y a partir de ellos, han ido surgiendo una variedad de productos derivados que no hace más que soltar las riendas comerciales del marketing para las entidades de crédito. Según se dice, estos créditos rápidos online han venido a salvarle la vida –o el bolsillo– a más de uno y a sacarlo de un apuro.

Lo que hace distintos a los créditos rápidos online

Sabiendo lo que sabemos ya, no es de extrañar que solicitar un crédito online nos dé ventajas sobre los préstamos bancarios tradicionales. La clave es su naturaleza online: gracias a ello, todas las gestiones necesarias pueden hacerse desde donde sea que tengamos un dispositivo con conexión a Internet, sea un ordenador, una tablet, un smartphone… Imagina no tener que moverte de casa, por ejemplo, para solicitar un crédito de 500 euros. Y, sumado a esto, el hecho de poder ver aprobada su solicitud unos minutos más tarde, cuando ni siquiera te has movido del sofá.

¿Por qué? Al gestionarse todo en la red, los créditos rápidos no entienden de demoras ni plazos largos en el proceso de solicitud. No hay necesidad de acudir a ninguna sucursal y esperar a que nos atienda en persona el gestor. Para convertirte en solicitante, solo tendrás que rellenar un formulario online introduciendo los datos requeridos. Es probable, incluso, que no tengas que buscar ningún documento en los cajones de contabilidad.

Y si te han dicho que en unos minutos podrás saber si tu solicitud ha sido aprobada, eso no es todo. En caso afirmativo, la transferencia del dinero puede llegar a tu cuenta bancaria en 48 horas.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Sus variantes

Como se ha nombrado anteriormente, a raíz de los créditos rápidos han nacido multitud de tipologías y variaciones que, como usuario, tienes disponibles. Para todos ellos, sin embargo, recomendamos conocer nuestra propia situación económica y lo que puede dar de sí, además de estudiar encarecidamente las características de cada producto antes de contratarlo, así como la forma en que puede impactar en nuestra economía.

Por ejemplo, existen los créditos sin nómina para aquellos que no disfrutan de una nómina fija en su trabajo. Por supuesto, esto no garantiza la aceptación, pero puede darte opciones. Si, en cambio, el problema económico es de proporciones elevadas, es buena idea intentarlo con un préstamo a largo plazo, que ofrecen cantidades importantes y con plazos de devolución de hasta varios años.

Y mucho más por descubrir…

Hemos dejado sin mencionar otros aspectos positivos de los créditos rápidos online que forman parte también de las motivaciones de los usuarios a decantarse por ellos. Uno de ellos, por ejemplo, es que el beneficiario puede solicitar un aplazamiento del pago de ciertas cuotas de devolución si se ve incapaz de pagarlas. Los costes adicionales o las condiciones de morosidad aplicadas al caso dependen de cada entidad. Dejamos al usuario interesado que indague y descubra más ventajas de este tipo de productos. Eso sí, que no deje de buscar también las desventajas, que pese a haber pocas, siempre conviene tenerlas controladas.

Fuente: El Confidencial Digital

Comentarios