Por la libertad de aseguramiento

Fecha de publicación: 13.02.2018
Por la libertad de aseguramiento

Hemos llegado a un punto en que las entidades financieras, a través de los consumidores, esos mortales caminantes que deambulan en busca de porcentajes favorables, sacan por pura inercia el azote de las comisiones y operaciones ocultas para absorber beneficios.

Hablando de algo tan común como la contratación de una hipoteca, los clientes se ven, de buenas a primeras, lidiando con asuntos como la TAE, el TIN, la comisión de apertura, el Euribor, los gastos de escritura y registro, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, los costes de tasación y gestoría, la comisión por desistimiento y por amortización anticipada, el aval... Y, además, con todos los complementos asociados en forma de seguro de hogar y de vida, domiciliación de nómina, uso de tarjetas, plan de pensiones...

Algo que, en la mayoría de los casos, ni siquiera formaba parte del borrador mental del cliente en ese momento.

Además de manejar todas las variables que conforman una hipoteca, la persona que opte a ésta debe comprometerse con el banco por múltiples vías si quiere beneficiarse de las condiciones más ventajosas. Pero estos extras tienen los días contados.

La ley contra las ventas vinculadas y las combinadas

El Proyecto de Ley Reguladora de los Contratos de Crédito Inmobiliario ya calienta esperando su salida al Congreso de los Diputados para su tramitación. Se creó como Directiva Europea en 2014, y ahora está previsto que se incorpore a la plantilla de la legislación hipotecaria española  para poner fin a una práctica común entre la inmensa mayoría de entidades financieras: la de vincular seguros a sus hipotecas en pos de aumentar el lucro bancario.

Martín Navaz, presidente de Adecose –Asociación Española de Corredurías de Seguros-, dice que ésta "ha sido una práctica generalizada desde la época de la crisis, ya que permitía ingresos fáciles y de manera recurrente".

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Dicha maniobra consiste en una emboscada por parte del banco, que se refugia tras las conocidas "ventas vinculadas" y las "ventas combinadas" para asaltarnos con la venta de productos innecesarios y/o peligrosos. Las ventas vinculadas suceden al incluir, en el paquete de una hipoteca, otros productos como seguros de vida y de hogar, algo que prohibió la Unión Europea con la directiva que espera transposición en España. En el caso de las ventas combinadas, estos otros productos se presentan por separado, pero en la práctica son condición sine qua non para lograr un crédito ventajoso. Así, si el cliente cancela el seguro contratado, deja de beneficiarse de las condiciones favorables que le fueron prometidas, como puede ser un tipo de interés bajo.

Por la libertad de seguro

Aunque muy pocos se sientan a hacer números, Navaz revela que "haciendo números, resulta más ventajoso anular los seguros contratados, aunque se pierda la ventaja en el tipo de interés". La nueva ley también otorgará al consumidor la libertad de elegir y cambiar de seguro sin perder las cláusulas ventajosas de la hipoteca, aunque se vaya a firmar pólizas a entidades ajenas a la prestataria.

"Productos de la importancia de un seguro de vida, de hogar o de responsabilidad no se pueden meter en un paquete con la hipoteca y colocárselos al cliente", incide Navaz. Esta práctica, que dentro de poco constituirá delito, obliga al consumidor a someterse al mismo seguro durante toda su vida, y sin siquiera haberlo elegido. "¿Y por qué no va a poder beneficiarse de las mejoras que da el mercado?", se pregunta Navaz, para quien esa costumbre "va contra la más elemental competencia".

Y es que, según fuentes del sector, los seguros de vida pueden resultar hasta un 50% más caros cuando van incluidos en el pack hipotecario, mientras que los de hogar pueden ser, en función de las condiciones, entre un 30% y un 50% más costosos.

 

Fuente: El Mundo

Comentarios