Otro año bajo cero para el euríbor

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 23.01.2020
Otro año bajo cero para el euríbor

El comportamiento del euríbor durante los últimos meses y la previsión de los expertos sentencian al índice de referencia a continuar otro año más por debajo de cero.

Sabiendo que la tasa de interés de una hipoteca variable equivale al valor del euríbor en cada momento añadido a un diferencial en concreto, podemos constatar que el 2019 de aquellos hipotecados a tipo variable ha sido bastante movido. Siendo cierto también que el principal índice de referencia se oculta bajo los cero puntos desde hace casi cuatro años –concretamente, desde febrero del 2016–, su estela deja un rastro de picos que, a principios de 2019, auguraba un acercamiento importante al cero.

/data/prestamosperfectos.es/multimedia/documents/evolucion-del-euribor-a-12-meses-en-2019.png

Fuente: Banco de España

Sin embargo, este año recién terminado ha sido testigo, uno más, de otro desplome del índice –uno más– hasta su mínimo histórico. Curiosamente, desde ahí volvió a remontar hasta el -0,261 con que cerró el año. Y basándose en dicho comportamiento, los expertos vaticinan un 2020 con el euríbor en negativo.

Según Joaquín Robles, analista del bróker financiero XTB, la coyuntura económica es a lo que deberíamos echarle la culpa si buscamos culpables de la depresión del euríbor durante este nuevo año. El euríbor va de la mano de los tipos de interés generales que el Banco Central Europeo (BCE) fija para los préstamos entre los bancos europeos. Por eso, “las previsiones económicas deberían mejorar mucho para que el BCE decidiera subir los tipos y se viera un euríbor positivo”, dice Robles.

/data/prestamosperfectos.es/multimedia/documents/varacion-anual-del-euribor-a-12-meses-en-2019.png

Fuente: Banco de España

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Pocas esperanzas

El objetivo fijado por el BCE es que la inflación alcance el 2% en los próximos años. Ahora se encuenta en el 1% y Christine Lagarde, la sucesora de Mario Draghi en el BCE, tiene “muy complicado” cumplir su objetivo, según Robles, puesto que “no tiene mucho margen de maniobra”. El experto advierte que “Europa va a otra velocidad y no está siguiendo la estela de Estados Unidos, que tiene un crecimiento estabilizado en el 2%, un paro del 3,5% y una inflación del 2%, una Bolsa que sube un 25% y una Reserva Federal que ha bajado tres veces los tipos de interés para fortalecer las condiciones crediticias”. E insiste: “Es cierto que todos los años pensamos que la economía de EE. UU. caerá y hasta ahora no ha sido así, pero al fin y al cabo las coyunturas son cíclicas y, cuando en el otro lado del charco sufran algo de deterioro, ello acabará impactando muy negativamente en Europa.

Los expertos analistas de Bankinter están del lado de Robles, y creen que el PIB y el IPC de la eurozona no aumentará todo lo rápido que debería hacerlo para alcanzar el deseado 2%. Esto hace que el euríbor, según sus predicciones, se sitúe en un -0,10 para el 2021. “El tipo de depósito –que los bancos europeos pagan al BCE por ingresar dinero en él– seguirá en el -0,50%, el tipo de referencia, en el 0%, y continuará la compra de activos por 20.000 millones de euros al mes”, afirman los expertos.

La estela del euríbor

Parece extraño pensar que, a estas alturas, justo un año atrás, el euríbor se acercara peligrosamente al cero para después volver a desandar sus pasos. Todo porque la política monetaria del BCE hizo un amago de endurecerse, con la inflación rozando el 2%. No obstante, entonces “se empezó a ver un empeoramiento de la economía, fruto de las tensiones arancelarias entre Estados Unidos y China y el alargamiento del Brexit, lo que hizo pensar a los inversores que el BCE podía mover ficha y bajar los tipos de interés al -0,10%”, afirma Robles. Esto dio más cuerda de la esperada al euríbor que, deprimido, cayó en picado durante el resto del año hasta tocar su mínimo histórico de -0,356 en agosto

El enésimo viraje sucedió en septiembre. “La reunión que el BCE celebró en aquel entonces fue determinante”, asegura Robles. “Se supo que el tipo de interés general no se modificaba y que se aumentaba la cuota de capital de los bancos exento del tipo de depósito”. El acuerdo comercial entre Estados Unidos y China y el referéndum por el Brexit en Reino Unido le devolvió la fuerza al índice de referencia hasta el -0,263 que conocemos de diciembre.

Fuente: El pais

author

Autor del articulo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios