Nueve formas de esquivar un crédito y evitar una deuda (Parte I)

Fecha de publicación: 19.02.2019
Nueve formas de esquivar un crédito y evitar una deuda (Parte I)

Recurrir a los créditos para obtener cierta cantidad de dinero siempre tiene origen y causa que, aunque normalmente representa una necesidad real, otras veces reside en los caprichos irresistibles, los cuales sobreviven incluso al filtro que el consumidor medio impone basado en su situación económica.

No es la primera vez que en este blog aconsejamos no gastar lo que no tenemos, tampoco los expertos se cansan de decirlo; aun así, según una en cuesta de Kruk –compañía de cobro de deudas–, el 27% de los españoles reconoce que en ocasiones compra productos o servicios que no se puede permitir. ¿Qué ocurre? Que la financiación para poder “permitirse” ese capricho también acarrea un gasto, para el cual es posible que no estemos preparados, y si sumamos uno más uno, el capricho ya nos sale demasiado caro. La espiral de deuda ya nos acecha.

José María López es experto en finanzas y propone evitar riesgos innecesarios e injustificados. “En una sociedad tan acelerada como esta, resulta complicado tener un minuto para reflexionar sobre ello, pero el consumo responsable debe anteceder al crédito responsable”.

Reflexión es lo primero que pide, pero ¿qué hay de aquellos que no saben ver venir las deudas? ¿Cómo se puede prever y prevenir una situación de sobreendeudamiento?

Los expertos recomiendan que nos hagamos nueve preguntas claves y que nos respondamos con sinceridad. A continuación, en la primera parte de este artículo, descubriremos las tres primeras.

¿Sabes a dónde va a parar tu salario?

Ricardo Camarena, director de operaciones de Resuelve tu Deuda, afirma que “la planificación es crucial” para no caer en las garras del endeudamiento. No importa en papel o en formato Excel, lo que importa, según él, es organizar los gastos según sean compras diarias, ocio, caprichos y otras razones. Sin estas listas, tu dinero se vuelve abstracto y puedes perder la cuenta, pero con ellas, verás a dónde va a parar tu sueldo, lo cual te dará perspectiva sobre tu economía y claridad para recortar lo innecesario. Si tienes poca fuerza de voluntad, pídele a tu banco “que establezca un límite mensual de gasto en la tarjeta”, sugiere Camarena.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

¿Tienes un fondo de emergencia?

Si los ricos se construyen habitaciones del pánico, dice Camarena que nosotros tenemos que construir fondos de emergencia. “Una buena medida para comprobar que tenemos un nivel de ahorro adecuado es calcular la cantidad que necesitaríamos para vivir hasta seis meses sin trabajar”. El dinero depositado en el fondo de emergencia solo está para eso, para emergencias.

Por su parte, Gorka Barrenetxea, director financiero de iMorosity, advierte que “si no disponemos de este fondo, y la causa es que nuestras deudas nos impiden tenerlo, podríamos estar sobreendeudados”.

López vuelve a la carga para insistir en la importancia de este fondo: “Si como consecuencia del endeudamiento, la pérdida de la fuente principal de ingresos limita a semanas o días la capacidad para mantener el gasto sin liquidar activos o pedir prestado, deberían saltar las alarmas”.

Hay una encuesta del Banco de España y la CNMV que justifica su importancia: el 30% de los españoles viven con menos de 14.500 euros anuales, y sin su sueldo o un fondo de emergencia no aguantaría ni un mes en estas condiciones.

¿Pagas tus gastos sin financiación?

Para Mario Mazaira, director general de iMorosity, poner en peligro nuestra economía a medio o largo plazo para solucionar emergencias financieras a corto plazo “suele ser el mayor de los errores”. Por extraño que le pueda parecer a alguien, recomienda también no dejarse seducir por la financiación a coste cero o sin intereses, ya que esconden otros gastos. “En la mayoría de los casos, llevan gastos de apertura, gestión y formalización, y se utilizan para compras impulsivas, innecesarias”.

López insiste en estudiar la situación y pensar con calma qué es lo mejor para nuestra cartera: si abrir la hucha de los ahorros, si costear el bien entero con un crédito, o si aplicar los dos métodos.

 

Fuente: El País

Comentarios