Los secretos del éxito de los créditos rápidos online

Fecha de publicación: 01.01.2019
Los secretos del éxito de los créditos rápidos online

La visita a la sucursal bancaria cada vez forma menos parte de la rutina de los españoles, y por las oficinas cada vez aparecen menos solicitantes de créditos. No existe misterio relativo a este fenómeno, sino que la causa es bien clara: los avances digitales en materia financiera permiten realizar trámites, cada vez de más tipos, desde casa o desde donde sea que tengamos un dispositivo electrónico –smartphone, tablet, ordenador…– con conexión a internet y con la aplicación del banco de turno.

A esta, hay que añadirle otra causa, la del surgimiento de centenares de entidades de crédito que le disputan el mercado de consumidores a las entidades bancarias tradicionales. Aquellas, las nuevas, han ganado terreno por la vía rápida, simplemente facilitando el proceso de obtención de un crédito rápido, y convirtiendo el engorroso procedimiento de solicitud de préstamo en un formulario online que se puede enviar en cuestión de minutos. En cambio, la banca se mantiene reacia a adaptarse a esta demanda que ahora impera en el mercado crediticio, conservando sus políticas de procedimientos lentos e incómodos, sometiendo la concesión de préstamos a la superación de requisitos y garantías complejas y exigentes, lo que convierte automáticamente a estas entidades en obstáculos para la rápida fluidez de capital y en enemigos del dinero rápido.

Efectividad y otros factores

Existen, sin embargo, otros factores externos a los bancos que han disparado el negocio de los créditos online en los últimos años, especialmente los créditos urgentes y rápidos. Uno es el resurgimiento en la calidad de vida y en la economía de los consumidores –ahora se atreven a permitirse caprichos o a enfrentarse a intereses de devolución como precio para poder librarse de una urgencia económica–, y el otro es el gigantesco y feroz crecimiento de los servicios de economía digital, ya que las entidades crediticias que operan en este sector, lo hacen a través de sus portales y plataformas, web, y muy pocas tienen oficinas abiertas al público o incluso en España. Este método ha resultado el más adecuado teniendo en cuenta la naturaleza del producto ofrecido, que son créditos rápidos de cantidades pequeñas –entre los 50 y 1.000 euros– a devolver en plazos cortos de tiempo, que suelen rondar los treinta días. Todo tiene sentido cuando descubrimos que el cliente más habitual es aquel a quien le ha surgido un gasto imprevisto y necesita dinero cuanto antes para solventar esa emergencia económica.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Quién solicita qué

El mercado de los créditos al consumo ha experimentado una notable recuperación en los últimos años, como así se extrae de una encuesta realizada por el Banco de España. Cabe decir que los minicréditos no entran en este categoría. Lo que sí nos da datos sobre estos es un recuente estudio sobre microcréditos online basado en los datos recogidos de una muestra de solicitudes de dichos productos en 2016. Podemos afirmar, entonces, que el cliente medio es un consumidor de entre 30 y 50 años que solicita créditos rápidos de menos de mil euros. Sin embargo, cuando tenemos en cuenta a los solicitantes que son trabajadores autónomos, la cantidad media sube a los 3.000 euros. La temporada alta de solicitudes se sitúa en los meses de agosto y septiembre, provocada por el deseo de compensar los gastos vacacionales y afrontar la vuelta al cole y al trabajo. En cuanto al destino del capital obtenido gracias a un crédito rápido, existe un uso favorito para los españoles: el seguro de vehículos. Junto a este, el abono de alquileres, facturas telefónicas y de Internet, incluso pagos de multas viales.

Recomendación de la casa

En todo caso y como obligación económica y moral, es fundamental ser consciente de qué producto estamos contratando y que luego, para su devolución, deberemos abonar dinero de nuestro bolsillo. Nunca debemos olvidar que los créditos rápidos no son un regalo sino un producto cuyo precio hemos de pagar. Recomendamos una exhaustiva y responsable gestión del presupuesto y a una reflexión antes de contratar el producto. Es fundamental escoger adecuadamente, ya que de esto dependerá nuestra viabilidad económica en un futuro a corto o medio plazo.

 

Fuente: Desde Soria

Comentarios