Los peligros y placeres del mercado crediticio

Fecha de publicación: 01.11.2018
Los peligros y placeres del mercado crediticio

No mentimos cuando decimos que nos hemos hecho caprichosos. El público está cada día más hecho a la idea de que es posible conseguir los productos deseados sin trabas y, sobre todo, sin esperas. Que casi todo podemos tenerlo al instante. Pues bien sean parte del origen de esta tendencia o bien estén aquí para confirmarla, los créditos rápidos online juegan un papel importante en la sociedad de hoy en día. Lo son porque representan la inmediatez, los servicios personalizados y la atención inmediata en cualquier momento del día. Eso es lo que define a los nuevos reyes del mercado crediticio y financiero.

El mundo crediticio sobre plataformas

Para despejar las dudas, las entidades crediticias que dominan el territorio son empresas que otorgan préstamos rápidos online mediante sus plataformas en la web. Como hemos dicho, conceden dinero y, además, ayudan a quienes se encuentran en una situación de angustia económica.

Luego, existen las comparadoras. Éstas son otro tipo de plataformas web cuyo objetivo ayudar al público a decidir qué cantidad de dinero solicitar o, si ya viene decidido de antemano, dónde solicitarla, es decir, a qué entidad crediticia acudir en busca del dinero. Disponen de una gran base de datos con todas estas entidades y los productos que ofrecen en la web, una pestaña con información esencial sobre el producto y un enlace a la página web de la propia entidad para el caso en que convenza al usuario.

Solicitud rápida y requisitos asequibles

Pero hablábamos de la flamante inmediatez que todo el mundo persigue hoy en día para hacerse con lo suyo. Las entidades crediticias, en la mayoría de ocasiones, aunque no siempre, responden a las solicitudes de préstamos de los usuarios en un breve espacio de tiempo: pueden ser diez minutos, quince o veinte, pero suelen ser pocos. Esto constituye una atracción para los amantes de lo rápido.

Además, el procedimiento es simple si tenemos en cuenta que hay dinero en juego. La información a complementar es siempre de índole personal, laboral y económica. Es posible que, según la entidad crediticia, tengamos que enviar un correo con algún documento escaseado, como el DNI o la cartilla bancaria.

Eso sí, si no somos mayores de edad, no tenemos una cuenta bancaria a nuestro nombre, ni un número de teléfono y correo electrónico operativos, será imposible sacar algo de ahí.

Una combinación irresistible… y peligrosa

Tengamos en cuenta que todo esto lo podemos estar haciendo desde el sofá de nuestra casa, o desde la cocina, o desde el despacho. Sea donde tengamos conexión a Internet, porque el procedimiento es íntegramente online. Inmediatez y comodidad constituyen un dúo irresistible, ¿podemos pedir algo más? Pues por poder, podemos.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Algunas entidades crediticias ponen un plus para la captación de clientes. Aparte de los dos factores que acabamos de nombrar, queda otro por cubrir, que quizá sea el que más reclamo posee: lo gratuito.

Por eso ofrecen créditos online rápidos sin intereses bajo el cartel de gratis. Hemos de decir que no todas las entidades lo hacen ni todas las que lo dicen, lo cumplen. Pero, centrándonos en las honestas, conceden un crédito del que solo tendremos que devolver en cantidad exacta, sin intereses en la devolución. Condición indispensable: que sea el primer crédito que pedimos, solo el primero. Recuerda que es una estrategia de captación de nuevos clientes. Cuidado, porque es peligroso acostumbrarse, actúa y decide con sentido común y acorde a tus necesidades económicas. El juego de ir picando de todos los créditos gratis no suele terminar como empieza.

Última advertencia: ASNEF

Solo queda advertir de una cosa. Los créditos rápidos con ASNEF son otro llamativo señuelo que puede tentar a más de un deudor.

¿Por qué decimos “deudor”?

Porque son productos crediticios susceptibles de ser concedidos también a personas cuyos nombres están inscritos en ficheros de morosos, tales como ASNEF. Las entidades que los ofrecen, dan la oportunidad a personas que mantienen deudas con terceros de obtener el crédito que muchas otras casas les han negado precisamente por eso.

Pues bien, algunas lo cumplen, pero no todas.

Se trata de una técnica más de captación y significa que hacerse ilusiones en el mundo crediticio es, en ocasiones, descorazonador.

 

Fuente: Adiante Galicia

Comentarios