Los ERTE, paso a paso

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 02.07.2020
Los ERTE, paso a paso

Tanto si eres empresario o un empleado, te conviene saber cómo se hace un ERTE por fuerza mayor o causas económicas, técnicas o productivas. En esta guía, descubrirás los pasos para solicitarlo.

Para empezar a definir el Expediente de Regulación Temporal de Empleo, o ERTE, es necesario saber que los hay de dos clases: por fuerza mayor y por causas económicas, técnicas y productivas.

El primero es el que más se ha realizado durante la crisis sanitaria, con un total de alrededor de tres millones de casos. El segundo comporta menos facilidades desde el punto de vista empresarial, ya que requiere la demostración de que la empresa sufre pérdidas económicas por un descenso en el volumen de trabajo o algún cambio en los medios de producción, y se ha dado menos frecuentemente: unos 400.000 desde el 14 de marzo.

ERTE por casos de fuerza mayor

Este expediente consta de 5 fases: presentación, primera comunicación, resolución, segunda comunicación y vuelta a la autoridad.

La presentación de la solicitud del ERTE ante la autoridad laboral competente es por donde se empieza, “a través de un modelo normalizado acompañado por un informe sobre la vinculación entre el ERTE y la pérdida de actividad como consecuencia de la pandemia”, en palabras de Eva Gómez, abogada especializada en derecho laboral del despacho Sanahuja Miranda.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Esto hace pensar que el empresario deberá acreditar la situación de fuerza mayor con la documentación que demuestra en qué sentido se refleja en la empresa. En el caso de la crisis sanitaria, era suficiente presentar la declaración del estado de alarma del Real Decreto 463/2020 y cualquiera de sus consecuencias.

Una vez realizada la presentación, lo más diligente es informar inmediatamente a los empleados de que se ha presentado la solicitud de ERTE. Esta comunicación incluye la presentación del informe anterior a los representantes de los trabajadores, y “puede ser un correo electrónico dirigido a cada trabajador o, si los hay, a sus representantes, o a ambos”, apunta Gómez.

El tercer paso llegará con la resolución de la autoridad laboral, que además de considerar los motivos alegados como causa de fuerza mayor, “en la práctica, la resolución de la autoridad laboral entra también en la valoración de las medidas concretas —suspensión del contrato o reducción de jornada— para cada trabajador”, afirma Gómez.

La autoridad laboral deberá comunicar al empleador la resolución en un plazo de cinco días. Antes de hacerlo, este organismo puede basarse en un informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para tomar la decisión final.

La segunda comunicación a los empleados por parte del empresario consistirá en la resolución oficial de la autoridad laboral, previamente conocida por el propio empresario.

El último paso consiste en describir las medidas concretas del ERTE al organismo laboral. Algo que, según Gómez, “es reiterativo, puesto que estas ya se detallan en la solicitud, pero hay que hacerlo”.

ERTE por causas económicas, técnicas o productivas

Cuatro son las fases que componen este tipo de ERTE.

La primera es igual que la del ERTE anterior, solo que la comunicación desde la empresa acerca de su intención se realizará tanto a la autoridad laboral como a los trabajadores en la misma instancia.

A partir de la fecha de conocimiento del proceso, los trabajadores disponen de siete días, como mínimo, para efectuar consultas en relación con sus dudas acerca de cualquier aspecto del ERTE. Los trabajadores harán las consultas a través de una representación formada por los sindicatos o tres trabajadores.

La tercera fase es la comunicación de la empresa sobre el acuerdo por el cual se definen las medidas aplicadas en virtud del ERTE. Estas medidas se tomarán en negociación con el sindicato y la autoridad laboral en cuestión, y se comunicarán antes de pasados 15 días desde la última reunión.

El último paso solo se da si la autoridad laboral necesita esclarecer dudas acerca de si se han cumplido las condiciones requeridas. “Pero, si se ha cumplido, la autoridad laboral no tiene nada que decir y no emite ninguna resolución”, explica Gómez. En caso de hacerlo, solicitaría un informe a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, que obtendrá no más de una semana.

Fuente: El Páis

author

Autor del articulo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios