Los dudosos privilegios de optar a la moratoria de hipotecas y préstamos

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 03.06.2020
Los dudosos privilegios de optar a la moratoria de hipotecas y préstamos

Según Asufin, las asociaciones de usuarios temen que solo un 10% de necesitados consigan la moratoria, debido a que resulta muy complicado cumplir con los criterios de vulnerabilidad económica.

La Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) ha mostrado recientemente su decepción con las condiciones impuestas por el Gobierno para poder optar a la moratoria de hipotecas y préstamos, lanzada precisamente para ayudar económicamente a quien tiene dificultades para asumir las cuotas.

El principal motivo de queja son los requisitos que los solicitantes deben cumplir para conseguir un aplazamiento de la cuota, que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), por su parte, considera “excesivos”; mientras que la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) los ve “demasiado estrictos”.

Son cuatro los requisitos exigidos para demostrar la vulnerabilidad económica del solicitante, pero, según la Asufin, solo un 10% de los solicitantes las cumplen.

La exigencia de las condiciones

Estos son los criterios acumulativos que el solicitante debe cumplir para que le sea concedida la moratoria:

  • Perder el empleo. En el caso de los autónomos, perder ingresos o ventas en un 40%.
  • Ingresar por la unidad familiar menos de 1.613,52 en el último mes. Este límite es ampliable según circunstancias, como hijos, discapacidades, enfermedades o mayores a cargo.
  • Gastar un 35% de los ingresos mensuales conjuntos en cuotas de préstamos, incluyendo gastos y suministros básicos.
  • Que el porcentaje de los préstamos que afecte a la renta familiar se haya multiplicado por 1,3.

Según Ileana Izverniceanu, portavoz de la OCU, “los requisitos para acogerse a la moratoria son muy estrictos por los que será un número muy reducido de consumidores el que consiga acceder a la misma”.

Un estudio publicado por Asufin muestra las siguientes cifras en cuanto a las posibilidades de éxito de las solicitudes de los usuarios:

  • El 10,2% de los expedientes cumple con las cuatro condiciones.
  • El 74,5% cumple solo alguno de los cuatro puntos.
  • El 3% cumple los cuatro requisitos cuantitativos, pero no el cualitativo: que la vulnerabilidad económica venga provocada por la crisis sanitaria de la COVID-19.
  • El 12,2% ya era vulnerable antes de la crisis, y tampoco cumple los cuatro requisitos.

Alternativas propuestas

La propuesta de Asufin para poder conceder la moratoria a más usuarios es que los solicitantes tengan que cumplir solo dos de los cuatro requisitos. Concretamente, el primero y el tercero de los enumerados en el apartado anterior.

Para la OCU, en cambio, imaginando una alternativa aún mejor, “el único requisito sería haber perdido el empleo o, en el caso de los autónomos, tener una pérdida sustancial de ingresos o ventas”, explica Izverniceanu. La carencia total significaría que el usuario se viera libre de pagar la cuota hipotecaria durante unos meses; una carencia parcial le obligaría a abonar solo los intereses.

En definitiva, “las carencias que algunos bancos ya están proponiendo, al no estar sujetas al decreto, pueden ir acompañadas por exigencias adicionales (como seguros de vida o un aumento de los diferenciales) que no se admitirían si fueran reguladas”, concluye.

La opción de generar más deuda

Otras entidades que proponen alternativas son la Asociación Española de Banca (AEB) y la asociación bancaria CECA. Ambas ofrecen aplazamientos de hasta un año en la amortización del capital de la hipoteca, y de seis meses en los préstamos al consumo. Esto significa que el usuario solo paga intereses, y la deuda no pagada se refinancia en otro crédito

La Asufin considera que “la oferta de la banca es de un cinismo insoportable, porque es deuda y más deuda”, en palabras de Patricia Suárez, su presidenta, y afirma que “las entidades no cobrarán intereses por los aplazamientos de hipotecas y créditos personales de consumo que se articulen mediante préstamos personales, modificaciones u otras fórmulas que determinen caso a caso”.

“Entendemos que la banca ha aprendido de los errores cometidos en la anterior crisis, en la que fueron absolutamente insensibles a los problemas de los consumidores, lo que provocó una avalancha de ejecuciones hipotecarias que tuvo como consecuencia final el embargo de las viviendas y el desahucio de miles de familias”, señala Izverniceanu.

Por otra parte, en la Adicae opinan sobre la propuesta de AEB y CECA que “encubre no solo costes muy elevados para los hipotecados y deudores que accedan a estas medidas, sino un grave riesgo de anulación en la práctica de las moratorias legales acordadas por el Consejo de Ministros, a lo que se añade una aplicación carente de transparencia alguna”.

Fuente: El Páis

 

author

Autor del artículo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios