¿Los alimentos, a peso o al clic¿

Fecha de publicación: 26.06.2018
¿Los alimentos, a peso o al clic¿

Ya son multitud los estudios que identifican a los consumidores de comercios online. Los propios e-commerce, a su vez, hacen sus análisis del público objetivo y los resultados concuerdan en el ámbito de la compra de supermercado: la mayoría de estos consumidores virtuales invierte, como media, entre 15 y 30 minutos en llenar su cesta online, es decir, en realizar su compra de supermercado por internet. En cambio, cuando acudimos a la tienda física, necesitamos entre 20 y 45 minutos para llenar, esta vez, el mítico carrito de acero.

Y de aquí surgen dos corrientes de opinión. Los compradores virtuales –que no necesariamente han dejado de acudir de forma definitiva a las tiendas físicas, y viceversa- se apoyan en que es más rápido y cómodo comprar desde casa. Por su parte, los que todavía no han dado un clic en la web de su súper defienden el valor de sopesar con sus propias manos y ojos cada producto que van a comprar.

El perfil del comprador online

Como íbamos diciendo, se han completado decenas de estudios que desenmascaran el perfil de quien compra productos de gran consumo –alimentación, higiene personal y limpieza del hogar, etc.- por Internet. El sujeto –el “buyer persona”, en términos de marketing- tiene entre 30 y 50 años, habitualmente de sexo femenino, con ingresos que van de los 1.000 a los 3.000 euros al mes, y con estudios universitarios y un trabajo de responsabilidad media.

Este cada vez menos misterioso individuo suele realizar sus pedidos aprovechando un descanso en su jornada laboral, con la intención de reservar íntegramente su tiempo libre a quehaceres más interesantes. Tres cuartas partes de todos ellos lo hacen desde su ordenador, pero cada vez los hay más que tiran sencillamente de tableta o de móvil –siendo más específicos, un 16% y un 8% de ellos, respectivamente. Ellos mismos afirman que los aspectos que más valoran y necesitan para seguir siendo usuarios son la seguridad en el pago y la inmediatez en la entrega.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

De todo menos frescos

Casualmente, uno de los estudios más recientes revela que exactamente la mitad de los consumidores españoles que compran regularmente en e-commerce, ha adquirido también alimentos vía online en alguna ocasión. El año pasado la proporción era del 40%.

Basándonos en más trabajos de investigación encontramos el informe anual elaborado por el Observatorio para la evolución del comercio electrónico de alimentación, en el que participan la Universidad Complutense y la patronal de supermercados Aseda. Éste apunta a los alimentos frescos, –la carne, el pescado, la fruta y la verdura, entre otros- los menos comercializados a través de plataformas virtuales.

Sólo el 2% de aquéllos se ha atrevido a realizar su compra completa de alimentación –incluyendo los productos más delicados- en Internet. En cambio, el 48% restante opta por acudir a los establecimientos físicos a echar una ojeada a la potencial cena. "Se observa que hay más compra 'online', pero sin dejar de acudir físicamente a las tiendas, sobre todo para los frescos", ha defendido la directora del proyecto y profesora de la Universidad Complutense, María Puelles.

La tradición enfrentada al avance tecnológico

Los autores de dicho informe también han averiguado, dentro de Internet, dónde compran los que compran. Llama la atención que sólo el 1% de los encuestados utilice exclusivamente plataformas digitales especializadas en entregas domiciliarias, como son Ulabox, Tudespensa, Lola Market o Deliberry. Lo más habitual es combinar éstas con los sitios web de las propias cadenas físicas.

El director general de Asedas, Ignacio García Magarzo, recuerda que España cuenta con una amplísima y arraigada red de mercados por todo el territorio nacional, incluyendo tiendas de barrio, supermercados, hipermercados y centros comerciales. Y, además, remarca con orgullo que el 85% de sus asiduos acude a estos establecimientos andando.

Mientras tanto, Puelles ve el futuro muy claro. Augura que la venta virtual seguirá incrementando su importancia a medida que los e-commerce amplíen sus capacidades y su alcance. Todo ello de la mano del avance y desarrollo de las nuevas tecnologías que desemboquen en una mejor experiencia del usuario, es decir, del comprador.

 

Fuente: Levante - EMV

Comentarios