Lo que esconde en la carpeta un buen vendedor inmobiliario

Fecha de publicación: 04.10.2018
Lo que esconde en la carpeta un buen vendedor inmobiliario

Un mercado inmobiliario dinámico lo es porque se mueve, porque en él ocurren operaciones inmobiliarias, véase alquileres y, en especial, compraventas. Y como la propia palabra indica, donde hay compra, hay venta. Por tanto, en un mercado inmobiliario como el de hoy en día, hay muchos compradores, sí, que es de quienes más se habla; pero también los hay de vendedores. En este artículo, enumeramos los diferentes documentos de los que tendremos que echar mano si vamos a vender una vivienda.

DNI

Éste casi no hacía falta nombrarlo. Si es necesario para apuntarte al gimnasio, ¿cómo no va a serlo para vender nuestra casa?

Las escrituras

Si no sabes qué son, te lo dice Manuel Gonzálvez, de iAhorro: “sirven para demostrar la propiedad del bien”. Se le entregará al comprador una vez formalizada la compra y con él, éste podrá acreditar que la vivienda es suya. Si quieres anular tu vivienda del registro de la propiedad, el notario exigirá su presentación.

Certificado de la comunidad de propietarios

Deberá venir firmado por el presidente de la comunidad de propietarios o por el administrador de fincas donde está la vivienda que vendemos. Con él podremos demostrar que vamos limpios de pagos y que hemos contribuido en todas las derramas como se nos exigía.

Certificado de eficiencia energética

Da constancia de “el nivel de dióxido de carbono en relación con las dimensiones de la vivienda y establece una calificación ordenada desde la letra A (menor consumo) hasta la G (menor eficiencia)”, explica Mercedes Blanco, de Fincas Blanco. Para ello, dependes del examen que ejecutará un técnico. Dos detalles importantes: es obligatorio y cuesta 90 euros.

Certificación de Inspección Técnica del Edificio (ITE)

Solo exigido en edificios mayores de 45 años. Si es el caso, un arquitecto o un arquitecto técnico te hará una visita para asegurarse de que se mantiene como en sus años mozos. Si no se ha cuidado, emitirá un informa desfavorable al Ayuntamiento y calificará su “mal” estado. Como en casos anteriores, se trata de demostrarle al comprador de que todo está en orden; en este caso, de que no le caerá el techo encima.

Cédula de habitabilidad

Como dice Mercedes Blanco, “acredita que la vivienda reúne todas las condiciones mínimas para que pueda ser habitada” y el Ayuntamiento es el encargado de expedirla. Cuesta lo mismo que el certificado de eficiencia energética, y solo se exige –legalmente– en Cataluña y Baleares.

Último recibo del IBI

No debe quedar ni una deuda coleando, y esto implica llevar el IBI al día. Este papelito indica lo que hemos pagado y lo que no. Tranquilo, el comprador pagará la parte proporcional a lo que queda de periodo impositivo desde que la adquiere. Por si acaso, prepara los cuatro anteriores recibos también.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Certificado de saldo pendiente de la hipoteca

Puede costarnos hasta un centenar de euros, pero, a cambio, nos revelará –también al comprador, principalmente– la dirección de la vivienda hipotecada, su ubicación registral y la cuenta donde abonar el crédito para cancelarlo. Todo esto, si tenemos hipoteca, claro.

Certificado de saldo cero

Puede que hayamos finiquitado la hipoteca pero todavía no se ha cancelado en el registro. Bien, este documento da prueba de que hemos cumplido. Lo único, que “hay que hacerlo con tiempo, puesto que son expedientes que no se encuentran en los archivos informáticos, sino en los físicos, lo que retrasa su tramitación”, aconseja el experto Ricardo Gulias.

Escritura de aceptación de la herencia

Si la vivienda conformaba un legado, la necesitamos. Además, la presentaremos con junto con dos amigos inseparables: los modelos de impuestos 600 y 650. Así, comprobaremos todos juntos que se han pagado los tributos o, en su caso, para retener las bonificaciones de los herederos.

Último recibo de los suministros

Gonzalvez lo explica rápido: “Es la forma de mostrar que la casa no tiene cargas pendientes”. Más claro, no se puede.

Otros documentos

Entrando en territorio judicial, los mandamientos para el levantamiento de embargos o los documentos de cancelación de cargas, depende de la situación en que se encuentre la vivienda.

Opcionales son otros como los planos, los estatutos y actas importantes de la comunidad de vecinos. Esto ya para asegurar la jugada y demostrar que somos vendedores preparados. Al comprador le haremos un favor.

 

Fuente: El País

Comentarios