Lo que esconde en la carpeta un buen comprador inmobiliario

Fecha de publicación: 09.10.2018
Lo que esconde en la carpeta un buen comprador inmobiliario

En el anterior artículo, hablábamos de la fiebre del mercado inmobiliario y de la insistente tendencia a la compraventa de inmuebles que está experimentándose en España desde hace unos años. Le echábamos una mano al vendedor, una figura que capta menos miradas que el comprador, a la hora de preparar los papeles de la venta de una casa. Y vimos que necesita muchos. Hoy lo veremos desde la perspectiva del comprador ¿Qué documentos necesita tener preparados el comprador de una vivienda para adquirirla sin problemas?

Identificación y pagos al día

El DNI o NIE es lo primero que nombramos haciendo referencia al vendedor, y lo mismo decimos para el comprador. Sin identificación, no habrá ni por donde empezar.

El siguiente paso es la vida laboral. ¿Qué es la vida laboral?

Manuel Gonzalvez, de iAhorro, lo explica: “Es donde se recogen las cotizaciones a la Seguridad Social y se puede descargar en la web de su sede”. Si no puedes descargarla, tu gestor o la Agencia Tributaria tendrán una copia de tu última declaración de la renta lista para ti.

Además, para probar que no tienes deudas de ningún tipo, “el banco que estudia nuestra situación para eventualmente concedernos un préstamo querrá visionar también los tres últimos recibos de otras hipotecas y préstamos que tengamos vigentes”, avisa Ricardo Gulias, de la empresa de intermediación Tu Solución Hipotecaria.

De esta manera, habrás de acudir a sucursal de tu banco para conseguir los documentos o incluso podrás descargarlo desde su web.

“La entidad nos hará firmar un documento que permite al banco conocer los préstamos que tengamos en otras entidades a través de la Central de información de riesgos del Banco de España (Cirbe)”, añade Gulias, “y el permiso para el tratamiento de nuestros datos personales según la Ley de Protección de Datos para verificar nuestra solvencia o la presencia en archivos de morosos”.

Contratos, unos obligatorios y otros, no

Es probable que vayas a comprarte una casa para dejar de vivir de alquiler. Si es ése el caso, tendrás que añadir el contrato de arrendamiento a la carpeta.

“Algunas entidades pedirán también el extracto bancario, que se puede obtener en la banca online o en la oficina, y el contrato de arras o de paga y señal, que consiste en un pacto por el que comprador y vendedor se comprometen a llegar a la compraventa”, explica Gonzálvez.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Mercedes Blanco, de la inmobiliaria Fincas Blanco, explica en qué consisten estos contrato:

“En este contrato se tendrá que recoger el estado de cargas de la vivienda, las cuotas de la comunidad de propietarios, el pago de suministros, el precio de la compraventa y las arras, así como los gastos de la compraventa y los impuestos a satisfacer”.

Recuerda que el contrato de paga y señal o el de arras no es de obligatoria presentación, pero le dará verosimilitud a tu historial.

Trabajadores de todo tipo

Si eres comprador y, además, trabajador por cuenta ajena, busca tu contrato laboral y dirígete a la fotocopiadora. Te harán falta una copia y otra de las tres últimas nóminas, como mínimo.

Si, por el contrario, eres autónomo, tendrás que revolver los cajones en busca de estas tres cosas: declaraciones trimestrales y anuales del IRPF del ejercicio anterior, la declaración del IVA de los últimos cuatro trimestres y el trimestre del IVA en curso

La rúbrica final: hipoteca y firma

Vamos a ponerle la guinda al pastel y para eso solo hace falta rubricar la firma en dos papelitos más.

El primero es el de la hipoteca, que no es poca cosa. Es el documento donde se establecen sus condiciones, vinculaciones, gastos aproximados y TAE, así que mejor será que le eches una ojeada y te lo pienses bien antes de acercar el bolígrafo –por eso existe el plazo de reflexión obligatorio en estos casos.

Una vez firmadas, el banco emitirá una oferta vinculante donde aparecerán las condiciones que tú mismo has aceptado con tu firma. Solo quedará esperar al día en que firmes la escritura. Curioso que, para el momento más crucial, solo necesites poner tu DNI ante los ojos del notario. Y así termina la historia, con tu DNI en mano y con casa nueva.

 

Fuente: El País

Comentarios