Las tres opciones para adquirir nuestra vivienda

Fecha de publicación: 10.05.2018
Las tres opciones para adquirir nuestra vivienda

El alquiler del hogar amplía sus horizontes entre los españoles –supera el 20% en cuanto al total de adquisiciones-, lo cual, no obstante, no lo acerca al verdadero sueño de la mayoría: la propiedad. Esto es lo que ocupa el corazón de un gran porcentaje de ciudadanos y, más concretamente, la compra de una vivienda de segunda mano es lo que triunfa.

Hay diversas formas de adquirir un hogar, y aquí podrás conocer sus ventajas y sus inconvenientes.

Decidimos y esperamos: vivienda de obra nueva

Está todo listo para empezar a vivir. Si compramos una vivienda nueva nos encontraremos con un piso impoluto y en condiciones inmejorables. O, al menos, eso esperaremos de él. Modernidad, materiales óptimos y tecnología avanzada. Como hemos dicho, está todo apunto, no caben reformas ni reparaciones y, si tenemos suerte, puede que sea ecofriendly, incluso.

¿Dónde está el problema, entonces?

Tal impecabilidad incluye también la sobriedad más absoluta: el piso estará vacío. Por lo tanto, el desembolso –uno más- llega con la compra del mobiliario.

Según el presidente del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), José María Ezquiaga, la ubicación de estas viviendas juega un papel doble. Por un lado, la mayoría de las viviendas de obra nueva se encuentran a las afueras, ya que en el centro solo es posible construirlas en terrenos recalificados o espacios no aprovechados. Lo bueno es que estas tienen más metros cuadrados que las de segunda mano, ya que, lejos del centro, el metro es más barato.

Compramos y entramos: viviendas de segunda mano

“En función del tiempo de construcción del piso que adquirimos o del estado en el que se encuentre, es muy habitual que debamos gastar un importe adicional para llevar a cabo una reforma de una vivienda de segunda mano”, señala Manuel Gonzalvez, experto de iAhorro. Es lo más normal cuando compramos una vivienda hecha, donde han vivido antes otras personas, queremos dejarla a nuestra manera. Para eso debemos reformarla. De paso, además de modelarla a nuestro gusto, mejoraremos las partes de mayor antigüedad y/o peor estado, la podemos dotar de aislamiento térmico y acústico, reparar el sistema eléctrico, las tuberías, etc.

Pero claro, en este caso no hay espera que valga. Entramos ya. La casa, por poco que se ajuste a nuestras preferencias, está lista para acogernos. Además, es probable que esté bien ubicada, ya que, al contrario que las de obra nueva, las viviendas de segunda mano las podemos encontrar en cualquier rincón de la ciudad.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Autopromoción: ya la construimos nosotros

Dentro del 34% de españoles que han elegido una casa donde hacer vida frente a un piso, hay algunos que han optado por una vía diferente a las anteriores: la han construido sobre un terreno de su propiedad. Comprar el solar es caro, y luego viene la construcción y el mobiliario. Esto se dice muy pronto. En cambio, ocurre que muchos españoles poseen terrenos o solares edificables. El siguiente paso, entonces, puede ser solicitar un crédito de proyecto de vivienda que financie la construcción de nuestro futuro hogar.

Es requisito indispensable que el terreno esté a nombre del solicitante.

La autopromoción conlleva ventajas significativas, ya que tú, si eres el propietario, te ahorras todos los costes tanto de la promotora como de la inmobiliaria. Al encargarte tú del proyecto, te las verás directamente con tu arquitecto técnico y aparejador, lo cual le proporcionará a tu proyecto un alto grado de personalización. Aquí mandas tú.

Eso sí, Gonzalvez reconoce que “la opción es buscar espacios más tranquilos y alejados del centro”, porque los diseñadores y arquitectos adecuados son difíciles de encontrar. Por eso opina que “es recomendable que el propietario haga el seguimiento y no delegue del todo el proceso”. La última desventaja de la autopromoción, si tenemos prisa por estrenar la vivienda, es que todo este proceso acaba siendo el más largo de todos.

 

Fuente: El País

Comentarios