La verdad sobre los seguros infiltrados en las tarjetas bancarias

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 26.03.2020
La verdad sobre los seguros infiltrados en las tarjetas bancarias

Aunque los bancos ofrezcan los seguros de las tarjetas como gratuitos, el usuario termina pagando indirectamente, entre otros motivos, a causa de su escasa cobertura. 

Muchos usuarios de tarjetas bancarias desconocen que, asociados a ellos, tienen contratados seguros de todo tipo, como de vida, de accidentes personales, uso indebido por robo de la tarjeta o por suplantación de identidad en internet, o incluso de asistencia en viaje.

Independientemente de que el usuario sea consciente de ello, ¿son útiles estos seguros? Y ¿cuánto está pagando el usuario por ellos?

Servicios infiltrados en las tarjetas

Según Antonio Gallardo, experto en finanzas, estos seguros se vinculan más a menudo a las tarjetas de crédito que a las de débito. “Dentro de las primeras, suelen ser más completos y comunes en las premium o profesionales que en las clásicas”, afirma.

Carlos Lluch, director técnico de la correduría Lluch y Juelich, señala, en este sentido, que “las entidades bancarias suelen disponer de productos estratificados por perfil de cliente, esto es, por nivel adquisitivo”.

El nivel de desconocimiento del usuario en general sobre dicha contratación es evidente: “Nunca he encontrado una sola persona que me dijera: ‘Contraté la tarjeta porque me ofrecen asistencia en viaje”, admite Lluch. Pero ¿por qué tal desconocimiento?

En opinión de Gallardo, un motivo es “el desconocimiento que muchas veces se tiene con respecto a las condiciones del producto”; y la segunda razón se achaca al modus operandi del banco: “Hay entidades que siguen apostando por los seguros como forma de vinculación y prestigio y mandando la documentación a casa del cliente y otras que lo obvian”. Naturalmente, los expertos recomiendan estudiar los papeles proporcionados por el banco.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Coberturas que parecen una broma

Aparte de su tremenda discreción, el problema que señala Lluch con estos seguros es que “generan una falsa sensación de seguridad”. Gallardo avisa de que, “en general, sus coberturas son muy limitadas y en nada suplen las recomendadas en la mayoría de los casos para un seguro de vida, el más común”. En palabras de este experto, para el banco se trata, simplemente, de “un complemento para conseguir pequeñas indemnizaciones.

Los expertos insisten en que las coberturas que contienen las pólizas no son realistas con el riesgo al que puede verse expuesto el usuario. En el seguro de asistencia sanitaria, cuenta Lluch, “Un infarto en Estados Unidos, por poner un ejemplo, fácilmente costará más de 60.000 euros, o una fractura de una pierna, unos 25.000 euros, mientras que hay tarjetas con coberturas de 1.500 euros a 6.000 euros”. Esto no es rentable para el usuario.

En cuanto a las coberturas de accidentes personales, pasa lo mismo: “Muy a menudo se cubren solo percances ocurridos en el medio de transporte, siempre que se haya adquirido el billete con la tarjeta, que se trate de un transporte regular de viajeros y, en aviación, que no se trate de un aparato monomotor”, insiste Lluch. Nada que compense, ni de lejos, lo que el usuario paga por el seguro.

Gastos a cuenta del usuario

Y por si la cobertura insuficiente no fuera poco perjuicio para el usuario, los gastos se añaden a la lista. Los bancos ofrecen estos seguros como gratuitos, indicando al cliente que forman parte de la tarjeta sin suponer gasto extra. No obstante, Gallardo asegura que, más tarde, las entidades repercuten costes al usuario. En las tarjetas Premium, el usuario abona directamente cuotas elevadas cada mes. En las tarjetas de ingresos bajos y medios, el usuario “realizará pagos con la tarjeta, generará en muchos casos intereses y, tal vez, contrate con el mismo banco otros productos, y así financia la prima del seguro.

Además, Lluch asegura que no se proporciona un desglose de costes, por lo que, en un principio, no es posible conocer qué nos cobran por el paquete de seguros en la tarjeta”. Por más que el banco insista en considerar estos seguros como regalos, una tarjeta con un 2,5% mensual en intereses hará que el cliente “se deje una fortuna en intereses o comisiones brutales por devolución de recibo”, y ni siquiera será consciente de ello.

Fuente: El Páis

author

Autor del articulo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios