La segregación, el truco para vender una vivienda de grandes dimensiones (Parte I)

Fecha de publicación: 31.07.2019
La segregación, el truco para vender una vivienda de grandes dimensiones (Parte I)

¿Quién no ha soñado alguna vez con vivir en una casa enorme con decenas de estancias, habitaciones donde perderse y luminosos espacios diáfanos?

Vivir en pisos o casas amplios es prácticamente una garantía de vivir cómodo y bien. Y en un mercado inmobiliario tan exigente, disfrutar de uno de estos inmuebles suele ser síntoma tanto de poseer un capital propio importante como de una suculenta financiación. Sea como sea, sin duda, no hay más opción que apreciar la comodidad que ofrece una vivienda de este tipo. 

En cambio, incluso en las economías más acomodadas sobrevienen cambios que pueden causar inestabilidad. En ocasiones, la inestabilidad puede dar paso a un periodo de emergencia económica que obligue a los propietarios de un gran inmueble a buscar su venta o alquiler a terceros.

Por qué conviene la segregación

Y, claro, sacar al mercado un inmueble de grandes dimensiones no es tarea sencilla. Por eso, según los expertos, la segregación –dividir la vivienda en distintas unidades– es una medida inteligente.

Emiliano Bermúdez, subdirector general de la agencia inmobiliaria Don Piso, reconoce que actualmente “la capacidad de compra está muy marcada por el precio”. A medida que encarece el precio del inmueble, se reduce la cantidad de compradores. Dicho de otro modo, “si tienes un piso de 200 metros cuadrados y vale 500.000 euros, va a ser más fácil vender dos pisos de 100 metros cuadrados, porque el precio de cada uno será menor”, explica Bermúdez.

Segregando una vivienda, por tanto, tenemos más probabilidades de encontrar comprador.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Necesidad o inversión

Según Bermúdez, las viviendas de más de 150 metros cuadrados son las que más frecuentemente se segregan, y se encuentran mayoritariamente en las ciudades con un mayor número de inmuebles antiguos:

  • Madrid.
  • Barcelona.
  • Valencia.
  • San Sebastián.
  • Palma de Mallorca.

Luis Palacios, socio fundador de un prestigioso estudio de arquitectos de la Comunidad de Madrid llamado Arenas Basabe Palacios, se centra en la capital española, y afirma que “la segregación es la operación más rentable que ofrece actualmente el mercado inmobiliario” en barrios del centro como Salamanca y Chamberí.

Palacios, en su día a día, atiende a clientes que buscan segregar su vivienda por uno de estos dos motivos:

  • Una modificación en el número de inquilinos ha dejado aislada o en desuso alguna zona o habitación del inmueble. Por ejemplo, cuando los hijos de una familia se independizan y dejan solos a los padres en un piso de cuatro o cinco habitaciones.
  • Completando una maniobra de inversión tras haber comprado una vivienda susceptible de ser segregada y revendiéndola ahora dividida y más cara.

Esta última opción es la que más rentabilidad puede dar al vendedor –entre un 30% y un 40%–, siempre que la vivienda segregada haya sido anteriormente reformada y se encuentre amueblada y en perfectas condiciones de habitabilidad.

Una tercera motivación para segregar la vivienda la aporta Natalia López, abogada del bufete Maher, relacionada con los casos de herencia:  “En los casos en los que los herederos copropietarios de una misma vivienda indivisa tengan malas relaciones entre ellos y sus posturas sean irreconciliables, una buena solución es la segregación”, de forma que cada parte pasaría a pertenecer a un heredero.

Comentarios