La delgada línea roja de los millennials

Fecha de publicación: 08.02.2018

¿Qué hay de los millennials? ¿Conseguirán ahorrar o sufrirán con sus deudas? Hoy nos acordamos de esta generación de jóvenes de entre 18 y 35 años y nos preguntamos cómo llevan su dinero. Según el experto financiero Antonio Gallardo, existe una falta de educación financiera que pone en peligro la estabilidad económica de los jóvenes.

Y los datos le dan la razón:

El 66% de los llamados millennials apenas llega a ahorrar una cuarta parte de lo que ingresan –unos 1.350 euros de promedio y un 19% que la media-. Un 25% necesita ayuda para subsistir más de tres meses; un 40% se mantendría entre tres y nueve meses y solamente un 25% afirma poder sobrevivir más de un año por su cuenta, según un estudio de la app financiera Fintonic.

Y es que queda demostrado que ser joven y manejarse tecnológicamente es muy diferente de ser un buen ahorrador. Por eso, lanzamos cuatro consejos clave para ayudar a los millennials que, inmersos en el exigente mundo del dinero, aspiran –y necesitan- alcanzar la madurez.

No muerdas el hueso sin olerlo antes

O, lo que es lo mismo, no contrates ni compres productos que no conozcas. La raíz más larga del sobreendeudamiento de esta generación proviene del escaso conocimiento financiero. El 58% de los encuestados por Fintonic confiesa desconocer las condiciones de un préstamo a la hora de solicitarlo. A su vez, el origen del problema viene de la deseducación, escaso interés y despreocupación hacia los temas financieros.

Así, afirma Antonio Gallardo que deberíamos “usar parte de nuestro tiempo para conocer los productos financieros, comparar y elegir las mejores opciones, tanto para productos como para tomar decisiones más complejas como pedir un préstamo o una tarjeta de crédito”.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Acumula ingresos y selecciona deudas

El origen de (casi) todos los males financieros, no sólo en jóvenes sino en consumidores de cualquier edad, es el pago de hipotecas y de créditos al consumo. El consejo es no dirigir más del 20% de tus ahorros al pago de tus deudas, y la mitad de los entrevistados por Fintonic lo hace. “Es un riesgo alto, porque sus empleos suelen ser precarios y pueden tener una pérdida de ingresos repentina”, afirma Gallardo.

El dilema empieza cuando ponderamos entre endeudarnos con cuotas bajas —conlleva intereses más elevados- y abonar rápidamente el pago mediante menos cuotas y más altas —conlleva un riesgo en el caso de sobrevenirse una falta de ingresos. Gallardo explica que “hay que intentar un equilibrio entre ambas opciones y limitar este endeudamiento a lo que sea estrictamente necesario”.

Jerarquiza tus gastos, prioriza tu dinero

Resulta evidente que entre las múltiples consecuencias de la deseducación económica aparezca la dificultad para llevar a cabo una planificación financiera personal. Según los expertos, sin este tipo de habilidades es muy difícil dar con una idea clara sobre el nivel de ingresos y el de gastos. “Hay gastos necesarios como la luz, el gas, el teléfono, el alquiler o la hipoteca; gastos prescindibles, como algunas copas o cenas; y gastos suntuarios, como el último modelo de tablet, o la tarifa premium en el gimnasio”. Saber cuánto dinero se invierte en cada escalón de gastos es esencial para tener las cifras claras en la cabeza .

Aprende a comparar y atrévete a negociar

Es cierto que el 83% de los participantes del estudio ha oído hablar de las comisiones bancarias y sus efectos. No obstante, ni la mitad de ellos –el 45%, en concreto- se ha enterado todavía de que son negociables. Para poder negociar es necesario saltar al ring con una base estable de conocimiento y, dicho sea de paso, ciertas dotes de negociación. Esto se traduce en tener claro cuánto estamos dispuestos a pagar por las comisiones y en base a qué servicios. De esta manera, casi dos de cada tres entrevistados declaran que destinan más de 300 euros anuales al pago de diferentes pólizas, y casi la mitad desconoce si su seguro tiene un precio competitivo.

 

Fuente: El País

Comentarios