La banca y el comercio, más online que nunca con PSD2

Fecha de publicación: 05.02.2019
La banca y el comercio, más online que nunca con PSD2

La tecnología PSD2 está apunto de llegar. La trae consigo la Directiva Europea sobre Servicios de Pago que entrará en vigor el 14 de septiembre de 2019 tras haber sido aprobada en 2015.

La PSD2 afectará a todas las personas: es una modalidad de pago por internet más rápida, eficaz y segura, que supone una gestión más ágil de las finanzas de cada usuario de banca y consumidores en tiendas virtuales.

“Esta nueva normativa pretende adaptar a la era digital el actual panorama europeo, armonizando las condiciones en las que los proveedores de servicios de pago operan”, argumenta José María Baños, abogado del despacho Letslaw. En la Directiva se trata el open banking, en virtud del cual, los bancos deberán permitir a terceras empresas obtener información de las cuentas de sus clientes, a su petición y solo en los inicios del tercer cuatrimestre del año. El objetivo es poder ofrecerles nuevos servicios para gestionar su economía o realizar pagos online.

Servicios a medida

Baños destaca que los proveedores de servicios de información, al tener vía libre a las cuentas bancarias de los usuarios, serán capaces de “reunir en una única app todos los datos financieros generados por distintas cuentas del usuario, aunque pertenezcan a bancos diferentes”, entre otras cosas, evitando los trámites burocráticos necesarios a día de hoy. Esta información le será útil al usuario para conocer mejor el estado de sus finanzas, a cambio de que el proveedor utilice sus datos para confeccionar y ofrecerle herramientas a medida. Estas entidades, evidentemente, no estarán exentas de regulación o supervisión por el Banco de España.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Así se paga en el futuro

Juan Luis Moreno, responsable de innovación en The Valley, cree que lo significativo residirá en los pagos online. “Hasta ahora, el cliente tenía que efectuar la compra a través de las compañías que ofrecen servicios de pago electrónico y que ejercen de intermediarias con la entidad financiera”, explica el experto. Cuando el consumidor hace una compra por internet y paga con tarjeta, la tienda online contacta con los proveedores, y éstos con la compañía de la tarjeta de crédito, para cargar la compra en la cuenta asociada. Este acceso directo a las cuentas de los usuarios les permitirá a éstos autorizar al comercio donde hacen la compra para cobrarle en modo transferencia, sin tarjeta.

Así lo explica Moreno: “Si hasta ahora pagar online a través de un intermediario podía suponer el retraso en el envío del artículo hasta que el vendedor recibiera la confirmación del ingreso, la PSD2 agiliza la recepción gracias a procesos de pago más rápidos”.

Por otra parte y se habrá supuesto, este sistema “podría abrir la puerta a un menor control de la información personal por parte de los clientes”. Aunque “en ningún caso los usuarios están obligados a compartir con terceros estos datos”, matiza Moreno.

Un protocolo de doble seguridad

Alberto López, director de pagos digitales de MasterCard Iberia, tiene claro que la Directiva comporta un aumento en la seguridad del consumidor. Esto es porque el sistema PSD2 impone la autenticación reforzada del cliente a todos los comercios electrónicos. La autenticación reforzada se materializa cuando cada e-commerce exige al cliente, para hacer efectivo su pago, dos de estas tres cosas: algo que tiene –su número de DNI, por ejemplo–, algo que sabe –una contraseña, podría ser– y algo que es –como una huella. “Gracias a la autenticación de dos factores, el fraude en comercios físicos ha desaparecido, y lo que pretende ahora la Comisión Europea es llevar esta misma seguridad al mundo online”.

El resultado es la creación del protocolo EMV 3DS, en la que ha participado MasterCard, “que permite la comunicación rápida y segura entre la tienda online y el emisor del medio de pago”. Incorpora el Identity Check, una actuación que identifica y autoriza al cliente mediante un elemento biométrico.

 

Fuente: El País

Comentarios