La banca se queda pequeña: nuevas entidades que se apuntan

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 25.02.2020
La banca se queda pequeña: nuevas entidades que se apuntan

El mercado financiero ve cómo sus fronteras se amplían cada día, dejando paso a empresas de telecomunicación y a las fintech, preparadas para formar parte de él

El negocio de las finanzas ha llamado la atención de empresas ajenas a la banca, como los startups financieros, e incluso de algunas alejadas del sector económico, como las compañías de telecomunicaciones. El mundo financiero cada vez cuenta con más entidades en busca de un trozo del pastel, es decir, clientes que rebotan de otras entidades por descontento o aburrimiento, e interesados en nuevos servicios. La competencia nunca había sido tan feroz.

Un buen ejemplo: Orange Bank

Orange es una compañía telefónica francesa que, en 2017, creó su propio banco móvil: Orange Bank. Desde entonces, ha conseguido que sus clientes abran 344.000 cuentas bancarias, y ha concedido 122.000 créditos personales. Hasta hace poco, Orange Bank solo funcionaba en Francia, pero desde noviembre de 2019, también lo hace en España. Entre sus ofertas de cuentas corrientes, ofrecen una tarjeta de débito Mastercard gratuita con la que poder sacar dinero en cajeros y pagar en comercios de todo el mundo.

“Durante el primer trimestre de 2020 extenderemos los 25 puntos de distribución con los que hemos comenzado a la totalidad de la red exclusiva de Orange, conformada por alrededor de mil tiendas”, dicen desde Orange Bank, contentos con la reacción del público español.

Por su parte, Jaime Fernández, responsable de innovación abierta de Finnovating, apunta que “las empresas del sector de las telecomunicaciones tratan de ofrecer servicios adicionales a sus clientes, con los que mantienen un contacto directo y cercano, para ganar ingresos procedentes de otras fuentes”.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Las ‘fintech’, ignoradas entre la multitud

“Las fintech dedicadas a la gestión del ahorro venimos a poner a disposición del pequeño cliente la posibilidad de ahorrar o de invertir mejor debido a que ofrecemos una mayor variedad de oferta de productos y unos menores costes”, afirma Asier Uribeechebarria, director general de Finanbest. Las fintech son empresas más familiarizadas con las finanzas, por lo que no estaban dispuestas a perderse la fiesta de los depósitos.

Han venido porque han visto una oportunidad a la hora de compensar la insatisfacción de los clientes de los bancos tradicionales, cansados de no encontrar rentabilidad a causa de los costes, explica Uribeechebarria. “Nosotros buscamos y seleccionamos los mejores productos del mercado y, debido a que ahorramos costes al hacer solo distribución digital, eso nos permite elevar la rentabilidad”, asegura.

Sin embargo, les está costando ganarse la confianza de los clientes, algo con lo que no contaban en un principio. “Las cifras son buenas; en España, un país superbancarizado, tiene sentido que las fintech crezcamos, pero está siendo un crecimiento lento, muy lento”, admite el ejecutivo. Y expone claramente el motivo: “Los ahorradores, no es que desconfíen de nosotros, es que no nos conocen. Si sales a la calle, ni el 5% de la gente sabe qué es una fintech. ¿Cómo ve un inversor conservador a las fintech? Sencillamente no las ve”.

Los gigantes tecnológicos también se apuntan

Pero esto no acaba en las telecomunicaciones y en las fintech. El sector tecnológico, uno de los más poderosos social y económicamente, tiene la mirada también puesta en los números. Prueba de ello son las señales que empiezan a dar gigantes como Google, Amazon o Facebook.

“Al final, si las big tech se quieren meter en algo es en los pagos; en las cuentas la regulación es más estricta y no les convence la idea porque perderían flexibilidad”, dice Jaime Fernández. “Las big tech van a atacar por el lado de la masa de usuarios. Google tiene 2.000 millones de usuarios, cuando el banco que más tiene cuenta con aproximadamente una cuarta parte”, añade.

De hecho, Google cuenta con el permiso del Banco de Irlanda para operar como entidad financiera, aunque se trata de un tema relacionado con la operatividad de Google Pay después del Brexit, según dicen desde la compañía. Pero, pese a esta afirmación, en Google ya hablan de sí mismos como un miembro más de la comunidad bancaria, y sus estrategias en este sentido están diseñadas para practicar la competencia a los bancos. “Creemos firmemente en asociarnos con bancos, instituciones financieras y Gobiernos de todo el mundo para poder desarrollar un sistema financiero equitativo y que satisfaga las necesidades cambiantes de una nueva generación de clientes”, reconocen desde Google.

Fuente: El páis

author

Autor del articulo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios