Intermediario financiero, ¿sí o no¿

Fecha de publicación: 07.06.2018
Intermediario financiero, ¿sí o no¿

Nos encontramos en nuestra sucursal, listos para formar el contrato de hipoteca. Éste es, sin duda, uno de los momentos más tensos en la vida financiera de una persona. Y además, su habitualidad va en aumento: Según el INE, ha habido más contrataciones de préstamos hipotecarios en 2018 –un 9,2% más que el año pasado- junto con un incremento en su importe medio anual – un 7,9% más- que lo lleva hasta los 121.954 euros.

Nadie discute que se trata de una situación determinante, por eso dicha decisión, que conlleva formalizar una relación a largo plazo con un banco, debe estar bien clara y meditada.

Y aquí es cuando entra en escena el intermediario financiero.

¿Qué es un intermediario financiero?

Fácil, es el nexo entre el banco y el cliente quien, como su propio nombre indica, intermedia y gestiona las operaciones en nombre del cliente y le procura las opciones más personalizadas según su situación. Algo así como el representante del cliente ante el banco. Básicamente hace el mismo estudio que se le recomiendo hacer a cada cliente, pero con el añadido de sus conocimientos en la materia. No obstante, para el ejercicio de su actividad, requiere estar inscrito en el Instituto Nacional de Consumo (AECOSAN).

La nueva ley hipotecaria también contempla este perfil, supervisado por el Banco de España.

Y es en esta ley donde se detalla la información que el intermediario debe proporcionar al cliente, la cual se resume en dos aspecctos:

Primero, el conjunto de productos que tomarán en consideración, para que así el prestatario entienda qué productos pertenecen la entidad bancaria, cuáles le aporta el intermediario de crédito y cuáles su representante.

Segundo, desde el primer momento se le informará de los gastos por los servicios de asesoramiento, o el método que se utilizará para calcularlo si no se puede determinar una cifra concreta desde el inicio.

Asimismo, la ley estipula que "los prestamistas, los intermediarios de crédito o los representantes designados actúen en el mejor interés del prestatario informándose de las necesidades y circunstancias del prestatario, y recomendándole contratos de préstamo adecuados".

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Pros: menos esfuerzo y más ventajas

Las ventajas son obvias y en especial es una. Esta figura cuenta con amplios conocimientos en materia financiera y bancaria, además de contactos con las propias entidades bancarias. Esto, de primeras, simplifica de forma enorme el proceso de investigación para el cliente; y además le garantiza, con el mínimo esfuerzo, unos resultados satisfactorios en la búsqueda de productos que le convienen.

Además de encontrar productos que encajen con sus necesidades, es posible en muchos casos que consigan condiciones favorables, como hipotecas sin vinculaciones, con financiación superior al 80% o sin comisiones.

Santiago Cruz, experto de IberCredit, resume de esta manera las tres mayores ventajas:

La primera son unos porcentajes de financiación (LTV) más altos. La segunda, unas condiciones financieras más atractivas para el solicitante; y tercera, un ahorro de tiempo considerable para éste.

Contras: todo esto no podía ser gratis.

Éste es el principal inconveniente que comporta el servicio. Según la ley que regula su actividad, los intermediarios financieros pueden llegar a recibir un 5% del valor de la hipoteca. Sin embargo, este porcentaje normalmente queda sujeto a la financiación que consiguen para el solicitante y a que el cliente, en efecto, formalice el contrato de hipoteca. Nunca cobrarán de antemano.

Por ejemplo, en una financiación inferior al 80%, la comisión que el usuario deberá abonar al intermediario rondará el 2%; si la financiación es del 80%, subirá al 3%; y si es supera el 80%, la comisión será del 5%. 

El momento de contratarlo

Cada cliente tiene una situación y cada situación abarca muchas posibilidades. Nos convendrá buscar a uno u a otro según "requiramos un porcentaje de financiación más alto de lo que le ofrece nuestra entidad bancaria, o bien queramos mejorar los tipos que interés que ya nos han ofrecido, o bien  disponemos de poco tiempo para la negociación bancaria y queremos que un profesional del sector nos represente para agilizar los trámites", explica Santiago Cruz.

 

Fuente: Levante - EMV

Comentarios