Europa echa un pulso a los bancos y una mano a los hipotecados

Fecha de publicación: 10.10.2017
Europa echa un pulso a los bancos y una mano a los hipotecados

Si en una sala repleta de gente pedimos en voz alta que levanten la mano a los que estén hipotecados, seguramente veremos surgir ante nosotros un bosque de brazos tensos y puede que arrepentidos. Dentro de poco, todos esos brazos podrán descansar sobre la reforma de la Ley Hipotecaria que ya tiene elaborada el Gobierno y prácticamente lista para llevar al Congreso de los Diputados con el fin de su aprobación. En principio, esto está previsto para después del verano al que recientemente hemos despedido con las lágrimas de siempre.

El origen del cambio en la temida norma se ubica en el corazón del Parlamento Europeo, desde donde se estableció una Directiva Europea en materia hipotecaria en 2014. Ésta fija ciertas pautas comunes y unifica actuaciones con respecto a estos productos financieros en toda Europa.

La nueva Ley Hipotecaria española es una transposición de dicha Directiva que aplicará los cambios necesarios en nuestra regulación, y ya os adelantamos que no serán pocos.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Aquí vienen 5 puntos clave de la nueva Ley Hipotecaria que harán que no deis vuestro brazo a torcer:

  1. Te podrás dar el capricho de cambiarla. Para transformar tu hipoteca variable en una fija, debías pagar unos intereses muy altos. Con la nueva ley, lo hagas por novación (modificar el contrato) o por subrogación (cambiar de banco), no pagarás más del 0,25%. Y atención, si tu hipoteca ya ha cumplido los tres años de edad, te verás exento de cualquier pago.
  2. ¡Abajo las comisiones! Como una aspirina para el dolor de cabeza, los recortes en las comisiones nos aliviarán la congestión de cargos. En este caso, los de amortización anticipada. Solo podrá aplicarse una única comisión, dependiendo del tipo de interés de la hipoteca: si es variable, podrá ser de hasta 0,5% del capital amortizado durante los tres primeros años del préstamo y del 0,25% del tercero al quinto; y a partir de aquí, nada. Si es fija, sólo se podrá aplicar una comisión en caso de que haya una pérdida de dinero para el banco; no podrá superar el 4% en los tres primeros años y luego el 3%.
  3. Adiós a las temidas ventas vinculadas. Uno de los peores enemigos de los clientes inocentes y curiosos inexpertos que se adentran en la jungla de una sucursal son las ventas vinculadas. Mediante ellas, “nuestro” banco nos ofrece un paquete de productos entre los cuales se encuentran, además de la hipoteca, otros servicios más amenazantes que beneficiosos. Por su parte, las ventas combinadas seguirán siendo posibles, en las que el banco nos ofrece lo mismo pero separadamente, de forma que podemos elegir qué contratar y qué no.
  4. El notario se hará notar. Antes de firmar el contrato de hipoteca, deberemos acercarnos al notario para certificar en acta –gratuitamente- que hemos recibido toda la información que la ley exige, que lo hemos hecho en el plazo fijado para ello y que no mantenemos dudas acerca de las condiciones del contrato. Solo una vez acreditado notarialmente que tenemos todos los conceptos claros y las dudas despejadas, podremos formalizar el contrato de hipoteca con el banco.
  5. No, no nos moverán. Con la todavía actual Ley Hipotecaria, el banco puede activar la cláusula de vencimiento anticipado y embargarnos la vivienda con solo dejar de pagar tres cuotas. Tras la reforma, cambian las cosas. Dividiremos la cantidad de nuestro préstamo en dos, si nos encontramos pagando la primera mitad, el banco no podrá actuar hasta que nuestra deuda constituya el 2% del capital. En la segunda mitad, la barrera sube hasta el 4%. Otro aspecto importantísimo es que esta medida tiene efecto retroactivo y, por tanto, se aplicará a todas las hipotecas activas en la fecha de entrada en vigor de la nueva ley, siempre y cuando nos portemos con las cuotas.

Fuente: ABC.es

Comentarios