Euribor y las hipotecas variables

Fecha de publicación: 26.09.2017
Euribor y las hipotecas variables

El Euríbor es un índice de referencia que informa sobre el tipo de interés al que los bancos se prestan dinero entre sí, realizando las operaciones financieras en el mercado interbancario. El tipo de interés de esos préstamos varía en función de muchos factores, expectativas económicas, liquidez disponible en el mercado, tipo de interés fijado por el Banco Central Europeo (BCE) o tiempo de vencimiento del contrato.

Existen varios tipos de Euribor, según el plazo de devolución, entre ellos el más popular es el Euríbor a un año como el tipo oficial en el mercado hipotecario.

Cada día se publica la cotización de este índice de referencia, teniendo en cuenta los préstamos que se realizaron entre los bancos europeos más importantes. Lo que significa, que el Euribor no regula el BCE, sino está regulado por los propios mercados.

¿Para qué se utiliza?

El Euríbor sirve como el tipo de referencia para todos los productos financieros derivados en los que se trabaja con tipos de interés. Préstamos empresariales, emisiones de renta fija de las grandes empresas, seguros internacionales, contratos de las Administraciones Públicas, tarifas de las compañías eléctricas, etc.

Pero lo que más afecta a muchos españoles es que se utiliza también como referencia para calcular los tipos de interés de la mayoría de los contratos hipotecarios en España. Lo que le hace un índice muy importante para casi 90% de las hipotecas a tipo variable, que se revisan con el Euribor de un año. Es decir, el coste a pagar al banco por concederte un préstamo hipotecario depende de la cotización del Euribor más un diferencial que te cobra la entidad.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Hipotecas con tipo de interés variable

Este tipo de hipoteca es el más demandado, ya que también los bancos solían ofrecerlo mucho antes. Es más flexible, es decir, las penalizaciones por amortización anticipada parcial o total, cambio o cancelación son más económicas. Las hipotecas variables también suelen ofrecer un plazo más largo, hasta de 30 o 40 años en algunos casos. Por eso, en cuanto al perfil de solicitante, son más accesibles.

Teniendo en cuenta un plazo mayor para reembolso y un interés inferior, la cuota será menor. Si preveas que en los próximos años mejorará tu situación financiera, te conviene esta hipoteca por lo que ahora vas a pagar menos. Por otro lado, siempre conllevará incertidumbres, ya que con el interés variable nunca es cierto cuánto tendrás a pagar en los próximos años.

Que un tipo de interés hipotecario variable sea interesante para Ud. depende de numerosos factores. Considera si quieres y puedes soportar grandes variaciones de las cuotas hipotecarias a pagar, ya que puede fluctuar enorme. Si no te gustan estas fluctuaciones del tipo de interés, entonces evita las hipotecas a interés variable.

Entonces, aceptando de forma consecuente una hipoteca a tipo de interés variable, puedes terminar pagando menos que si eliges un tipo de interés fijo. Pero que esto siempre sea así o no, depende de diversos factores, entre ellos el Euribor actual.

La evolución del Euribor a lo largo de los años y su posición actual es algo que no se mantendrá excesivamente en el tiempo. Además las entidades ya están trasladando todos sus esfuerzos en mejorar la oferta de sus hipotecas a tipo fijo y algunos bancos ya han comenzado a subir el diferencial de sus hipotecas variables. Es difícil determinar cuál es la mejor opción, ya que depende de las condiciones particulares de cada cliente y de sus necesidades. Pero si estás pensando en pedir una hipoteca variable, no olvides considerar también posibles escenarios futuros del Euribor.

Comentarios