En 2020, el inversor no gana si no arriesga

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 13.02.2020
En 2020, el inversor no gana si no arriesga

Los analistas financieros ven cada vez más utópico obtener rentabilidades financieras mínimamente importantes sin arriesgar bienes.

Si en 2018 fue un 31% de españoles el que invirtió en algún producto financiero, en 2019 el porcentaje aumentó, haciéndolo 2 de cada 5. Según una encuesta de Popcoin, el gestor digital de Bankinter, el 52% de ellos invirtió más de 10.000 euros. Solo el 36% lo hizo por obtener rentabilidad, y más de la mitad –el 51%– reconoció hacerlo por conservar su capital. Llama la atención, además, que casi la mitad de los inversores se conformaba con un beneficio del 5%, y un 24% tenía suficiente con batir la inflación.

Quien no arriesga, no gana

Los expertos guardan múltiples consejos para los inversores, y todos comparten un hecho: hoy en día, es casi imposible obtener beneficio alguno sin arriesgar.

Los analistas de Bankinter hace una previsión para el primer trimestre de 2020: “Mantenemos un elevado grado de confianza en la continuidad de la expansión económica global (aunque en España vaya perdiendo vigor), en que las bolsas continúan ofreciendo recurrido, los precios de los activos inmobiliarios no corren riesgos relevantes (pese a que la expansión de precios se desacelerará, sin duda) y el ajuste en los bonos será progresivo e intensivamente monitorizado y modulado por los bancos centrales”. Y respecto a la coyuntura económica, “nada especialmente preocupante, salvo el miedo irracional, que resulta imprevisible”.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Sin milagros en rentabilidad

El equipo de BBVA Asset Management apunta en la misma dirección: “Los indicadores más recientes apuntan hacia un escenario de estabilización y los elementos de incertidumbre que más han pesado en el ánimo inversor en 2019 –la guerra comercial entre Estados Unidos y China o un posible Brexit sin acuerdo– están remitiendo”.

Por otra parte, “la economía global sigue creciendo a ritmos superiores al 3%, lo que permite que las empresas sigan manteniendo el incremento de sus beneficios, aunque este se modere”, destaca Araceli de Frutos, vocal del Consejo Directivo de los Asesores Financieros del Consejo General de Economistas. “Las valoraciones de ambos tipos de activos están altas, con lo cual no se espera que este año las rentabilidades sean tan espectaculares como las que se vivieron en 2019”, admite la experta respecto a la revalorización. E insiste en que, “con los tipos negativos, obtener algo de rentabilidad, sobre todo para un público conservador y moderado, se aparenta más a la búsqueda del Santo Grial”.

Rendimiento bajo, para precavidos

Joaquín Robles, analista del bróker financiero XTB, está de acuerdo con De Frutos, y tacha la situación de “complicada”. “Los bonos están en mínimos históricos, presionados por los altos niveles de incertidumbre y las compras mensuales de activos por parte del BCE y la renta variable se encuentra ya en los niveles más altos de la última década”, justifica el experto. Recomienda invertir en los fondos monetarios si no queremos poner más de 10.000 euros. Rentabilidad del 0,1% a corto plazo con activos de renta fija, y del 0,5% a largo plazo. En cambio, los activos de renta variable pueden llegar a devolver un 6% de la inversión.

Rendimiento medio, para moderados

De Frutos se inclina por fondos mixtos moderados globales con baja volatilidad, y situados en distintos lugares. “En renta fija se incluirían fondos de gobiernos emergentes, ya que es dónde puede haber más margen en la curva de tipos por las actuaciones de los bancos centrales de estos países”.

En este perfil, con aspiraciones, pero sin jugarlo todo a una mano, Robles optaría por invertir un tercio a un fondo monetarios, otro tercio a activos de renta fija, y el otro 40% a la renta variable. Y explica que “en este tipo de perfil podemos optar a rentabilidades ligeramente superiores al 3%, ya que todavía seguimos teniendo una alta exposición a la renta fija”.

Rendimiento alto, para agresivos

Esta vez, De Frutos se focalizaría en fondos relacionados con el consumo, apostar por empresas prometedoras y diversificar la inversión con renta variable emergente.

Para este tipo de inversor, Robles considera “que la mejor opción es comprar directamente el índice y no una selección de valores”. Lo que haría es dejar un 10% en fondos monetarios, un 20% en activos de renta fija y un 70% a la renta variable.

Fuente: El Páis

author

Autor del articulo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios