El pago digital se come el plástico (II)

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 09.01.2020
El pago digital se come el plástico (II)

El año 2020 será el del asentamiento de los métodos de pago alternativos. Es la hora del pago electrónico y el pago ‘invisible’.

Cómo nos gusta pagar

Lo que parece evidente es que vivimos una era de cambio en cuanto a los métodos de pago. Poco a poco, pasamos de efectivo a tarjeta, y de tarjeta a digital. Mastercard elaboró una encuesta bajo la cuestión “¿cómo prefiere pagar?” y, según los resultados, el 39% prefiere hacerlo utilizando una tarjeta contactless –una tarjeta que emite el pago acercándola a la terminal, sin tocarlo– sobre cualquier otra forma. El 27% opta por la tarjeta de plástico, mientras que un 17% sigue fiel al efectivo y el 11% restante tira de teléfono móvil.

Pero la preferencia de pago no equivale a la forma real con la que se paga. Ya que, aunque la tarjeta contactless es la forma preferida por la mayoría, en realidad es el tercer método más usado: el efectivo y las tarjetas normales siguen mandando. Los propios encuestados dan respuesta a esta contradicción, y es que el efectivo les garantiza un método aceptado en cualquier tipo de comercio.

El pago digital, desconocido aún para algunos

Aunque parezca extraño, existen métodos de pago alternativos desconocidos todavía para algunos usuarios, al menos, para el 41% que lo reconoce. Alejandro Banegas, director de Desarrollo de negocio de Mastercard España, afirma que las empresas, “aunque cada vez más negocios apuestan por los sistemas de pagos electrónicos, por los beneficios que aportan al hacer que el pago sea sencillo, ágil y seguro, todavía queda mucho recorrido, dado que aún sigue habiendo la percepción de que el coste de aceptar estos pagos es alto”. Por su parte, el portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano, mantiene que “pagar con efectivo es muy fácil y aceptado de forma general, por lo que cualquier alternativa debe mostrar una clara mejora para que los ciudadanos cambien de hábito”. Por esa razón sigue el pago en efectivo tan a la orden del día. “Garantizar la aceptación de medios de pago diferentes al efectivo es por tanto imprescindible para potenciar la experiencia digital y el reto para los bancos no es luchar contra el efectivo, sino que cada uno pueda elegir individual y libremente”, añade Campuzano.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Nuestra cara como contraseña

Pero por muy vigente que siga el pago en efectivo, su sentencia parece estar encaminada. El futuro y la digitalización muestra el fin de su camino y, a más largo plazo, incluso tiene un final reservado para la tarjeta y para el pago con el móvil. Estamos hablando de los pagos a través de sistemas biométricos, como el reconocimiento facial

CaixaBank ya ha realizado una prueba de tres meses en la tienda Nestlé Market de Esplugues de Llobregat, en Barcelona. La experiencia, evidentemente, está abierta a los clientes de cualquier banco. En el proyecto ha trabajado la empresa Payment Innovation Hub, con socios como Global Payments, Visa, Samsung, Arval y CaixaBank.

¿Cómo funciona? Tras descargar una app donde nos registraremos como usuarios, introduciremos el número de nuestra tarjeta y una fotografía de nuestra cara, lo que viene siendo un selfie. El pago se puede realizar en una caja con cámara que, tras hacer una fotografía de nuestra cara, compara esta imagen con el selfie que hemos introducido nosotros en el registro de la app, y si los patrones biométricos señalan coincidencia, permite el pago automáticamente. Así, podemos pagar directamente con una foto, sin ni siquiera tener que echar mano de la cartera o del móvil, y mucho menos del efectivo.

Fuente: El País

author

Autor del articulo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios