El pago digital se come el plástico (I)

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 07.01.2020
El pago digital se come el plástico (I)

El año 2020 será el del asentamiento de los métodos de pago alternativos. Es la hora del pago electrónico y el pago ‘invisible’.

La digitalización es uno de los regalos que nos trae el futuro, y los métodos de pago que reinarán en el año 2020 son buena muestra de ello. Es cierto que sigue habiendo cada vez más tarjetas de crédito y débito, pero su crecimiento ya disminuye. Lo mismo ocurre con el dinero en efectivo, que se encuentra en clara caída. Todo ello va a verse sustituido, poco a poco, por la tecnología, en general, y por los métodos de pago alternativos, en particular. Los expertos auguran un fortalecimiento notable del pago electrónico en este año nuevo.

El cambio, en cifras

A principios de los 2000, contábamos 45,8 millones de tarjetas de pago en España. En 2018, esta cifra casi se había doblado hasta los 83,7 millones: 47,08 millones de tarjetas de débito y 36,64 millones de tarjetas de crédito. Esto se traduce en un crecimiento del 5,6% respecto al 2017. Pero, según estima el Banco de España, en 2020 se reducirá este aumento, y el número de tarjetas solo crecerá un 2,27% más que en 2018.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Más datafonos y menos efectivo

El parque de terminales de punto de venta o TPV, que compone el número total de datafonos operativos en comercios, se rehízo de su caída durante la crisis económica y ya cuenta con dos millones de unidades en el segundo trimestre de 2019. El incremento ha aumentado un 6,03% respecto al segundo trimestre de 2018. Como es lógico, las operaciones de pago a través de estos dispositivos son más y más frecuentes

Esta es una tendencia opuesta a la de los cajeros automáticos, si tenemos en cuenta que van habiendo cada vez menos desde 2008, quedando unos 51.000 operativos, cuando en 2009 había 62.000. La consecuencia lógica es que cada vez extraigamos menos dinero del cajero, y esto se refleja en un 2,83% menos de retiradas de efectivo en 2019.

Las revolving son historia

Para Nestor Martín, analista de datos de iAhorro, el mercado “ha caído considerablemente en los últimos dos años”. Este dato lo ilustra: iAhorro trabajaba principalmente con tarjetas de pago en 2017, suponiendo estas alrededor de la mitad de los productos financieros que comercializaban. Ahora, estos plásticos solo representan un 5% de sus productos. Parte de la culpa la tienen las tarjetas revolving. Estas tarjetas permiten aplazar el pago de cualquier bien que adquirimos, pero a cambio, aplicaban unos tipos de interés altísimos con los que nos cobraban dicho bien posteriormente. No fueron pocas las denuncias a los bancos que las expedían por parte de sus usuarios y, desde entonces, “prácticamente no hay oferta de este producto y la demanda ha descendido un 70%”, señala Martín.

El experto está convencido de que las tarjetas de crédito se irán extinguiendo lentamente, y en detrimento de éstas, funcionalidades como Bizum –que permite enviar transferencias inmediatas de dinero entre usuarios de distintos bancos sin intereses, al instante, y solo necesitando el número de teléfono del receptor–, ya integrada en la app de la mayoría de los grandes bancos, o el simple pago a través del móvil, se impondrán inevitablemente.

author

Autor del articulo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios