El letal disparo de las tarjetas ‘revolving’ y la opinión del Tribunal Supremo (I)

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 31.03.2020
El letal disparo de las tarjetas ‘revolving’ y la opinión del Tribunal Supremo (I)

Los tribunales han declarado que las tarjetas revolving tienen créditos asociados, que sus intereses son abusivos y que el usuario puede reclamar por los sobrecostes.

Una cliente de la entidad WiZink recurrió a la justicia para recuperar unos gastos excesivos a causa de los intereses de su tarjeta revolving. Hace unos días, el Tribunal Supremo falló a su favor, declarando abusivos estos intereses que la demandante había pagado. Llegados a este punto, cabe preguntarse qué son estas tarjetas, por qué generan deudas tan elevadas de forma tan rápida e inevitable, y qué puede hacerse para reclamar el dinero que se ha pagado de más por ellas.

El veneno de las revolving está en los intereses

Con una tarjeta revolving, el usuario paga con dinero prestado de la entidad, tal y como sucede en una tarjeta de crédito, pero en lugar de devolverlo todo en los primeros días del mes siguiente, el banco aplaza ese pago y los separa en varias mensualidades, todas con un interés elevado.

El problema, precisamente, son esos intereses. El banco no permitirá al usuario devolver el dinero gastado con la tarjeta revolving todo en un pago, sino que lo divide en cuotas cuyo precio va bajando conforme pasan los meses. Esto es así debido a los altos intereses de estas mensualidades, que rondan el 27%. Lo que sí le permite la entidad al usuario es elegir la cuota a pagar cada mes. El truco está en que, si se elige una cuota baja, puede que no llegue a amortizar la deuda, ni siquiera los intereses, y los meses pueden estar pasando sin que el usuario amortice capital, y esté gastando cada vez más dinero pagando intereses vacíos.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

¿Por qué ‘revolving’?

La denominación revolving proviene de la palabra inglesa revolve, que en español significa girar o rotar. La razón para esta denominación es que parte del capital que el usuario le devuelve al banco en forma de mensualidades vuelve a aparecer en su tarjeta revolving, listo para ser utilizado de nuevo. El Banco de España la define como “un crédito que se renueva de manera automática a su vencimiento mensual, de tal forma que en realidad es un crédito rotativo equiparable a una línea de crédito permanente”.

Las razones de su abusividad

La TAE de estas tarjetas está considerado como un modo de usura por el Tribunal Supremo. El tipo de interés que el Banco de España fija en ‘normal’ para las tarjetas de crédito es del 20% para financiar compras y para extraer dinero del cajero o en cuenta corriente. En cambio, los intereses de la revolving son del 25,2% en el primer caso, y del 29,63% en el segundo, según Asufin.

La sentencia del Supremo a desglose

El Tribunal Supremo ha creado jurisprudencia con la sentencia del caso de la usuaria de WiZink. Relacionado con el caso juzgado, los jueces han fijado en el 20% el “interés normal del dinero”, y a lo que deben atenerse todas las entidades que ofrezcan este producto. Esto hace que el 27,24% aplicado por WiZink se haya considerado desproporcionado. Y ello, teniendo en cuenta que la referencia del 20% sobre la que se ha juzgado el interés abusivo “es ya muy elevado”, por lo que, "cuanto más elevado sea el índice a tomar como referencia en calidad de ‘interés normal del dinero’, menos margen hay para incrementar el precio de la operación de crédito sin incurrir en usura". La aplicación de este modus operandi se justifica con que "se daría el absurdo de que para que una operación de crédito revolving  pudiera ser considerada usuraria, por ser el interés notablemente superior al normal del dinero y desproporcionado con las circunstancias del caso, el interés tendría que acercarse al 50%" . Pero no solo eso, los jueces se encargan de recordar que "no se puede justificar la fijación de un interés notablemente superior al normal del dinero por el riesgo derivado del alto nivel de impagos" asociado a "operaciones de crédito al consumo". Y ya puestos, señalan estas operaciones como "concedidas de un modo ágil y, en ocasiones, mediante técnicas de comercialización agresivas y sin comprobar adecuadamente la capacidad de pago del prestatario".

Y finalmente, en palabras de los propios magistrados, "la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico".

Fuente: El Páis

author

Autor del articulo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios