El informe PISA 2015 y seis lecciones de supervivencia

Fecha de publicación: 26.12.2017
El informe PISA 2015 y seis lecciones de supervivencia

Las finanzas personales llevan siglos causándonos quebraderos de cabeza. Y datos como los extraídos, por ejemplo, del informe PISA 2015 sobre la competencia financiera presentado hace poco no dejan lugar a la interpretación ni al matiz. En dicho informe, elaborado a partir de una encuesta sobre finanzas realizada a estudiantes, España ha obtenido un resultado de 469 puntos.

Esto significa que nuestro país está por debajo de la media mundial –que es de 489 puntos- y que, concretamente, uno de cada cuatro estudiantes españoles de 15 años no alcanza el nivel básico de conocimientos financieros.

Pues bien, debido a este impactante resultado y viendo que las futuras generaciones, de momento, tienen serias dificultades para llevar a cabo la interpretación de una factura, alguien –más de uno- ha decidido acudir en ayuda del porvenir económico español.

De la mano de Kelisto nos hemos preocupado por regalar seis recomendaciones, consejos o lecciones de vida –llámesele según considere- sobre cómo cuidar nuestros ahorros:

Seis lecciones de supervivencia económica

Lo primero y más importante, analizar tu perfil de inversor. Antes de tomar cualquier decisión, piensa en el riesgo que estás dispuesto a asumir, qué puedes permitirte arriesgar y qué no. Y, eso sí, a no ser que vayas sobrado, arriesgar lo mínimo.

Segundo, no pongas toda la carne en el asador. O lo que es lo mismo, diversifica y reparte tu dinero para sacarle el máximo partido y, sobre todo, para minimizar los riesgos. Si se te quema algo, que sean sólo unas pocas chuletas.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Tercero: los plazos. Piensa bien a qué plazo te conviene más invertir y cuál es tu objetivo. No inviertas porque sí, ni te quedes viéndolas venir. Cuando cobres el premio, ya deberías tener claro de antemano qué hacer con él: ¿liquidar tus deudas?; ¿garantizarte una renta extra para el día de tu jubilación?; ¿maximizar tus ahorros pensando en tus herederos? Eso es cosa tuya, pero procura cubrir lo mejor posible tus necesidades. 

Además, analizar el tiempo que puedes permitirte pasar sin acceder al dinero del premio te ayudará a tomar mejores decisiones de inversión.

Cuarto consejo: Infórmate sobre la liquidez que tienen los productos en los que quieres invertir. Antes de invertir un cromo, una moneda o un millón de euros es indispensable que conozcas las posibilidades que tienes de recuperar el dinero: si lo puedes hacer en cualquier momento y si, para ello, tendrás que pagar algún tipo de penalización. Por ejemplo, hay productos con una liquidez total –las cuentas remuneradas, por ejemplo- pero que ofrecen una remuneración más baja que otros que harán que tu dinero esté atrapado durante un determinado plazo. En otros casos, como ocurre con las acciones o los fondos de inversión, podrás deshacerte de tu inversión en cualquier momento, pero no tendrás la garantía que de que vayas a recuperar lo invertido.

Lección quinta: Cuidado con la fiscalidad de las inversiones. El dinero que ganes viene con acompañante: los impuestos; y éstos varían en función del producto. Por ejemplo, los depósitos y los fondos de inversión están sujetos al mismo gravamen: el 19% si las ganancias son inferiores a 6.000 euros; el 21% si se gana entre 6.000 y 50.000 euros; y el 23% si se superan los 50.000. No obstante, la manera de aplicarlo es diferente por lo que, fiscalmente, unos productos pueden resultar más interesantes –beneficiosos, lucrativos, vaya- que otros. 

Sexta y última: no tengas reparo en pedir ayuda. Acudir a un experto acreditado o asesor financiero independiente te ayudará a gestionar correctamente el premio en función de tus necesidades y objetivos. Busca uno de confianza o, simplemente, confía en el que encuentres, pero a veces –muchas veces- es mejor saber lo que nos hacen que fingir que sabemos lo que hacemos.

Y cuando se trata de dinero…

 

Fuente: Finanzas.com, La Vanguardia

Comentarios