¿Cuáles son los tipos de interés existentes?

Fecha de publicación: 17.07.2017
¿Cuáles son los tipos de interés existentes?

El tipo de interés es el precio que cobran las entidades financieras por prestar dinero. En los préstamos al consumo contratados a muy corto plazo (menos de un año) o de importes pequeños, se suele utilizar el tipo de interés fijo, además hay entidades que ofrecen préstamos rápidos a tipo de interés cero, consiguiendo rentabilidad a través de comisiones.

Las comisiones entonces pueden llegar a ser muy importantes para el coste total del préstamo. Por otro lado, en cuanto a las hipotecas y préstamos personales bancarios, es muy importante conocer los tipos de interés que existen y que significan, para poder analizar bien las ofertas desde todos los puntos de vista para evitar sorpresas. Existen tres tipos de préstamos según el tipo de interés:

Préstamo a interés fijo

En esta variedad de préstamos, el tipo de interés se mantiene constante a lo largo de la vida del contrato. Por lo tanto conoces desde el principio el importe total de los intereses que tienes que pagar. Al contario de los préstamos con interés variable: no hay ninguna incertidumbre sobre las cuotas futuras. Puesto que no asumes el riesgo de incremento del precio del dinero, el interés de las operaciones a tipo fijo suele ser superior al de las de tipo variable. Además, cuanto más se alarga el plazo del préstamo, mayor suele ser el tipo de interés.

Préstamo a interés variable y el euríbor

En la modalidad de interés variable, el tipo se va modificando a lo largo de su período de amortización, en función de la evolución futura del índice o tipo que se tome como referencia, es decir de un indicador que refleja el precio del dinero en el mercado.

Como este índice se utiliza el euríbor (Euro Interbank Offered Rate, es decir, tipo europeo de oferta interbancaria). Es un índice de referencia publicado diariamente que indica el tipo de interés promedio del mercado interbancario del euro. El tipo de interés variable se suele expresar como la suma de ese índice de referencia y un porcentaje (margen o diferencial) constante. Eso significa que a lo largo de la vida del préstamo vas a pagar lo que marque el euríbor en el momento de la revisión de la cuota (elemento variable) más un punto porcentual (elemento fijo).

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

En resumen, el importe de tus cuotas podrá cambiar en futuro, subiendo o bajando, según el índice o tipo de interés de referencia en los momentos de revisión del mismo. Algunas entidades ponen límites a las variaciones a la baja y al alza de los tipos de interés de referencia. En todo caso, debes ser consciente del riesgo que asume al contratar préstamos de interés variable. Si suben los tipos, puedes encontrarse con dificultades para pagar.

Préstamo a interés mixto

Como ya implica la palabra “mixto”, en este tipo de préstamos se aplica el tipo de interés fijo durante la primera parte de vida del préstamo, y el resto de tiempo, hasta su devolución completa, el tipo variable.

¿Qué tipo de interés conviene más, fijo o variable?

Siempre depende de la situación actual en el mercado y expectativas de futro. El interés fijo será mejor que el variable en estas situaciones, en las que las expectativas de subida de los tipos de interés son altas. Al contrario, el interés variable será mejor cuando se espera una disminución de los tipos de interés, provocando una bajada en las cuotas. Eso es lo principal que debes considerar a la hora de elegir un préstamo a tipo fijo o variable. Sino existen también otros parámetros en los que puedes fijarse.

Siempre será mejor el tipo de interés fijo cuando el plazo del préstamo sea más pequeño. Los tipos de interés variables pueden ser preferibles, si el préstamo o línea de crédito se concede a un plazo largo.

Por último, otra situación propicia para el interés fijo es cuando si tengas el temor al riesgo alto. Evidentemente, en el caso del interés fijo el riesgo es prácticamente cero, ya que no cambia el tipo de interés ni las cuotas que tienes que reembolsar. En cuanto al interés variable, conlleva el riesgo mucho más elevado, ya que si el tipo de interés de mercado sube, tendrás que pagar más intereses de los previstos, lo que aumenta la cantidad necesaria para pagar las cuotas. Si quieres solicitar un préstamo a interés variable, es recomendable comprobar que puedas pagar las cuotas sin dificultad y que tengas una reserva para asumir posibles subidas sin que te represente excesivos inconvenientes.

Comentarios