Contratos de alquiler y cambios de vivienda durante el coronavirus

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 21.04.2020
Contratos de alquiler y cambios de vivienda durante el coronavirus

El Gobierno impulsa medidas para suavizar el impacto del coronavirus en la economía, y el sector inmobiliario es protagonista. Descubre las novedades en los alquileres

La crisis sanitaria surgida a partir de la pandemia que azota el planeta sigue su curso y, como era de esperar, también lo hacen las actuaciones de los órganos superiores en cada país. En España, una de las cuestiones fundamentales, dentro del apartado económico, es el de la vivienda. Concretamente, la cuestión del alquiler, que tiene en vilo a tantos ciudadanos, tanto arrendatarios como arrendadores. Lógicamente, el coronavirus cambia las cosas, y esto da a luz a multitud de dudas con respecto al funcionamiento de los contratos de alquiler.

El propietario no está obligado a bajar el precio

Un tema muy comentado es el del precio del alquiler. ¿Está el arrendador de la vivienda obligado a bajar el precio? La verdad es que no lo está, ya que las moratorias y las ayudas lanzadas por el Gobierno cubren la diferencia entre la renta pactada en contrato y la renta rebajada. El Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Barcelona (Coapi) y la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Catalunya (AIC) lo tienen claro: “La Ley de Arrendamientos Urbanos no prevé la rebaja temporal de la renta del alquiler. No obstante, se puede acordar entre arrendador y arrendatario un descuento durante un tiempo pactado”. Aunque, en los locales que acogen establecimientos comerciales, se entiende que “como consecuencia de un hecho sobrevenido, cambian sustancialmente las circunstancias contractuales, lo que permitiría justificar la petición de una rebaja en el pago de la renta”, añaden.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Los contratos se prorrogan, pero no se hacen nuevos

De entre las medidas llevadas a cabo por el Estado, se contempla la suspensión de todos los plazos de prescripción del contrato de alquiler, así como de caducidad, alargándose así su vigencia mientras se prolongue la crisis. “De forma tácita, se entiende que también el contrato de alquiler queda prorrogado hasta que se levante la situación excepcional”, dice Ignasi Vivés, abogado especializado en arrendamientos del despacho Sanahuja Miranda.

Y con respecto al formalizar nuevos contratos, no es que la ley lo prohíba, pero la situación lo convierte en algo tan complicado como absurdo. Teniendo en cuenta que para muchas de las gestiones que conlleva la firma de un contrato es necesario desplazarse y salir de casa, para Vivés “firmar un nuevo contrato de arrendamiento durante estas fechas no tiene mucho sentido”.

¿Y mudarme si termina mi alquiler?

También puede darse la curiosa situación de que el contrato de alquiler venciese a finales de marzo, y el inquilino tuviese que abandonarlo para mudarse a otro. Pues el arrendatario visto en esta diatriba puede estar tranquilo, porque nadie va a forzar su salida. De hecho, ni aun queriendo hacer mudanza podría hacerlo, ya que las empresas de mudanzas no prestan servicios y, además, según señala Vivés, “se deduce claramente que durante este periodo no está permitido hacer mudanzas”.

El preaviso sí sirve para dejar la vivienda

También es posible que el inquilino ya tuviera preparada una residencia alternativa y hubiese dado el preaviso para abandonar la actual. El confinamiento imposibilita hacer entrega de la vivienda, así como que los profesionales encargados accedan al inmueble y verifiquen su estado. Por eso se recomienda desde el Coapi y la AIC que los inquilinos envíen de forma telemática los documentos necesarios para realizar el trámite. Esta documentación consiste en la renuncia firmada y una fotografía que muestre el estado actual de los contadores de suministros. Desde estas organizaciones indican que “el propietario deberá acusar recibo advirtiendo que queda pendiente, una vez finalice el plazo del estado de alarma, la verificación del estado y la devolución de la fianza, y no podrá cobrar ninguna otra renta”, ya que los trámites administrativos están paralizados.

¿Qué hacen quienes entraban en abril?

El caso contrario es el de la familia o inquilino que, habiendo firmado recientemente el contrato de alquiler, tuviera previsto entrar en la nueva vivienda a lo largo de este mes de abril. Pues bien, “este periodo es plenamente excepcional y se debe estar a las circunstancias concretas de cada caso y apelar al sentido común de las partes implicadas en cualquier negocio jurídico”, destaca Vivés. Y continúa: “Debemos entender que, durante la declaración de estado de alarma, el negocio jurídico del arrendamiento queda suspendido, y se reanudarán sus efectos toda vez se levante la situación de alarma”.

La entrega de llaves no es excusa

De todo lo anterior deducimos que el hecho de tener que entregar las llaves en mano, de un propietario a un inquilino, no es motivo suficiente para abandonar el confinamiento domiciliario. Vivés, en este sentido, no cree que este supuesto sea de fuerza mayor: “El Real decreto no hilvana con tanto detalle todas las casuísticas posibles, por lo que por razones de salud pública se considera que lo mejor y más acertado es evitar cualquier tipo de desplazamiento que no sea absolutamente necesario y que no esté plenamente justificado”. Esto garantizará, según los expertos del Coapi y la AIC, que “durante el estado de emergencia no se habrá accedido a la vivienda y, cuando se haga efectiva la entrega de las llaves, esta deberá presentar las mismas condiciones que en el momento de la renuncia del inquilino anterior”.

 

Fuente: El Páis

 

author

Autor del articulo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios