Consejos para los que han ganado el Gordo navideño, y para los que no

Fecha de publicación: 27.12.2018
Consejos para los que han ganado el Gordo navideño, y para los que no

Puede que cuando leas este artículo, ya haya salido el Premio Gordo de la Lotería de Navidad y no te haya caído ni uno; si es así, no te desanimes, porque igualmente te servirá para el año que viene, y el siguiente, y el otro. Porque la esperanza nunca se pierde. Si, en cambio, has tenido suerte y te encuentras con este artículo tras haberte embolsado 322.000 euros, entonces lee con toda tu atención, porque incluye cinco ideas de inversión para estirar al máximo el rendimiento de todo el dinero que has ganado. Antonio Gallardo, experto de iAhorro, te da una pista: “Cuanto más pequeña sea la recompensa, más se tiende a tapar agujeros y, al contrario, a mayor cantidad de dinero, más opciones hay de utilizarlo como inversión para conseguir otros ingresos”.

Cuentas corrientes y depósitos

Sabemos que estos productos no son los más rentables hoy en día, pero son seguros. Y en finanzas nos han enseñado a arriesgar poco. Así que depositar parte de tu premio en una cuenta corriente o en un depósito es proporcionarle un hogar seguro. Eso sí, dice Gallardo que “destinaría alrededor de un 30% del Gordo en estos activos líquidos como colchón, para utilizarlo en la eventualidad de tener necesidades urgentes que cubrir y evitar deshacerme de otros activos, lo que podría conllevar pérdidas”. No cometas el error de depositar el 100% del dinero o de no negociar un interés mejor, todo eso está en tu mano.

Fondos de inversión de renta fija o garantizados

Una vez invertido el 30% del dinero del Gordo, podemos arriesgar con un 20% en fondos de inversión de renta fija por unos tres, cuatro o cinco años. O bien, podemos destinarlo a fondos garantizados hasta que la garantía caduque. Esta es una buena forma de ver beneficios en un plazo medio de tiempo. “Si realmente el ganador tuviera un perfil muy conservador, le diría que invirtiera algo más en estos productos, con el propósito de buscar beneficios del 2% o 3%, lo que le permitiría compensar la pérdida de poder adquisitivo” recomienda Gallardo. Aún así, lo mejor es repartir bien las cartas y no jugárselo todo a una: “No invertir todo solo en uno o dos fondos y consultar a varias entidades financieras, más allá de su propio banco”.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Fondos de renta variable y acciones

Si le preguntamos a Gallardo sobre invertir en acciones, nos dirá que sí, y además nos dirá que lo hagamos con otro 25% del dinero. Pero siempre “a largo plazo, ya que, a corto, es una inversión que puede sufrir fuertes fluctuaciones”, advierte el experto. La pega es que en 10 o 15 años no podremos hacer uso del dinero. “Todos deberían, en una mayor o menor proporción, dedicar algo en inversión de riesgo”, insiste el de iAhorro, y si nos da miedo, mejor apostar una cantidad pequeña. Evidentemente, nunca descartar la ayuda de un asesor financiero para esto.

Plan de pensiones

Los planes de pensiones son materia obligatoria para todos, por muy arriesgados o moderados que seamos. Y es que, para Gallardo, el ganador del Gordo de la Lotería de Navidad está obligado a invertir “un 10% a planes de pensiones, y reservar otro 10% para aportaciones posteriores”, así sacará jugo a los beneficios fiscales de estos productos. Recuerda que todas tus inversiones deben estar basadas en tu realidad económica y tus circunstancias personales.

Vivienda

Una encuesta de la agencia Casaktua revela que el 10% de los españoles quieren comprar una vivienda ahora como inversión de futuro, dado que el mercado inmobiliario está al alza. Esta es la opción que Gallardo recomienda al afortunado de estas Navidades. “La vivienda está sujeta a oscilaciones de precios con cambios bruscos de oferta y demanda, por lo que se puede tardar mucho en vender, aunque sea en pérdida, como ocurrió tras la última crisis”, explica Gallardo. Y pide “tomarse su tiempo” y mucha cautela para tomar la mejor decisión, siempre basada en el estado del mercado y la ubicación del inmueble, aspectos que pueden hacer oscilar mucho los precios, y no es cuestión de perderlo todo tan rápido como lo hemos ganado.

 

Fuente: El País

Comentarios