Consejos para evitar el fichero de morosos

Fecha de publicación: 15.08.2018
Consejos para evitar el fichero de morosos

Hace poco hablábamos de la tendencia actual de las familias a endeudarse. Del crecimiento de esta situación, que cada vez se da más frecuentemente y no por que estemos pasando una mala racha. Al contrario. Es porque nos vemos con más posibilidades que antes. Esto no significa que tengamos más dinero ahorrado –de lo contrario, no necesitaríamos préstamos–, de hecho, el ahorro doméstico está bajo mínimos. Y la consecuencia es un incremento del 15% en 2017 en la obtención de créditos al consumo.

El saldo negativo es, entonces, de unos 100.000 millones, si nos fiamos del Banco de España.

Lo bueno es que todo esto se puede evitar. Existen técnicas y comportamientos dirigidos a esquivar la morosidad.

Antes de decidir si solicitar un crédito al consumo, debemos reflexionar detenidamente.

La regla del 33%

No está mal empezar aplicando la regla del 33%.

Nos la explica el asesor financiero Pablo Souto: “para evitar problemas de solvencia, será necesario asumir solo deudas acordes a nuestro nivel de ingresos. Por ello, por norma general, la cuota mensual de nuestros préstamos no debería superar la tercera parte de lo que ingresamos en el mismo período”.

Pongamos que surge un imprevisto y se nos ocurre recurrir a un crédito. Bien, pues antes de tomar la decisión, examinaremos nuestra economía y buscaremos gastos prescindibles, lo cual nos harán ganar solvencia. Gorka Berrenetxea, director financiero de iMorosity, dice que “lo ideal sería destinar un mayor importe al ahorro familiar, para posibles imprevistos”. No obstante, “con los sueldos tan bajos que se dan ahora, es muy difícil para una inmensa cantidad de familias simplemente ahorrar algo”, admite.

Por tanto, el truco aquí está en saber priorizar los gastos y tener un presupuesto familiar organizado.

¿Por dónde se escapa el dinero familiar?

Está comprobado: los hoteles y los restaurantes tienen la culpa de casi el 10% del gasto medio de los hogares. Otro 6% se lo lleva el ocio y la cultura. Un 2% se va en los vicios, alcohol y tabaco, principalmente.

Esto es una quinta parte de nuestro presupuesto destinado al ocio y relativos. Esto son 6.000 euros al año por familia.

Lo único bueno, según Ileana Izverniceanu, portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) es que “de estos gastos será más fácil prescindir cuando es necesario ajustarse el cinturón. Por ejemplo, se puede limitar el número de veces en que salimos a comer o cenar fuera de casa”.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Luego tenemos el transporte. Ahí, destinamos el 11,6% de nuestro dinero. Las familias españolas suelen tener dos coches, y el 90% de lo que invertimos en ellos corresponden a su adquisición y mantenimiento.

“Si se prescinde del segundo vehículo y se utiliza más el transporte público, se encontrará una manera muy eficaz de recortar otra fuente importante de gasto”, revela Izverniceanu.

Démosle uso a la calculadora

La portavoz de OCU insiste en identificar todos los gastos. Es evidente: si no tenemos controlado en qué nos gastamos el dinero, es imposible ahorrarlo. Y para ello da algunas pistas.

Es bueno anotar todos los gastos durante un mes. Conforme lo hacemos, buscamos los que tienen una periodicidad superior, como los impuestos. Para averiguar la mensualidad de estos últimos, dividiremos el coste total anual entre doce –los meses del año.

Una vez clasificados todos los gastos en mensualidades, separaremos los imprescindibles de los prescindibles.

“En el primer grupo irán los relacionados con la vivienda, como el alquiler o el préstamo hipotecario, los impuestos sobre la misma, otros préstamos pendientes, los suministros de luz, agua, gas y teléfono, los de alimentación, vestido y calzado, y el transporte, entre otros”, aconseja Izverniceanu. “En el segundo, los destinados al ocio: por ejemplo, las salidas nocturnas, el tabaco, o la televisión de pago”.

Ahora es cuando toca decidir de cuáles deshacernos y de qué otros no para equilibrar las cuentas “teniendo en cuenta que es también posible recortar entre los gastos imprescindibles”, recuerda la portavoz del OCU.

Un consejo extra es organizar de esta manera las cuentas de la familia aun gozando de una buena salud financiera. Esto eliminará casi cualquier sorpresa negativa de las que ya sabemos.

 

Fuente: El País

Comentarios