Consejos para ahorrar energía en los confinamientos del futuro

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 10.06.2020
Consejos para ahorrar energía en los confinamientos del futuro

El confinamiento durante el coronavirus ha multiplicado el consumo de energía en los hogares. Algunas familias han sabido cómo ahorrar, y las medidas pueden servir para abaratar el recibo de la luz de ahora en adelante.

A lo largo de las fases de desescalada del confinamiento en el estado de alarma, distintos grupos de población han ido abandonando sus hogares para trabajar, otros han salido gozando de ciertos permisos puntuales, pero casi siempre ha habido alguien en casa. Incluso ahora, cuando la mitad de la población se encuentra en fase 2 y la otra en fase 1, todavía existen ciertas restricciones en los horarios de salida.

Lo que sí ha regido en todos los hogares durante el confinamiento es un gran aumento en el consumo de energía: se han juntado trabajo, cocina, estudios, entretenimiento… Todo traducido en un estratosférico recibo de la luz. Según la comercializadora eléctrica Lucera, solo en marzo, ya gastábamos un 20,3% más de energía que en un día normal de antes del confinamiento. En cambio, los hogares donde más cambios de rutina ha habido, pueden haber aumentado un 30% su consumo de media diaria, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). “El efecto global en la factura eléctrica podría suponer unos 10 euros”, calcula la portavoz de la organización, Ileana Izverniceanu.

Es cierto que se contempla la posibilidad de un rebrote del virus en otoño. Sea así o no, la OCU ofrece varios consejos que facilitarán el ahorro de electricidad en casa.

Consumir en horario de discriminación

La cocina se lleva la palma en cuanto a origen del gasto, ya que el 40% de la energía consumida procede de la actividad en ella. Los aparatos de climatización permanecen cerca, con un 35% del total. La iluminación corresponde al 15% y los dispositivos, al 10%.

En este sentido, la OCU aconseja hacer uso de las horas valle, si es que tenemos una tarifa con discriminación horaria, que son horas del día donde la electricidad es más barata.

Izverniceanu afirma que “los hogares suelen realizar aproximadamente la mitad de su consumo en horario valle [desde las 23 horas hasta las 13 horas, en verano] y durante este periodo, si lo comparamos con el mismo periodo del año pasado, observamos un incremento del consumo en horas punta alrededor del 5% o 10%”.

En Lucera optan por aprovechar la discriminación horaria para hacer lo que más consuma, como cocinar: “Lo bueno de la discriminación horaria es que se ahorran entre 5 euros y 8 euros al mes (o, lo que es lo mismo, hasta 100 euros al año, aproximadamente) sin hacer nada. Si, además, ahora que estamos en casa, nos preocupamos de poner o programar la lavadora o el lavavajillas antes de las 13 horas o después de las 23 horas, todavía ahorraremos entre 10 euros y 15 euros más”.

Pero las horas valle no solo son buenas para cocinar, también nos ayudarán a ahorrar hasta un 50% de la energía si las utilizamos para recargar la batería de nuestros móviles, iPads y tablets.

La luz natural, a nuestro favor

El astro rey también juega un papel importante aquí. Y es que, si sabemos jugar con la luz natural –alzando persianas y corriendo cortinas–, y prescindimos de luces innecesarias y de decoración, podemos dejar de pagar hasta 10 euros al mes.

La calefacción tampoco nos costaría un disgusto si en primavera, por ejemplo, la situamos en 21 grados y vestimos dos capas en lugar de una. Un grado menos también es un 9% menos de gasto. Esto conlleva entre 70 y 120 euros de ahorro anuales.

Para Lucera, es “mejor ventilar a primera hora y después precalentar la casa sobre las 12 horas, al menos una hora antes de que termine el periodo valle, que es lo que podemos tardar en llegar a la temperatura de referencia y cuando más consumen los equipos de climatización”.

¿Hora de cambiar la tarifa?

Pero no todo va a ser jugar con lo que tenemos, también podemos negociar tarifas nuevas con nuestra compañía o con terceras. Todo esto puede ayudarnos a pensar si nuestro contrato es el más adecuado, según Izverniceanu. “Los ahorros que muchos hogares pueden obtener de la mano de esta comprobación son muy superiores al sobrecoste que estos días tienen que asumir”, advierte la portavoz. “Lo que está muy claro es que a casi todos los usuarios les interesa activar la discriminación horaria”, añade.

Pero mucho cuidado con reducir la potencia contratada. Es más barato, desde luego, pero para los hogares no es el mejor momento, porque el incremento del consumo en casa puede hacer que salten las protecciones más a menudo por utilizar demasiados equipos al mismo tiempo”, concluyen desde Lucera.

Fuente: El Páis

author

Autor del articulo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios