Comparar minicréditos online

Fecha de publicación: 08.11.2018
Comparar minicréditos online

Pese a que pueda parecer un mundo complejo por tratarse de los créditos y finanzas, en la práctica todo se desenvuelve de una forma mucho más sencilla. Al fin y al cabo, los microcréditos online son productos pensados para obtenerse rápidamente y por todo tipo de personas, expertas o no en los quehaceres económicos. Lo primero que debes saber es qué puedes permitirte y qué debes descartar, es decir, a qué microcréditos online aspiras. Y no hablamos solo a nivel cuantitativo, sino también cualitativamente. No es lo mismo, por ejemplo, figurar en el registro ASNEF o RAI, que no hacerlo. En el caso de mantener deudas con terceros o de no tener trabajo ni la posibilidad de acreditar ingresos en nómina, a esta sección es a la que debes dirigirte.

Dónde solicitar un crédito rápido

En este ya desarrollado mundo crediticio, se ha llegado a formar una amplia lista de posibilidades de financiación, adaptadas a la urgencia que tengamos o a la cantidad de dinero que necesitemos. También hay créditos en concreto que dependerán de nuestra situación personal y laboral e, incluso, de nuestros antecedentes en el expediente crediticio; es decir, acerca de nuestras experiencias previas con los créditos rápidos y las entidades crediticias, si es que la hay.

Hoy en día, en España, existen cuatro categorías principales de financiación personal:

Los minicréditos son productos rápidos que conceden entidades privadas. Se caracterizan por ser cantidades bajas y con un proceder veloz. El margen habitual es de entre 50 y 600 euros, por eso el plazo de amortización también suele ser breve, rondando el mes. Dado que están pensados para aliviar una urgencia económica, llegan al beneficiario rápidamente pero tienen un coste elevado en intereses. No suele comportar trámites ni papeleo, su proceso es íntegramente online y los requisitos de aceptación no son complejos.

Los préstamos online proceden de entidades financieras normalmente bajo el control del Banco de España. Aquí estamos hablando de cantidades más serias que pueden llegar hasta los 6.000 euros, incluso, según la compañía, a los 10.000. El proceso no es tan rápido como el anterior, pero sigue considerándose ligero tenida cuenta de las cantidades que se manejan. Suelen tardar entre 24 y 48 horas en llegar a la cuenta bancaria del beneficiario.

El clásico recurso de los bancos sigue ahí. Aunque el auge de los créditos online los haya eclipsado, los bancos de toda la vida tienen préstamos preconcebidos instantáneos mediante los cuales conseguir dinero de forma muy rápida también.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Por último, el modo menos convencional de las empresas privadas como los grandes almacenes que, además de sus productos de hipermercado, ofrecen a sus clientes dinero efectivo en cajas mediante préstamos rápidos, tarjetas y pagos aplazados.

Una vez conocidas todas las vías de financiación de las que disponemos en España, es hora de hablar de créditos gratuitos. Las entidades crediticias no cejan en el empeño de atraer nuevos clientes, y lo más llamativo que pueden ofrecer es, sin duda, financiación por nada a cambio. Pero esto, como es obvio, necesita ciertos matices.

El mito de los créditos gratuitos

La financiación gratuita es, ni más ni menos, que créditos sin intereses.

Éste es el mejor anzuelo que poseen las entidades tanto bancarias como crediticias a la hora de captar clientela, con diferencia, aunque donde más suele verse en los préstamos instantáneos online, donde la etiqueta de “gratis” se ve cada vez más a menudo y más colorida.

Aunque no todas lo hacen, muchas casas de créditos rápidos ofrecen el primer crédito a cambio de nada. No hace falta decir que tienes que devolver la cantidad exacta otorgada, pero lo harás libre de intereses. Esto solo afecta al primero, o sea, a los nuevos clientes. Una vez devuelto y a partir del segundo, deberás pagar intereses en la devolución.

En el siguiente artículo continuaremos con la segunda parte de la comparación de microcréditos online, y veremos cuándo devolver un crédito, cómo solicitarlo y algunos consejos finales.

Cómo solicitar créditos rápidos

Se caracteriza por ser un proceso simple y rápido, al abasto de todo el mundo que posea mínimos conocimientos de informática. De hecho, lo más complicado es entrar en la página web del prestamista. Fácil, ¿verdad?

Una vez estamos dentro, seguramente nos encontraremos de golpe con un simulador de créditos. Es una herramienta que imita el sistema de solicitud, para que tengas una idea de cómo se hace antes de ponerte en serio. Así que te recomendamos que introduzcas la cifra que desees y el plazo de devolución en el simulador. Aparecerán ante ti las consecuencias económicas de tu decisión, es decir, lo que te costará después.

De esta forma, entras a la solicitud real sabiendo de antemano lo que ocurrirá. Una vez en el proceso de solicitud de crédito real, estos son los pasos que encontrarás en la mayoría de los casos:

Primero, un formulario web donde introducir tus datos personales básicos (nombre, DNI, edad…) para eliminar requisitos de edad y residencia. Es posible que tengas que escasear el DNI y un justificante de ingresos periódicos cualquiera.

Una vez verificada toda la información y pasado el examen, se solicitará una confirmación del préstamo. Por favor, lee y presta atención al contrato que vas a firmar con ellos.

Convencidos y seguros de que es eso lo que queremos, aceptaremos definitivamente la concesión del crédito rápido y, quizás en un par de días, incluso menos –esto depende de los trámites bancarios–, tendrás el dinero ingresado en tu cuenta.

Cuándo devolver un préstamo rápido

El plazo de devolución depende siempre del tipo de crédito online que hayamos conseguido. Para los mini préstamos rápidos, los plazos dependen de tus características como cliente, aunque lo habitual es que duren entre una semana y un mes. Al ser de cantidades pequeñas, se abona todo en un único pago, pero puedes solicitar una prórroga si te resulta inasequible.

No es lo mismo un préstamo privado ni un préstamo bancario, donde, tratándose de cifras importantes de dinero, es inviable depositarlo si no es mediante cuotas mensuales. Claro, aquí el plazo de devolución puede alcanzar varios años.

Créditos para personas inscritas en ASNEF

El ASNEF es un registro de morosidad donde figuran los nombres de personas que mantiene deudas con terceros. Este tipo de clientes no goza de la misma reputación que los buenos pagadores, y sus posibilidades se ven más limitadas al bajar la confianza de las entidades.

Solo algunas entidades crediticias ofrecen minicréditos online susceptibles de ser aprobados incluso con ASNEF, por lo que tendrás que ir a buscar directamente esas compañías. Algunas de ellas son Monedo, Solcredito, Dineo or Savso.

Sin embargo, no te confíes. Poder solicitarlo no equivale a ser beneficiario de él. Es probable que, ni aun así, se aprueben las solicitudes. Solo tendrás alguna opción si tu deuda es inferior a 3.000 euros y, además, es con un particular. Si tu deuda supera esa cantidad o tu acreedor es una entidad financiera, tus probabilidades se reducen prácticamente a cero.

Consejos finales

Antes de solicitar el préstamo, piénsalo bien, compara, valora alternativas. Comprueba que el plazo de devolución es asequible para ti y que puedes permitirte el pago sin problemas. Haz todo lo posible por no endeudarte, y si no estás seguro de lo que sucederá, es mejor no solicitar el crédito y esperar al momento adecuado. Si termina el plazo e incurres en impago, te verás inscrito en el ASNEF y tendrás serios problemas para solicitar dinero a cualquier entidad a partir de entonces.

No solicites dinero para cualquier cosa, ten en cuenta que esto no se trata de caprichos, sino de necesidades reales, importantes y urgentes.

Fuente: El Mundo Financiero

Comentarios