Cómo solicitar un préstamo para nuestras vacaciones de verano sin ruina de por medio

Fecha de publicación: 08.08.2019
Cómo solicitar un préstamo para nuestras vacaciones de verano sin ruina de por medio

Los españoles somos propensos a financiar las vacaciones mediante préstamos. Y no es por capricho, precisamente –la escasez de recursos económicos es el principal causante de ello–, aunque muchas veces, el propio capricho de las vacaciones nos lleva hasta el endeudamiento con tal de verse satisfecho.

En un artículo reciente, vimos que un 13% de los españoles aseguran que este verano recurrirán a un crédito para hacer realidad su plan vacacional, según un estudio de iAhorro.

José Antonio Díaz Campos es experto en finanzas y para él, “las deudas acumuladas que tenga la persona” dictarán si la jugada del préstamo sale bien o mal, ya que “si la carga financiera anual se incrementa a consecuencia de financiar las vacaciones, será preciso considerar hasta qué punto la renta de la persona o la familia puede soportar ese mayor gasto”, explica.

Es imprescindible, pues, que la prudencia y la responsabilidad hagan acto de presencia en nuestra decisión. En virtud de ello, los expertos ponen a nuestra disposición una breve lista de consejos para que nuestras vacaciones no sean el germen de la ruina.

Estudiar nuestros propios números

Es innegociable empezar echando un –minucioso– vistazo a nuestra economía; es decir, “su renta, sus ingresos, sus gastos y, por otro, sus activos y sus pasivos”, según dice Campos. Principalmente, habremos de saber “si conviene añadir deuda o no” y, entonces, valorar “el impacto que tendría la devolución del préstamo sobre sus finanzas”.

Independientemente de la idea de financiación, siempre conviene conocer a fondo nuestro patrimonio.

Hacer de contables

Campos considera “de suma importancia” elaborar un presupuesto que prevea un balance aproximado que conllevará el irnos de vacaciones. Esto aumenta considerablemente las probabilidades de escoger un crédito apropiado, ya que nos permite calcular cuánto dinero necesitaremos, y cuánto más se acerque nuestros préstamo a lo que necesitamos, más inofensivo será el endeudamiento. 

Ya lo dice Eduardo Zafra, de iAhorro: “Es muy importante hacer números antes de solicitar un préstamo, para que sea lo más ajustado posible y no nos endeudemos por encima de nuestras posibilidades”.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Atención al contrato de préstamo

Los dos primeros pasos deben habernos servido para decidir si podemos permitirnos un préstamo para financiar nuestras vacaciones de verano. 

En caso afirmativo, vamos a por un préstamo y toca “prestar especial atención a los detalles del préstamo”, recomienda Campos.

Dos aspectos a los que atenerse antes de escoger un crédito u otro:

  • Hacer coincidir, en la medida de lo posible, el importe que ofrece el préstamo con la cantidad de dinero que necesitamos, según nuestro presupuesto. 
  • Escoger un plazo más bien breve de devolución. En opinión de Campos, lo contrario “no tendría sentido (…) ya que si al siguiente año necesitamos volver a financiar las vacaciones y ya tenemos un préstamo por las del año anterior, va a ser más difícil que nos lo concedan”.

Mantener los intereses a raya

Especial atención a las entidades financieras es lo que pide Zafra, así como a los flamantes productos que ofrecen, como mini créditos y préstamos rápidos. Y advierte de que “estos productos suelen tener unos intereses mucho más elevados que los comercializados por las empresas tradicionales”. 

Respecto a ello, da dos consejos:

  • Prestar especial atención “a las comisiones y a todos los gastos asociados a la financiación”. 
  • Y tampoco descuidar la posible presencia de productos vinculados al préstamo, “para evitar cualquier sorpresa”.

En resumidas cuentas, poner el ojo crítico en el TAE antes que en TIN.

Estudiar varias opciones

Resulta sorprendente que un 78,7% de los encuestados por iAhorro contrate el primer préstamo que consulta o que le es ofrecido. Esto deja en un pobre 21,3% la proporción de solicitantes que buscan y estudian opciones alternativas. 

Igual de sorprendente resulta que seamos capaces de "comparar viajes, precios de coches u operadoras de telefonía y sin embargo en financiación en general aún nos cuesta”, afirma Zafra, y que sin embargo, “las prisas por conseguir la financiación nos llevan a elegir los primeros que nos ofrece nuestra entidad y esto puede ser un error porque es posible que encontremos un mejor tipo de interés en otra”.

Cuantos más productos valoremos, más fácil será encontrar el adecuado.

Comentarios