Cómo sobrevive la hipoteca a sus contratantes (Parte I)

Fecha de publicación: 03.09.2019
Cómo sobrevive la hipoteca a sus contratantes (Parte I)

Es más que habitual en nuestra sociedad actual emprender una aventura con nuestra pareja que va más allá de la relación. La ilusión de una relación sana lleva a soñar con proyectos que se nutren de una economía estable y sólida sin la cual no podrían vivir.

Una de las manifestaciones más comunes de esta ilusión es la de mudarse juntos y, entonces, hipotecarse juntos. 

Inversiones importantes como ésta necesitan que los dos miembros de la pareja mantengan sanas y controladas sus finanzas, porque uno depende del otro, y la hipoteca, de los dos.

¿Qué ocurre, entonces, cuando uno de los dos titulares de la hipoteca fallece, solicita el divorcio o se declara en bancarrota

El otro cotitular debe saber que, si se mantiene al día con sus obligaciones financieras, está en posición de reclamar sus derechos al miembro deudor o a quien sea su sustituto.

La hipoteca es cosa de dos

Natalia López, abogada en el despacho Maher Abogados, afirma que “el préstamo hipotecario es por su naturaleza solidario. Cómo se pague la hipoteca, la cantidad de dinero que cada uno aporte para hacer frente a la cuota mensual o a lo largo de la vida del préstamo, son acuerdos privados entre los titulares, en los que el banco no interviene”. Significa esto que la hipoteca es cosa de dos, de forma que ambos titulares se comprometen a devolver no solo su mitad del dinero, sino todo lo que corresponde a la hipoteca en conjunto

Como ya sabemos si conocemos la reciente Ley de Crédito Inmobiliario, el banco puede ejecutar la hipoteca, que es el paso previo al desahucio, si la pareja, durante la primera mitad del periodo de la hipoteca, incurre en el impago de 12 cuotas mensuales o de una cantidad equivalente al 3% del valor del capital hipotecado. Para que suceda en la segunda mitad, las mensualidades impagadas deben ser 15 y el importe equivalente, un 7%.

La cuestión es que de nada sirve si uno de los dos miembros paga una mitad de la cuota mensual si el otro no lo hace, porque el impago estaría ocurriendo igualmente.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Fallecimiento

Hay que tener en cuenta que, si el cotitular es también el único heredero del fallecido y acepta la propiedad en herencia, deberá hacerse cargo también de la hipoteca pendiente”, explica el experto en finanzas Ricardo Gulias, viniendo a decir que el fallecimiento de uno de los cotitulares de la hipoteca no exime al superviviente de seguir pagándola. “En este caso el banco acepta tácitamente al nuevo propietario y no suele pedir garantías adicionales mientras se siga pagando la cuota”, añade Gulias.

Pero si el heredero de la hipoteca es un tercero distinto al cónyuge superviviente, Gulias aconseja que éste lo comunique al banco para que sea incluido en el contrato hipotecario y asuma las obligaciones del difunto, así como la propiedad del bien hipotecado.

Bancarrota

Si un miembro se arruina y se declara en bancarrota, los siguientes hechos los dictará el régimen económico matrimonial.

Si el régimen es de bienes gananciales, “la crisis económica de nuestra pareja nos arrastrará a la ruina”, según Gulias.

Si el régimen es de separación de bienes, “las deudas solo afectarán al deudor, aunque se puede dar el caso de que, si nuestra pareja quiebra, embarguen su parte de nuestra propiedad, lo que dificulta una venta u otras acciones eventuales”.

Este es un ejemplo propuesto por Natalia López:

Imaginemos un matrimonio en el que uno de los cónyuges es mecánico en régimen de autónomo y adquiere un local para desarrollar su actividad. Para financiar la compra de ese local, pide un préstamo hipotecario. Al estar casado en gananciales, el otro cónyuge debe intervenir en el préstamo. Al cabo de los años, sin embargo, el negocio no va bien y no se pagan cuotas de la hipoteca. El otro cónyuge tiene que pagar las cuotas de la hipoteca si quiere evitar un procedimiento de ejecución y que le embarguen otros bienes, en su caso”.

 

Fuente: El País

Comentarios